1ª Etapa Archivos — Berea Internacional

03-01-2015_uca_gdl2.jpg?fit=1024%2C683
marzo 1, 2015

El domingo primero de marzo, después de que iniciara su Primera Gira Universal por por los países de Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Paraguay, Colombia y Estados Unidos, hace 48 días, el Apóstol de Jesucristo arribó, rebosante de alegría por los triunfos alcanzados, a la colonia Hermosa Provincia de Guadalajara.

Provenientes de las Iglesias de la Zona Metropolitana de Guadalajara, más de cincuenta mil hermanos esperaban al Apóstol Naasón Joaquín para darle la bienvenida a su colonia. Esta gira, la primera de su ministerio, fue de conquista. Las victorias y triunfos espirituales que Dios le concedió en aquellas regiones sudamericanas son grandiosos.

A las 15:30 horas, el Apóstol de Jesucristo llegó, procedente del aeropuerto, a la colonia Hermosa Provincia. Inició su recorrido hacia el templo sede internacional de la Iglesia La Luz del Mundo, por la Calzada Dr. Samuel Joaquín Flores. Las tumultuosa congregación, que portaba vestiduras blancas, saludaba al Siervo de Dios a su paso por el largo pasillo que conducía hasta la puerta de la Casa de Oración. Se contemplaban a la lo largo de esa vía, grandes banderas de las siete naciones visitadas durante esta exitosa gira.

Salutación Apostólica

Al hacer uso de la palabra, en el interior del templo, el Apóstol del Señor invitó a los hermanos a unirse a él en una oración de acción de gracias: “Iglesia de Guadalajara, ¿qué quieres que te diga? Sudamérica también ha creído en mi Elección, por eso hoy quiero venir a este lugar, al cuartel espiritual general de la Iglesia, que es la Hermosa Provincia, a pagar mis votos. ¿Me quieres acompañar? ¿Cuáles son mis votos?: darle la gloria al único que la merece, a nuestro Dios y a su hijo amado Jesucristo. Hagámoslo en el nombre de Cristo Jesús”.

Después de la emotiva oración, dirigió las siguientes palabras: “Iglesia de Guadalajara: ¡Heme aquí! Mi saludo es con aquellas palabras que decía el salmista: ‘Hermosa Provincia, eres el gozo de toda la tierra’, y te lo digo con esta libertad, porque hoy vengo nuevamente a este cuartel espiritual que Dios tiene asentado aquí en la tierra, y que después de ir a los campos de batalla, vuelvo a la seguridad de estas murallas espirituales, donde me siento protegido y amparado”.

Testimonios de la primera gira apostólica universal

En su presentación a la Iglesia de Guadalajara, el Apóstol de Dios dio testimonio de la obra de Dios en Sudamérica: “Doy gracias a Dios, el que me fortaleció y me confirmó, porque me llevó de triunfo en triunfo, y llevó en aquellos lugares un olor grato y agradable: el olor de su conocimiento. Por ello, es importante que yo dé testimonio de lo que fui testigo en aquellos lugares de Sudamérica.

“Yo no sabía cómo me iba a recibir la Iglesia del Señor. Yo empezaba a preparar estudios: la situación social, política, económica o de delincuencia se vive en cada nación, para saber cómo acomodarlos y poder introducir el tema de la Elección para confirmar el llamamiento que Dios ha hecho de mí para dirigir a su Iglesia. Yo creía que tenía que confirmar esos corazones, pero no fue así, porque este trabajo ya había alguien lo había hecho. Cuando yo llego a aquellas regiones de Talca, me encuentro a la Iglesia más que confirmada: los hermanos desbordaban amor, aceptación y la confirmación que Dios había hecho en ellos.

“Grande fue mi alegría. Ya no pude hablar de lo que tenía pensado, porque mi plática a ellos iba ser para dar testimonio de mi Llamamiento. Ellos estaban más que confirmados. Hubo hermanos que estaban en regiones muy distantes, donde la tecnología no alcanza a llegar. Otros, por la pobreza y lejanía de las iglesias centrales, no tienen esos privilegios, y tarde llegó la noticia. Cuando se les dijo que durmió el hermano Samuel Joaquín y que Dios levantó a nuestro hermano Naasón en este Ministerio, la respuesta de ellos fue: ‘Ya sabíamos’. ¿Quién les dijo o les notificó? ¿Vino un ministro a avisarles? No: Dios ya se los había revelado por sueños, manifestaciones o visiones.

