¡Bienaventurados son de Dios!

Col. Zaragoza, Cd. Nicolás Romero, Estado de México. (Berea Ciudad de México)— Con el canto alusivo “Mi Padre es un Rey”, la Iglesia del Señor de este lugar dio la más emotiva bienvenida a los cinco hermanos que fueron sellados con la prenda del Espíritu Santo y así fueron hechos Hijos del único Dios Vivo.

El ministro Crescencio Gallegos nombró uno a uno a los valientes que recibieron el fruto a su esfuerzo y entrega que ofrecieron al Señor durante los recientes avivamientos. El júbilo se desbordó en la Iglesia presente y se unieron al gozo indescriptible de los hermanos que alcanzaron misericordia por la oración e interseción del Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García.

Así, únicamente en la Iglesia La Luz del Mundo tiene fiel cumplimiento la promesa del Señor Jesucristo: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?”.

22 de abril de 2018.

[srizonfbalbum id=3179]