Presentación Apostólica en Barcelona, España

(Coordinación de Crónica Apostólica) — La Iglesia de Barcelona es la segunda sede de la gira apostólica por Europa del Siervo de Dios Naasón Joaquín, inicialmente fue obra misionera de San Andrés de la Barca. Durante algunos años se reunieron en una pequeña casa de oración ubicada en una zona a la orilla de la ciudad; pero desde el año pasado los hermanos adquirieron un inmueble de dos niveles y con diversas áreas, que se localiza en la calle Almogavers No. 76 y Marina, en la zona central de este turístico destino.

Barcelona se encuentra entre las mejores ciudades del mundo en las clasificaciones de calidad de vida, es saludable por su clima y su vegetación propios de una ciudad ubicada a orillas del mar Mediterráneo y a unos 120 kilómetros al sur de la cadena montañosa de los Pirineos y es la segunda ciudad más poblada de España después de Madrid.

En la presentación apostólica estuvieron presentes hermanos de Barcelona, San Andrés de la Barca, Reus, Puerto Sagunto, Zaragoza, Alcázar de San Juan, Ibiza, Mallorca y Lausana, Suiza.

 

Salutación

El reloj marcaba las 9:28 de la mañana cuando el Varón de Dios Naasón Joaquín García ingresó al sagrado recinto, lo recibió una iglesia eufórica por su visita y después de haber dado gracias a Dios por estar en ese lugar,  les saludó con estas palabras: “¡Qué alegría y satisfacción experimento al llegar hasta vosotros!, ¡que dicha llegar a este lugar al que el Siervo de Dios, el Apóstol Samuel Joaquín lo llamó la puerta de entrada a este Continente europeo!, ¡qué bendición mirar vuestros rostros y ver las manifestaciones de Dios en el recibimiento que hacéis!, insta a que mi alma desborde de alegría y mis labios se abran para bendecirlos y decirles: ¡Heme aquí, Dios me ha enviado para vuestro consuelo!, Dios que los engendró en la fe me los ha dado y yo les digo, ¡Benditos hijos de la fe, los amo en las entrañas de Jesucristo…!”

“Vengo a ustedes con una esperanza en mi corazón: veo en vosotros el presente y el futuro de la iglesia del Señor en Europa, en Asia,  y en su fuerza percibo el apoyo necesario para el cumplimiento de las promesas que Dios me hiciera”.  La  Iglesia glorificaba y con palmas en sus manos mostraba el regocijo espiritual que embargaba su corazón.

 

Los campos blancos

En su elocución, el Enviado de Dios les habló del mandato divino recibido en diciembre pasado, en el que el Señor no sólo le encomendaba llevar consuelo hasta los últimos rincones del mundo, sino que además le ordenaba la expansión universal del evangelio. “Dios me permitió iniciar la tercera etapa de mi gira universal en estas regiones y he visto los campos blancos y la mies que es mucha…y por eso le digo al Señor: Te ruego que envíes obreros a tu mies, abre sus corazones para que sean sensibles a tu palabra y a la necesidad de sus hermanos…hazles sentir la necesidad, la cual embarga mi corazón y me hace sentir el gemir de sus hermanos”.

Como seguimiento de la ponencia iniciada desde Londres, Inglaterra y con la promesa de continuar hablando temas de evangelización “que vienen no solamente a darnos la certeza y la seguridad de que estamos en la iglesia indicada y adecuada…sino que también vengas a adoptar la responsabilidad de tener que hablar de estas grandes maravillas…”

Al ver las demostraciones de fe en los hermanos de esta región mediterránea expresó la grande responsabilidad que siente como enviado de Dios, pero también declaró la corresponsabilidad de la iglesia para transmitir, difundir, esparcir y anunciar esa obra por todo el mundo.