“Al estar en aquellos lugares, yo me iba sorprendiendo porque llegaba a las Iglesias y se oían las voces como estruendos de miles y de miles de almas, al grado que las personas que pasaban por las calles se preguntaban: “Qué está pasando”. Tal vez imaginaban que algo malo, pero cuando entraban y eran contagiados por aquella bendición, aquellas visitas también empezaban a llorar. ‘¿Qué está pasando aquí? Algo sentimos que hay en este lugar’. Aquel lugar en ese momento era Casa de Dios y puerta del Cielo, porque Dios estaba confirmando los corazones en aquel encuentro, la Elección que él ha hecho en mi persona.”

Triunfos de Cristo, de su Apóstol y de la Iglesia

En otro momento, el Apóstol de Jesucristo expresó: “Ha sido tanta la bendición, la alegría y los triunfos que Dios nos ha dado, porque estos triunfos no son de tu hermano Naasón: esos triunfos son de Cristo, porque yo fui en nombre de mi Señor, el que me llamó y me tuvo por fiel poniéndome en este ministerio.

Fui dando testimonio que en representación de él iba, por eso digo que es un triunfo de Cristo, pero también un triunfo de la hermosa Iglesia del Señor, a la cual todas las iglesias reconocen como la Iglesia madre, ya que de aquí ha salido a aquellos lugares la sabia espiritual, que ya caída ha permitido que sus ramas crezcan y atrás de ellas nazcan flores hermosas que adornan este árbol espiritual.

“Yo fui a aquellos lugares y no fui a decirles: ‘Crean en mí’, ni le dije a nadie que prepara la bienvenida. Ahora yo te lo digo con toda seguridad: el 99.99 de la membresía de la Iglesia me ha aceptado. Que hay falsos miembros que se han introducido con nosotros, que aún no me han aceptado, yo lo entiendo, pues rechazan el Llamamiento: ‘Yo no creo en el hermano Naasón…’. Yo les digo: crean en el testimonio que yo les he dado. Yo únicamente digo lo que Dios me ha dicho que diga, y hago lo que Dios me dice que haga.

“Pregúntale a cada una de las almas que me recibieron en Chile, Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay. Pregúntale al Coro de Guadalajara y a las miles de almas que me recibieron en Colombia. ¿Por qué se alegran? ¿Por qué lloran? ¿Quién les dice a ellos que yo soy el que Dios ha elegido? No creas a mi palabra ni le hagas caso. Pregúntales, individualmente, porque yo sé que en cada uno de ellos Dios se ha manifestado y ha dado sueños y visiones. Si con el testimonio de todos ellos y con el testimonio de aquella Iglesia que me recibió en Sudamérica no te basta, entonces ahora si me compadezco de ti, porque no son ellos los que se equivocaron. Preferiste separarte y esa fue tu decisión. Nosotros nos seguimos gozando en la voluntad santa de nuestro Dios”.

El impío busca las impiedades

“Hermanos: no es el hermano Naasón el que ha trabajado, porque yo no hecho nada. Es Dios el que ya trabajó en ustedes. Para ellos seré mentiroso, pero, ¿serán todos los hermanos de Colombia mentirosos? ¿Serán las Iglesias de Brasil, Paraguay, Uruguay, Chile, Houston y Dallas, mentirosas? No, hermanos. Dice una alabanza: ‘¿Tú de cuáles eres? De los que se gozan o de los que sufren la separación?’ Pues yo te digo, como le dijo el Señor Jesucristo a aquella mujer, ‘has escogido la mejor parte’.

“Por eso dije: ya basta de oír esos comentarios y escucharlos. Ya basta de preguntar qué están diciendo… Solamente el impío busca las impiedades, pero al hijo de Dios llegarán los comentarios y se apartará de ellos, porque el avisado se aparta del mal y huye. Ahora es tiempo de concentrarnos en una sola cosa: la batalla espiritual.

“Vamos con Dios nuestro Rey, el que hizo los cielos y la tierra. Aquel Dios que fue cuestionado porque levantó a Saúl, porque levantó a David, porque levantó a Salomón, porque levantó a Moisés, porque levantó a Josué… Aquel Dios que fue cuestionado porque llamó a Pedro, a Juan, a Pablo, al hermano Aarón… el que le habló al hermano Samuel y hoy porque ha elegido al hermano Naasón. Pero nosotros no venimos a cuestionarlo. Venimos a decirle: ‘Barro en tus manos queremos seguir siendo, y si tú quieres, sigue moldeando nuestros corazones, pues para eso hemos venido aquí”.

Despedida

“En representación de Cristo he recibido esta bienvenida que la Iglesia me ha dado, por la victoria que Él ha concedido a su Iglesia en este ministerio apostólico. Hoy estás viendo el triunfo logrado en aquellos países y el olor de su conocimiento ha quedado en aquellos lugares. Los hermanos del Coro que me acompañaron a Colombia podrán dar testimonio. ¡Qué hermoso me recibió la iglesia de Colombia! ¡Con cuánta aceptación! Estuve hace una semana con los hermanos de Houston y al igual, ese fervor y amor con el que recibieron a mi padre así también me recibieron a mí.

