El Apóstol Naasón Joaquín recorre las instalaciones del Centro Recreativo y Cultural Samuel Joaquín Flores

(Coordinación de Crónica Apostólica) — La presencia anhelada del Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, llenó de grande gozo a los hermanos que se encontraban en el interior del Centro Recreativo Samuel Joaquín Flores (CR SJF) —procedentes de los estados de Baja California y Nuevo León, así como de los diferentes lugares que preparan el área de comedores—, quienes lo vieron llegar el domingo 6 de agosto a la una de la tarde, acompañado de su esposa, la hermana Alma Zamora, y sus hijos.

Los hermanos P.E. Juan Chávez, P.E. David Venegas, P.E. Juan Antonio Murillo y P.E. Adán Armenta, quienes forman parte del Ministerio de Cultura y Educación Cristiana de la Iglesia la Luz del Mundo, le dieron la bienvenida al insigne visitante. Posteriormente, lo invitaron a ver los avances del proyecto de construcción y remodelación del dicho Centro Recreativo.

A través de sendos videos, los pastores informaron del progreso logrado en este último año. Enseguida, el Apóstol de Jesucristo recorrió el perímetro del lugar acompañado de su familia y los citados pastores, así como de los arquitectos a cargo del proyecto, los hermanos Jesuri Olachea, Rubén Coronado y David Mares, así como la diseñadora de interiores Génesis Meza.

El CR SJF actualmente se encuentra bajo la administración del Ministerio de Cultura y Educación Cristiana. El citado proyecto, que cuenta con 3.8 hectáreas, contempla un área de picnic con cafetería, un teatro techado con capacidad para 900 personas, una alberca semiolímpica, una escuela deportiva, dos canchas multiusos con suelo removible para las diferentes disciplinas que lo requieran —ya sea pasto sintético o duela de madera—, una cancha de futbol semiprofesional, una pista para correr de 630 metros lineales, la cual recorre todo el perímetro del Centro Recreativo, una área administrativa y una escuela de arte con 3800 m² de construcción en siete niveles, una para cada arte: danza, pintura, música, arquitectura, teatro, escultura y literatura.

El CR SJF se divide administrativamente en cuatro direcciones:

  1. La Dirección del Área Deportiva, a cargo del hermano Adoraim Joaquín Zamora.
  2. La Dirección del Área Artística, a cargo de hermano Pablo Gómez.
  3. La Dirección del Área de Cultura Popular, a cargo del hermano David Rodríguez.
  4. La Dirección de la Biblioteca Samuel Joaquín Flores, a cargo de la hermana Eldai Joaquín.

El Apóstol caminó por todos los rincones del edificio; saludó a los hermanos del Ministerio de Intendencia, quienes realizan los trabajos requeridos y dan mantenimiento a las instalaciones de la Iglesia. luego, caminó hacia el teatro en el que el Coro de Jóvenes de Hermosa Provincia entonó el Aleluya, de Hendel, mientras el hermano Pablo Gómez, le dio informes respecto a su labor y del equipo técnico de iluminación, sonido y entarimado que recién se adquirió con el donativo que el Apóstol de Jesucristo ofreció generosamente el mes de marzo de 2017.

El Siervo de Dios se alegró sobremanera de lo que se ha avanzado y refirió su deseo de ofrecer a la Iglesia un lugar de recreación deportiva, artística y cultural, además de esparcimiento y descanso, en el que puedan las familias disfrutar sanamente.

Después, el Apóstol subió a las instalaciones destinadas a la Biblioteca Samuel Joaquín Flores con capacidad para 87 mil libros aproximadamente, área de consulta, salón de usos múltiples, área de lectura, etcétera; la cual contará con diferentes murales —hechos por hermanos que tienen esa vocación artística— en los que se plasme la historia e identidad de la Iglesia.

Luego subió a las instalaciones donde trabaja Berea Internacional, donde recordó la época cuando comenzó CCB USA hace 13 años. El hermano P.E. Venancio Ortiz y la hermana Inocencia Vidal, director y subdirectora de Berea Internacional, respectivamente, fueron los encargados de conducirlo por dichas instalaciones.

En otro momento, saludó con satisfacción a aquellos que desde ese tiempo comenzaron a trabajar con él, así como a los nuevos integrantes, a quienes exhortó a seguir adelante y les recordó que en Berea se trabaja «hasta el último aliento».

Antes de partir, les recordó el sacrificio y esfuerzo tan grande que hizo el Apóstol Samuel Joaquín, para adquirir ese lugar con el propósito de que se utilizara para el beneficio de la Iglesia, porque esa fue su permanente preocupación. Por lo anterior, invitó a todos a luchar no solo por mantener el deseo de su padre sino para mejorarlo, para que el pueblo de Dios se sienta orgulloso de vivir en una colonia única, que se distingue sobre todas las demás, y no solo por ser parte de los hijos de Dios.

“Nos corresponde a nosotros —señaló— seguir alimentado ese deseo y propósito: lo mejor para su Pueblo… que ellos sean siempre los beneficiarios de el esfuerzo de ustedes. Porque la alegría de la Esposa de Cristo, es la alegría de Cristo… Y si Cristo se alegra porque nosotros le llevamos alegría, el Señor se encargara de darles a cada uno su justo pago».

Les recomendó trabajar en unidad y respeto porque no es por la capacidad humana sino el mismo Espíritu de Dios quien lleva de triunfo en triunfo, además de ser la Iglesia de orden.

Con su palabra de bendición, se despidió de los integrantes de Berea Internacional. A su paso, se escucharon llantos de alegría y manifestaciones de reconocimiento. Los hermanos hospedados en ese lugar y los niños de «Berea kids» lo despidieron entre fervorosas exclamaciones de alegría, dando la Gloria al Señor.

Por último, agradeció a los ministros de Cultura y Educación Cristiana y les indicó que dejaran una copia del informe y de los datos del proyecto del Centro Recreativo a la Biblioteca, pues ya forma parte de la Historia, para que las nuevas generaciones conozcan cómo comenzó y lo que ha costado y valoren su patrimonio.

Bendijo a los hermanos que, en su reconocimiento, han trabajado y puesto su granito de arena para el bien de la Iglesia, proporcionando un lugar de refugio que sirva para arrebatar a los jóvenes del vicio, a través del deporte y la cultura; incluso, que aún sirva para los jóvenes ajenos a la doctrina, pues las puertas estarán abiertas para todos los que busquen una recreación material, pero que los prepare para aceptar la recreación espiritual en el futuro si así lo desean.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.