 

La seguridad que debéis sentir al hablar de la Iglesia del Señor

La iglesia del Señor,-  les dijo a los congregados- tiene características propias y únicas que la hacen diferente a las demás y citó la primera epístola universal del Apóstol Pedro, capitulo tres, versículo quince que a la letra dice: y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros. Concientizó a la iglesia que cuando se predica, se hace diferencia y se comprenden cada una de las manifestaciones de la Iglesia de Jesucristo, y la persona que oye el evangelio será quien diga cuál es la iglesia verdadera, pues sin lugar a dudas, el convencimiento llega por medio de la palabra explícita.

 

El fundamento de la Iglesia

“Hermanos de Europa, iglesia universal: los religiosos podrán imitar la forma de vestir, los himnos que cantamos, la forma de hacer oración de rodillas, incluso pueden llegar a copiar el nombre de la iglesia, pero existen manifestaciones que son únicas, inimitables, inigualables, incomparables…”

La primera característica de la Iglesia de Cristo es su fundamento, el cual San Pablo describe en su carta a la iglesia de Corintios capítulo tres, verso once: porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto el cual es Jesucristo. “Esta es la manifestación más importante, -señaló- por medio de la cual vamos a identificar a la iglesia verdadera” y enfatizó: no es María, tampoco el apóstol Pedro, ni ninguno de los santos, ni los astros o alguna otra imagen.

Para poner el fundamento que es Cristo, es necesario un perito según lo señala la 1ª epístola a los corintios, capítulo 3, verso 10: …yo como perito arquitecto puse el fundamento. Perito significa, especialista, experto, autorizado y capacitado, no por el estudio humano sino por la revelación de Dios. Por eso cuando el ángel apareció a Cornelio, le dijo que hiciese traer a Simón Pedro; ya que él era el indicado por Dios para decirle lo que tenía que hacer. Nadie puede valerse únicamente de la letra escrita, porque como la biblia misma refiere en palabras de Cristo: La letra mata, más el espíritu es el que da vida y esto únicamente  se verifica en aquel a quien Dios faculta y con esa autoridad, revelación y capacidad de Dios, como perito pone el fundamento.

Para ejemplificar la aseveración señaló el Apóstol que  los apóstoles Aarón y Samuel Joaquín fueron los peritos facultados por Dios para decir a la iglesia lo que era necesario hacer, así ahora  el apóstol Naasón Joaquín hace lo propio, no por voluntad suya ni de la iglesia pues su elección es voluntad de Dios “que me apartó desde el vientre de mi madre y que digo desde el vientre de mi madre, desde antes de la fundación del mundo. Aquel hermoso 8 de diciembre me llamó por su gracia y mi mente fue abierta para comprender lo que Dios quería que yo transmitiera al mundo…”

 

El gobierno apostólico.

La segunda característica de la iglesia verdadera es el gobierno apostólico que la rige, pues cuando se platica con cualquier religioso podemos observar fácilmente la diferencia de esas iglesias con la iglesia del Señor en cuanto a su forma de gobierno, las cuales tienen por ejemplo un gobierno congregacional, porque es puesto por la misma congregación; otras un gobierno episcopal, puesto por un grupo de ministros, porque cuando son ministros, curas o cardenales los que los eligen, hablamos de un gobierno de tipo episcopal.

En cambio la iglesia de Cristo tiene un gobierno apostólico, en el que Dios elige y llama a quien el escogió desde antes de la fundación del mundo para este propósito. Por ello  Dios, con todo el derecho que le asiste,  dijo Dios a Ananías: Ve, porque instrumento escogido me es este (Saulo), a pesar de haber sido perseguidor de la iglesia, razón por la cual el sacerdote no estaba de acuerdo que ahora fuera llamado Apóstol. Esto manifiesta la absoluta y soberana voluntad del que los elige desde antes de los tiempos.