“Hoy vengo con grande alegría y satisfacción, porque Cristo me ha permitido, en su representación, conquistar en esta nueva Era del Ministerio Apostólico de su hermano Naasón Joaquín García, aquellos países de Sudamérica”.

Sus palabras de despedida fueron emotivas: “Iglesia de Guadalajara: ¡Heme aquí! Fui con bien y regresé con bien, gracias a Dios y a Cristo que me fortalecieron. Gracias a tus oraciones, que estuvieron siempre mi a lado. Me despido con alegría, gozo y júbilo, por todo lo que Dios me ha concedido. Mi gratitud para ustedes. Los amo en Cristo Jesús y les doy un ósculo de amor. Dios les bendiga y sea con ustedes.

03-01-2015_uca_gdl11
03-01-2015_uca_gdl37
03-01-2015_uca_gdl20
03-01-2015_uca_gdl21
03-01-2015_uca_gdl41
03-01-2015_uca_gdl22
03-01-2015_uca_gdl19
03-01-2015_uca_gdl43
03-01-2015_uca_gdl35
03-01-2015_uca_gdl9
03-01-2015_uca_gdl8
03-01-2015_uca_gdl27
03-01-2015_uca_gdl44
03-01-2015_uca_gdl10
03-01-2015_uca_gdl2
03-01-2015_uca_gdl5
03-01-2015_uca_gdl24
03-01-2015_uca_gdl31
03-01-2015_uca_gdl18
03-01-2015_uca_gdl17
03-01-2015_uca_gdl15
03-01-2015_uca_gdl39
03-01-2015_uca_gdl7
03-01-2015_uca_gdl6
03-01-2015_uca_gdl13
03-01-2015_uca_gdl29
03-01-2015_uca_gdl3
03-01-2015_uca_gdl1
03-01-2015_uca_gdl32
03-01-2015_uca_gdl36
03-01-2015_uca_gdl34
03-01-2015_uca_gdl16
03-01-2015_uca_gdl30
03-01-2015_uca_gdl26
03-01-2015_uca_gdl40
03-01-2015_uca_gdl23
03-01-2015_uca_gdl28
03-01-2015_uca_gdl38
03-01-2015_uca_gdl25
03-01-2015_uca_gdl42
03-01-2015_uca_gdl4
03-01-2015_uca_gdl33
03-01-2015_uca_gdl12
03-01-2015_uca_gdl14
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay7.jpg?fit=1024%2C683
febrero 8, 2015

A 24 días de que iniciara su primera gira universal –que principió el pasado 15 de enero en Talca, Chile–, el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García concluyó el pasado domingo 8 de febrero su periplo pastoral de cinco países en la Iglesia de Paraguay.

En esta primera gira el Apóstol del Señor pudo constatar cómo el manto de la Elección tocó prodigiosamente el corazón de los hermanos de Sudamérica. El cumplimiento de la promesa que Dios le hiciera a su Apóstol el pasado 8 de diciembre –“haré la obra perfecta en sus corazones y serán como un solo hombre” –, se ha cumplido de manera simultánea alrededor del mundo. Los testimonios de fe y las manifestaciones que Dios ha dado a los hermanos, en el reconocimiento a la Elección del Apóstol Naasón Joaquín, son prodigiosos. Y es que la Obra de Dios consiste en creer en el que Él ha enviado (Juan 6:29).
La República del Paraguay es un país ubicado en la zona central de Sudamérica, y es el quinto país más pequeño y el cuarto menos poblado de América del Sur, y su capital es la ciudad de Asunción, donde tiene presencia la Iglesia La Luz del Mundo a partir de 2010. La Casa de Oración se ubica en la avenida Defensores del Chaco y Las Llamas.

Salutación apostólica

El P.E. Benjamín Joaquín presidió la consagración previa a la presentación apostólica. Cuando el reloj marcaba las 11:56 horas, el Apóstol Naasón Joaquín ingresó a la Casa de Oración de la capital paraguaya, acompañado de los ministros invitados a su gira. La Iglesia, junto con la delegación del Coro de Estados Unidos, cantó la alabanza Hosanna en dialecto guaraní -lengua que habla el 87% de los habitantes-, para dar la bienvenida al Excelentísimo Apóstol del Señor.

Al paso del Enviado de Dios, los hermanos paraguayos levantan sus manos y de sus mejillas brotan lágrimas. Para ellos es inédita y jubilosa la primera visita de un Apóstol a este país. Al ministro local, hermano Víctor , de origen boliviano, correspondió dirigir las palabras de bienvenida a nombre de la Iglesia.

