La bendición apostólica llegó a Vancouver, Washington

(Coordinación de Crónica Apostólica) — La bendición apostólica llegó a Vancouver, en la zona conurbada con Oregon, y esta mañana se derramó durante la visita del Embajador de Cristo, en el marco de la decimatercera etapa de su gira universal por Estados Unidos.

Al frente de la Iglesia se encuentra el hermano Omar Carrillo. Por indicaciones administrativas, en el año 2015 esta congregación se independizó de la iglesia de Portland.

Esta mañana, los hermanos de Vancouver se dieron cita en la Casa de Oración y ofrecieron un desayuno al padre de la fe, quien después de tomar la bendición que le brindaron, los bendijo a su vez y les auguró prosperidad y triunfos en Cristo Jesús. Hasta ese lugar llegó en cumplimiento a su palabra, que donde estuviesen dos o más reunidos bendiciendo a Dios, ahí los visitaría, para derramar bendición y vida eterna, pero también para dejarles la bendición, presencia y mensaje que los llenó de alegría al escuchar las palabras que el Apóstol les envió por medio del ministro responsable de sus almas exhortándolos a ser valientes y esforzarse por la obra del Señor.

Con esta visita, la jubilosa feligresía tuvo el honor de recibir por primera vez a un Apóstol de Jesucristo, por tratarse de una congregación relativamente nueva, que está floreciendo en esta Nueva Era Apostólica y bajo su cuidado, ya que buscando el crecimiento de la iglesia y la conquista de nuevas almas en esa ciudad en donde no había Casa de oración, el Ungido del Señor Naasón Joaquín determinó establecerla, a fin que la luz del evangelio también se expanda por esas regiones.

El olor de vida de la Elección de Dios en Su Siervo permeó entre la concurrencia, que con cánticos y glorias le daban la bienvenida y en oración agradecían al Altísimo la grata presencia del Ungido del Señor; alegría espiritual que llenó sus corazones, en una preparación que les permitirá recibir el mensaje de vida, el domingo 27 de mayo, en Portland, a donde también han sido invitados por el Apóstol de Jesucristo.