Imagina -señaló el Siervo de Dios- lo que habrá sentido la familia de Esteban al saber que aquel que había consentido con la muerte de éste, ahora era Apóstol; sin duda les fue muy difícil aceptarlo; pero aunque nosotros no entendamos los designios de Dios, la elección de sus enviados es algo que sólo Él tiene en su secreto y que llegado el cumplimiento del tiempo, lo manifiesta a aquellos que también fueron escogidos para esta bendición de creer en sus enviados. En virtud de ellos, Pablo escribe a la iglesia de Galacia en el capítulo 1 verso 1 lo siguiente: Pablo apóstol, no de hombres ni por hombre, sino por Jesucristo y por Dios… ¿Por qué sentía el apóstol esta facultad? Porque fue Cristo el que le habló, cuando él iba en el camino a Damasco, precisamente a perseguir a la iglesia del Señor.

¿Tú crees que Cristo se le apareció a Pablo?, ¿Tú crees que Dios le habló al apóstol Aarón?, ¿Tú crees que el Señor le dijo a Samuel Joaquín, “ese ángel eres tú”? -inquirió a los oyentes- “yo sí creo lo que me contó el hermano Aarón… yo sí creo en lo que Samuel Joaquín me platicaba… para mí no fue un cuento, para mí fue una realidad”.

“Y he aquí un  hombre que te platicó que estando en angustia llorando y pidiendo consolación, por un dolor humano que él sentía, Dios le dijo: Tú serás consuelo para mi pueblo… ¿Tú crees esa palabra hermano?…esta es la verdad de Dios y solamente los hijos de Dios tienen la capacidad en su corazón de entender y creer estas hermosas verdades”.

 

Nada detiene el cumplimiento de la promesa

En magistral discurso relató, cómo hubieron hombres que no aceptaron al hermano Aarón, gentes que tampoco reconocieron la elección de Dios en el hermano Samuel;  pero aunque no todos creyeron en ellos, eso no fue razón para que la obra de Dios se detuviera y aunque había quien los juzgaba y los criticaba a causa de la propia incredulidad, la promesa de Dios tuvo su fiel cumplimiento en cada uno de ellos. La iglesia siguió creciendo y multiplicándose. “Hoy también yo digo: ¡claro que no todos han creído en mí!, el .01 % está tratando de desvirtuar esta obra, pero el 99.99 % no….  Como yo lo he dicho desde el primer día, Naasón Joaquín Apóstol, no de hombres, ni por hombres, más por Jesucristo y por Dios que me apartó desde antes de la fundación del mundo”.

En ese orden continuó el Apóstol, exponiendo las características y manifestaciones que debe tener la verdadera iglesia de Cristo.

Cuando dio lectura al libro de Efesios, capítulo cuatro verso once,- dijo con relación a aquellos que aseguran se van a salvar todos porque Dios es amor, “a esta clase de personas conviene preguntarles: ¿cree usted realmente, que esta escritura fue inspirada por nuestro Dios?, si la respuesta es afirmativa, vamos a invitarles a que lean en el libro de los Romanos capítulo 2, que en su versículo 16 señala: …Dios juzgará por Jesucristo los secretos de los hombres conforme a mí evangelio

Para ratificar que para salvarse es necesario seguir el evangelio que Cristo entrega en manos de un Apóstol, el Varón de Dios Naasón Joaquín aseguró que quien afirma no ocupar del apostolado, no tiene razón,  porque así está escrito: sesenta son las reinas, ochenta las concubinas, y las doncellas sin número; “pero bendito sea el Señor que nos tocó estar en una: en la que Dios escogió como la suya, donde rige, no la voluntad de hombres, donde rige su santa y bendita voluntad, donde la iglesia se sujeta a su doctrina, a su orden que Él mismo ha establecido y no a su propio parecer.” En  conclusión reiteró que  la segunda característica de la iglesia verdadera es su forma de gobierno, pues si no hay apóstol de Dios, no hay quien administre sus misterios.