Después de elevar a Dios su oración de acción de gracias, el Apóstol Naasón Joaquín dirigió sus primeras palabras a la Iglesia: “La Paz de Dios y la gracia de nuestro Señor Jesucristo sobreabunden en vuestros corazones”. Y a esto añadió la siguiente salutación: “Naasón Joaquín García, Siervo de Dios y Apóstol de Jesucristo conforme a la fe de los escogidos de Dios y el conocimiento que es según la piedad. Mis primeras palabras son aquellas que decía el profeta Samuel cuando Dios derrotó a los filisteos: Ebenezer, que quiere decir `Hasta aquí me ayudó Jehová`. Y es que no puedo dejar de relatar las grandes bendiciones que el Señor me ha permitido disfrutar. Antes de llegar hasta vosotros estuve con vuestros hermanos de Chile, Argentina, Uruguay y Brasil, y pude constatar la obra que Dios ha llevado a cabo en el corazón de cada uno de nuestros hermanos de aquellos lugares”.

Manifestación apostólica

El Siervo de Dios recordó con satisfacción el instante glorioso de su manifestación apostólica, que tuvo verificativo el pasado 14 de diciembre: “Aquel momento, incomprensible para la mente humana, en el que el corazón de la Iglesia Universal brincó y saltó de alegría como un solo hombre, hablaba en otras lenguas y aceptaba aquella voz que me dijo: `Naasón: tu estarás al frente de este Pueblo`. Entonces, la manifestación del Elegido de Dios, la revelación divina, nos hizo comprender que la Iglesia de Jesucristo seguiría adelante. Que el trabajo no se había terminado; al contrario, todavía quedaba mucho por hacer. Y a esa sagrada voluntad nos acogimos, vosotros y su hermano Naasón, y le expresamos al Señor: ¡Heme aquí Señor para hace tu santa voluntad!

“Ha sido también grandioso ver el poder de nuestro Dios que he visto en cada nación, pues a cada lugar que he llegado, sea Argentina, Chile, Brasil, Uruguay, y ahora vosotros, me habéis recibido. La mente se queda atónita y no puede haber una compresión humana de decir: `Señor, ¿cómo haces esta maravilla de mover los corazones y hacer que tu Iglesia acepte tu santa y bendita voluntad?`. La mente humana no me da para comprender esta obra tan hermosa, este poder único que tiene nuestro Dios”

El pincel de Dios

En otro momento, el Apóstol de Jesucristo dijo: “Hermanos de Paraguay: ¿necesito una carta de recomendación para estar aquí con vosotros? ¿Tengo necesidad de que alguien me proclame como Siervo de Dios? ¿El manto de la Elección tocó esta nación? ¿Tocó tu corazón? Dese aquel 8 de diciembre yo la comencé a escribir y nunca me cansaré de hacerlo. Dios me tomó como un pincel y su mano ha escrito preciosas letras en vuestros corazones. Qué hermosas frases puso en sus sentimientos. Iglesia del Señor: te miro y veo en ti escrito: Santidad a Jesucristo.

“Hoy Dios me ha permitido llegar hasta aquí para continuar escribiendo en vosotros, no con tinta, sino con el fuego de su Santo Espíritu. Permita Dios que esa escritura quede marcada en vuestro corazón para vida eterna. Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor.

“Al decir heme aquí para hacer tu santa voluntad, no es únicamente un juego de palabras. Es una grande responsabilidad que lleva esta frase. “Quiero traer para vosotros una palabra de consuelo, aliento y responsabilidad espiritual”.

“Creí por tanto hable”

En otra parte de su explicación, el Siervo de Dios invitó a la Iglesia a leer el siguiente texto: “Pero teniendo el mismo espíritu de fe, conforme a lo que está escrito, creí, por lo cual hablé. Nosotros también creemos por lo cual también hablamos” (2a. Corintios 4:13). Recordó que este pasaje habla de dos acciones: la primera, el creer; la segunda, el hacer. Estas dos acciones, dijo, son consecuencia la una de la otra; es decir, el creer tiene un resultado: hablar. “De estas dos acciones, una es interna y la otra es externa: una viene de parte de Dios y la otra depende de la voluntad del hombre”, afirmó.

“El creer –señaló– es una obra divina que se analiza en lo más íntimo del hombre: en su interior, en su alma, en su corazón y en su conciencia, donde ojo no ve ni oído escucha. En el creer no interviene la voluntad humana –ni siquiera la voluntad propia–, y no está sujeto a la opinión pública ni tiene necesidad de consultar con alguien a fin de que se lleve a cabo. El creer es una obra exclusiva de Dios. La Obra más importante de Dios, la cual actúa e interviene en lo más íntimo del corazón es el creer. El Señor Jesucristo, cuando responde a los fariseos sobre cuáles son las obras de Dios, no duda en decir que la más importante es que creáis al que Él ha enviado”.

“Si tú estás en la Iglesia eres bienaventurado porque esta obra la hizo Dios en tu corazón. No fue la explicación del hermano. Hubo algo que te hizo sentir que tú corazón ardiera, y no decías qué es. Creer no se lleva a cabo por comprensiones, razonamientos, deducciones y análisis de textos personales. Es porque así a Dios le plació. Por eso cuando Elías tocó a Eliseo con el manto, en aquel instante, sin explicación alguna, le dice: deja que despida a mis padres y después yo te seguiré. El profeta, asombrado, ni siquiera comprendió lo que estaba pasando, había obrado en su corazón algo maravilloso y grandioso.

“Iglesia de Paraguay: ¿Has creído que Jesucristo es el Hijo de Dios? ¿Has creído que en la tierra está la Iglesia de Jesucristo? ¿Has creído en el Enviado de Dios? ¿Has creído en el llamamiento que Dios hizo el pasado mes de diciembre? Ahora yo te pregunto: ¿quién dicen las gentes quién es el hermano Naasón Joaquín? Unos dirán que es el nuevo líder de la Iglesia La Luz del Mundo; otros te dirán que es el hijo de Samuel Joaquín; otros te dirán que es un predicador más. Y ustedes ¿quién dicen que soy? ¿Qué es lo que Dios ha puesto en sus corazones? Bienaventurados hermanos, porque esto no se los reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

“Cuando te digan: muéstranos las obras que hace el hermano Naasón para que nosotros creamos; tu respóndeles: esta es la obra de Dios: no es del que quiere ni del que corre, sino de aquel que Dios que tiene misericordia”.

Despedida

En sus palabras finales, el Apóstol Naasón Joaquín dejó un compromiso a la incipiente Iglesia de Paraguay: “Hermano: ¿Ya creíste? Si crees que tienes la verdad, ahora impártela. ¿Cuál es nuestra responsabilidad? No callar ni guardar esta verdad. Hablar es dar testimonio, es anunciar, es compartir, es comunicar. Son las consecuencias que Dios ha hecho primeramente en el hermano que ha creído.

“Esta es una responsabilidad, y quisiera compartir con la Iglesia universal la urgencia de mi corazón. Los estoy haciendo copartícipes de ella, ya que hay un grande pueblo en esta nación. Te dejo este compromiso y también te invito a la lucha de Dios por las almas. Yo te nombro hoy un soldado de la cruz y siervo del Señor”.

Antes de concluir la Escuela Dominical, el Varón de Dios pidió la alabanza “Incansables compañeros”. La delegación del Coro de Estados Unidos se sumó a este himno. Como lo hizo en los países visitados, saludó personalmente a la Iglesia de Paraguay y a las 27 visitas que asistieron a su presentación, donde hubo grande regocijo, lágrimas de alegría y sentimientos de gratitud.

Con esta presentación, termina su primera gira universal que anunció en su carta del 20 de diciembre de 2014. En este periplo, Dios le ha confortado a través de la obra perfecta que ha hecho en los corazones. Sobreabundan los testimonios de fe, amor, gratitud y reconocimiento a la Elección Apostólica en las naciones sudamericanas visitadas. Al día siguiente partió a Medellín, Colombia, donde el próximo 14 de enero presidirá la Santa Cena. La promesa de Dios se ha cumplido. Seguro se halla el aprisco…

02-08-2015_uca_asuncion_paraguay3
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay2
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay18
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay1
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay12
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay13
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay22
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay11
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay21
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay5
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay19
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay9
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay6
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay4
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay17
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay10
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay16
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay20
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay7
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay15
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay14
02-08-2015_uca_asuncion_paraguay8
02-07-2015_evangelizacion_uruguay3.jpg?fit=1024%2C683
febrero 7, 2015

Una delegación del Coro de Estados Unidos de La Iglesia La Luz del Mundo, fue invitada por el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín a su gira en Montevideo, Uruguay, y Asunción, Paraguay.

El Orfeón estadounidense, a través de sus cánticos espirituales, participa en esta histórica reunión.

Procedentes de California, Texas, Washington, Nuevo México y Arizona –entre otros estados–, esta delegación coral acompañó a los ministros, obreros y miembros de la Iglesia a una jornada de evangelización, en los puntos neurálgicos de Montevideo, entre ellos las plazas Entreveros e Independencia, ubicadas en el Centro Histórico, y la Rambla que circunda el Río de la Plata.

Decenas de personas escucharon atentas este mensaje, y el domingo primero de febrero asistieron a la Escuela Dominical que presidió el hermano P.E. José Hernández en la capital uruguaya.