 

La doctrina revelada

La tercera particularidad de la iglesia verdadera es que debe tener doctrina revelada, para ello indicó: “Es necesario que yo os recuerde, aparte de gozarnos con las enseñanzas, tenemos la responsabilidad de predicar con esta bendita doctrina que Dios nos ha dado” señaló que estos distintivos de la iglesia (Cristo como fundamento, gobierno apostólico y doctrina revelada) son inseparables uno de otros, en virtud de lo cual San Pablo señala en Efesios 3:1 al 5 donde enfatiza: que por revelación me fue declarado el misterio. “revelación quiere decir lo que viene directo de Dios…no lo que estudias, no lo que lees, no lo que pides en consagración u oración, sino lo que Dios tiene reservado…”

Aclaró que Pablo era un hombre humanamente intelectual, sabio, criado a los pies de Gamaliel, sin embargo, aquello que había aprendido a sus pies, es decir; la ley de Moisés, llegó a tenerlo por basura ante el conocimiento que viene directamente de Dios. Gálatas 1:12 pues yo ni lo recibí, ni lo aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo.

 

Los apóstoles de Dios tienen autoridad de Dios pero también doctrina revelada

Poco antes de concluir su presentación en la península ibérica confirmó: Los apóstoles de Dios tienen autoridad; pero también tienen doctrina revelada y estas dos  características no se pueden separar,  porque no puede haber un apóstol que no tenga doctrina revelada, ni puede haber doctrina revelada si no hay apóstol de Dios, ya que estos misterios Dios no los da directamente al hombre. “porque cada persona somos un mundo y también pensamos y comprendemos las cosas desde diferentes puntos de vista, esto no es una impiedad, esto es simplemente capacidad de cada uno de nosotros; la ventaja de la iglesia del Señor, es que hay alguien que siempre acomoda las cosas como debe ser”.

Para aclarar su afirmación mencionó el ejemplo de aquellos Pastores con don de profecía y doctorado que por los años ochenta en la ciudad de Monterrey, explicaron cada uno de forma distinta acerca de un mismo tema y todos coincidían en haberlo oído así del hermano Aarón Joaquín. Fue necesario que el Apóstol del Señor Samuel Joaquín, hiciera la respectiva aclaración: “No digan, así lo escuche de labios del hermano Aarón, digan, así  lo entendí” -y aclaró- “lo que yo ahora estoy hablando, el hermano lo puede entender de una forma y la hermana de otra, no hay impiedad en eso cuando la hermana, el hermano se sujetan a la autoridad puesta por Dios”.

Recordó que con excepción de Francisco Méndez, los otros tres hermanos reconocieron y aceptaron con humildad la palabra del Apóstol de Dios. Por su parte Méndez “no lo aceptó por soberbio y confiándose en su Don de profecía, pues ni aceptó al hermano Aarón, ni aceptó al hermano Samuel…” y señaló con precisión: “…aquí cabe resaltar hermanos, cómo el hombre cree que por su propio estudio y conocimiento puede lograr encontrar la verdadera palabra de Dios que viene por medio del espíritu de revelación. No hermanos, este conocimiento no está al alcance de todo hombre…”

 

Responsabilidad de la Iglesia

Para despedirse citó las epístolas a los Colosenses 1:26 y Romanos 16:25, textos que confirman como un Apóstol de Jesucristo no se apropia del evangelio, sino que éste le es entregado por Jesucristo mismo -y finalizó: “He sentido la inspiración de hablar temas de evangelización en las iglesias de Europa, en donde el Señor me permita presentarme, a fin de animarles a todos para la expansión universal de la iglesia del Señor, para que sintáis la responsabilidad y el deber santo de cumplir aquella hermosa promesa de crecimiento que el Señor me hiciera.”

 

Despedida

Con esta invitación concluyó su ponencia, dejando a los presentes las siguientes palabras de aliento espiritual: “Hermanos de España, hermano de Suiza que hoy vienen a estar presentes; hermanos de Francia, iglesia universal, ¿el Señor te ha hecho sentir que estás en su verdadera iglesia?, ¿te sientes bienaventurado por ser miembro de este pueblo? Hoy por eso yo os digo: ¡esta es la iglesia del Señor Jesucristo y no es otra cosa que casa de Dios y puerta del Cielo!

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.