El Apóstol Naasón Joaquín adelantó a la Iglesia que, en breve, enviará a un nutrido grupo de jóvenes obreros a la capital uruguaya para expandir la obra espiritual y ver cumplida, así, la promesa hecha por Dios a su Apóstol: el crecimiento y multiplicación de la Iglesia a niveles exponenciales. La República Oriental de Uruguay no exenta a esta promesa.

02-07-2015_evangelizacion_uruguay13
02-07-2015_evangelizacion_uruguay21
02-07-2015_evangelizacion_uruguay14
02-07-2015_evangelizacion_uruguay6
02-07-2015_evangelizacion_uruguay11
02-07-2015_evangelizacion_uruguay17
02-07-2015_evangelizacion_uruguay9
02-07-2015_evangelizacion_uruguay23
02-07-2015_evangelizacion_uruguay5
02-07-2015_evangelizacion_uruguay19
02-07-2015_evangelizacion_uruguay8
02-07-2015_evangelizacion_uruguay7
02-07-2015_evangelizacion_uruguay18
02-07-2015_evangelizacion_uruguay3
02-07-2015_evangelizacion_uruguay2
02-07-2015_evangelizacion_uruguay20
02-07-2015_evangelizacion_uruguay16
02-07-2015_evangelizacion_uruguay1
02-07-2015_evangelizacion_uruguay4
02-07-2015_evangelizacion_uruguay10
02-07-2015_evangelizacion_uruguay22
02-07-2015_evangelizacion_uruguay15
02-07-2015_evangelizacion_uruguay12
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil20.jpg?fit=1024%2C683
febrero 5, 2015

En el marco de su primera gira universal, el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García visitó a los hermanos de Río de Janeiro, Brasil el jueves 5 de febrero de 2015.
Al hermano D.E. Atlaí Joaquín le fue encomendado iniciar la consagración previa a la presentación apostólica, a la cual asistieron algunos hermanos que se trasladaron a la ciudad de Río de Janeiro, además de numerosas visitas que se acercaron desde temprana hora a la Casa de Oración del barrio Madureira, donde se encuentra la Iglesia central del país, deseosas de conocer al Apóstol Naasón Joaquín y escuchar su mensaje.

A nivel nacional, la Iglesia Luz del Mundo tiene presencia en Curitiba, Sao Paulo, Navegantes y Espíritu Santo, además de sus obras o misiones y en Río de Janeiro cuenta con dos casas de oración; la principal que está sobre la importante avenida Intendente Magalhaes n. 10, en el barrio Madureira –donde tuvo verificativo la presentación apostólica–, y en Rúa do Chichorro n. 42, en el barrio Catumbi. Por su nombre oficial en Portugués, la “Igreja do Deus Vivo Coluna e Baluarte da Verdade: A Luz do Mundo”, fue inscrita en el Registro Civil Das Pessoas Jurídicas (n. 68. 772.300/0001-22), el 11 de noviembre de 1990.

Salutación apostólica

El reloj marcaba las 19:30 horas cuando, acompañado de los ministros que invitó a su gira universal el Apóstol de Dios ingresó a la Casa de Oración. A su paso, los hermanos brasileños pudieron contemplar con los ojos de la fe, la hermosa gloria que Dios le ha dado, como le diera a los apóstoles que le precedieron, pues el manto de la Elección ha tocado los corazones de los creyentes y ha derramado de sus dones y gracias espirituales. Durante un período prolongado brotaron las lágrimas de los ojos de los hermanos, mientras que con sus manos ondeaban sendas palmas en señal de reconocimiento al que en el nombre del Señor venía entrando. La barrera del idioma no representó un obstáculo para que la bendición de Dios llegara directamente a los corazones como ocurrió, pues la fe es el lenguaje del alma.

La Iglesia recibió al Apóstol del Señor con la alabanza “Hossana, Hossana” en el idioma portugués, que es el que hablan la mayoría de los conversos a la fe en este país y fue entonces cuando la potente voz del Apóstol se escuchó llenar el recinto: “Cuánto anhelaba mi alma pisar estos lugares, y alegrarme con la Obra que tú, Oh Señor, has hecho en sus corazones. Han pasado ya otras naciones y mi corazón se alegra al confirmar esta hermosa obra: el cumplimiento a la palabra que me has dado y que cada vez más confirmo. Esta es tu obra”, fueron las palabras con las que inició su saludo a la Iglesia presente.

–“Grande alegría siente mi corazón al ver sus rostros. Tenía muchas ganas de estar con ustedes y decirles que aquí estoy, que Dios me ha mandado para consolarlos. Me permite pisar por primera vez este enorme y hermoso país de Brasil, que será grandemente bendecido de parte de Dios”.

La corriente del mundo

A lo largo de su explicación, recordó el deseo del Apóstol Samuel Joaquín de visitar la Iglesia de Brasil y que por su estado de salud no le fue posible: –“Aunque la persona del Hermano Samuel ya no está entre nosotros, porque ahora está su hermano Naasón, sí está la Elección de Dios. La promesa de Dios de que no quedaríais solos y que quedaríais abarcados en esta hermosa gracia y misericordia, que es la salvación de Dios, hoy se ha cumplido”–.

Luego, a manera de parábola, citó el ejemplo de una zona ecológica del país para acompañar su consejo:

–“En esta región hay una catarata enorme que arroja millones de litros por segundo. Aparentemente, el río que va cayendo por ella se ve que viene a una velocidad lenta. Sin embargo, si nos aventáramos al río nos arrastraría, aunque se vea lento. Ese río, simbólicamente, lleva millones de pensamientos, deseos y desenfrenos, principalmente en los días que se aproximan –el carnaval de Río de Janeiro–, y puede hacer que nosotros, en una falsa confianza, demos un paso equivocado y caigamos a su corriente, y cuando queramos salir de ella ya no podamos hacerlo. Cuántas veces decimos –A mí la corriente no me va a llevar. Yo puedo meterme a ella y atravesarla y no me va pasar nada–. Sin embargo, no es así”.

Y agregó: “Dios preparó los medios para que tú vinieras a conocer esta hermosa verdad, a pesar de la influencia del mundo. La niñez y la juventud, quienes nacieron en la Iglesia del Señor, se sienten atraídos por esta corriente –nada más me voy a meter poquito, por un tiempo, por unos días, dicen–, sin embargo el río es pesado. Aunque nos pongamos a la orilla puede arrastrarnos y llamarnos a su corriente, que es fuerte. ¿Qué pasaría si en esas inmensas cataratas cayera una persona? Habría un final trágico y doloroso, en el cual no habría ningún tipo de esperanza”.

“¿Quién te garantiza cuando dices: Yo me voy al mundo ahorita y luego regreso? ¿No hemos visto niños, jóvenes y hombres maduros morir? ¿O nada más se mueren los ancianos? Jóvenes y señoritas que fueron elegidos para esta gracia: qué tristeza sería que cuando Dios te llame a cuentas te encuentre siendo llevado por el río –la corriente del mundo–, porque al término de nuestra vida en la tierra se acabó la oportunidad que Dios nos dio”.

En relación con lo anterior, el Apóstol trajo a la memoria la oración del Señor Jesucristo en el Monte de los Olivos cuando pidió al Padre: “No te ruego que los quites del mundo sino que los guardes del mal” (Juan 17:15).

Sed luminarias del mundo en medio de la oscuridad

Más adelante, en su exposición, el Enviado de Dios destacó una de sus más profundas preocupaciones:

–“Dios quiere que seamos verdaderas luminarias del mundo, y así como una luciérnaga pequeñita, alumbremos en medio de la oscuridad. En este país, donde la oscuridad de las carnalidades prevalece, tus obras deben brillar. Esa lucecita que tú representas es una semilla que va a germinar. Y ahí donde la siembres va a florecer una plantita, que luego se convertirá en rama, y después será un tronco ensanchado del que saldrán hojas, flores y sombra. Y ese tronco fuerte no podrá ser derribado por la corriente del río. Quiere Dios que este lugar, símbolo de las carnalidades humanas, el día de mañana sea un símbolo del crecimiento de la iglesia del Señor”.

Nación santa. Pueblo adquirido por Dios…

El Siervo de Dios recordó a la Iglesia reunida el significado de ser llamados hijos de Dios:

–“En tu cuerpo habita el espíritu de Dios y se manifiesta. Ahora somos su templo ¿o ignoráis que sois templo del espíritu de Dios? Su nación santa; Su pueblo adquirido; Su real sacerdocio… ¡Qué dignidad tan grande! Ahora eres un sumo sacerdote; eres santísimo, porque en ti se manifiesta el Espíritu de Dios. Qué bendición tan grande, hermanos”.

–“No debemos olvidar los favores recibidos de parte de Dios: el de ser aptos para la vida eterna –tener la posibilidad de entrar un día al reino de los cielos–; tener una dignidad y una gloria no dada por el mundo, y el ser hijos de Dios, título que ni aún a los ángeles del cielo les ha dado el Señor. Practicar la gratitud nos ayuda a no olvidar y nos impulsa a corresponder a ese beneficio espiritual que Dios nos ha dado”.

No estáis solos

Al igual que en Chile, Argentina y Uruguay, el Apóstol reiteró: “Hermanos de Brasil: Dios quiere que en el lugar en el que Él cultivó esta hermosa planta, aquí florezca la Iglesia del Señor. No quiere que sea trasladada a otro lugar. Quiere que aquí, en este lugar de desenfreno, esa plantita empiece a crecer, y se convierta en un árbol que ni aún el río pueda arrastrar. Porque en la orilla de aquel río también habrá árboles, con troncos enormes, firmes”

–“Su hermano ya está organizando a los jóvenes de todo el mundo, y enviaré a un grupo de ellos a colaborar, apoyar y respaldar la obra que el Señor ha hecho en este país. Así es que no están ni estarán solos, ellos te ayudarán, te apoyarán, caminarán juntamente contigo para animarte al amor y a las buenas obras. Pero mientras llega eso, este es mi consejo para vosotros: esforcémonos. ¿Que la corriente es muy fuerte? Sí, pero nada más veámosla de lejos. Démosle la espalda, como lo hizo Lot, quien no volteó hacia atrás para ver dónde estaban las ciudades inmundas y pecadoras de Sodoma y Gomorra”.

–“Estoy muy contento con vosotros. Créanme que mi alma ardía por venir a conocerlos y venir a decirles que no están solos. Que son parte de la iglesia que Dios ha puesto en mis manos para administrarla: la Iglesia del Dios Vivo Columna y Apoyo de la Verdad; que sois hijos de Dios muy amados. Y en ese amor te vengo a decir que éstas son las joyas que Dios te manda. Aprovéchalas, guárdalas en tu corazón y mente, y practícalas. Que Dios te ayude hermano de Brasil”.

Despedida

Antes de despedirse, el Siervo de Dios dejó una enseñanza más, a través de la invitación a cantar el himno 315: “Le dio Jesús a mi vida”, del cual comentó algunas de sus estrofas, para agregar finalmente:

–“Su hermano se quiere despedir de ustedes, y decirles: ¿Salisteis a ver al desierto una caña sacudida por el viento? ¡No! ¿A un hombre con vestiduras delicadas? ¡No! ¿Saliste a ver a un profeta? Yo os digo a vosotros: más que un profeta: Naasón Joaquín, siervo del Dios vivo.

Al final de su exhortación, como lo ha venido haciendo en las Iglesias visitadas durante la gira, saludó personalmente a los hermanos y repentinamente, en un acto surgido de la auténtica inspiración de Dios, distinguió al hermano Víctor López de origen colombiano, quien estuvo nueve años como encargado en la Iglesia de Río de Janeiro, ungiéndolo con el ministerio del diaconado, acción que inundó de gozo los corazones de los ahí presentes, quienes unánimes y de rodillas alabaron el nombre del Señor.

Presentación Apostólica Brasil
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil9
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil1
Presentación Apostólica Brasil
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil3
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil12
Presentación Apostólica Brasil
Presentación Apostólica Brasil
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil22
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil6
Presentación Apostólica Brasil
Presentación Apostólica Brasil
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil4
Presentación Apostólica Brasil
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil5
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil23
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil21
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil14
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil2
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil15
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil18
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil17
02-05-2015_rio_de_janeiro_brasil16
02-03-2015_uca_medios1.jpg?fit=1024%2C683
febrero 3, 2015

Desde que iniciara su primera Gira Apostólica Universal –que principió en Talca, Chile, el pasado 15 de enero–, el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García ha visitado a los hermanos de Chile, Argentina y Uruguay, hasta este momento. El pastor del rebaño espiritual trajo a las regiones australes el alimento espiritual, que es el consejo de la Palabra de Dios, brindado consuelo y confortación a las almas. Ahora, la Iglesia se ha fortalecido en la fe, y se encuentra animada para seguir trabajando en la obra espiritual.

La promesa que le hiciera el Señor Jesucristo al Apóstol Naasón Joaquín, el lunes 8 de diciembre de 2014, se ha cumplido al pie de la letra en estos países. Dios ha hecho su obra perfecta y la ha manifestado como un solo hombre en los corazones: la Iglesia ha recibido en su corazón al que viene en el nombre del Señor.

Algunos medios de comunicación han dado cuenta de esta histórica visita. El jueves 15 de enero, por ejemplo, el diario de mayor circulación en la región de El Maule, Chile, conocido como El Centro, publicó un desplegado en el cual la Iglesia de Talca da la bienvenida al ilustre visitante a esta ciudad. Al día siguiente, 16 de enero, este mismo medio publica una nota sobre la presentación del Apóstol del Señor en esta ciudad chilena.

Días después, durante la visita a Santiago de Chile, Carmen Gloria Fernández Valenzuela, alcaldesa de la municipalidad de Quinta Normal –que forma parte del Área Metropolitana de Santiago, y donde se encuentra el templo sede del país andino–, entregó un reconocimiento al Apóstol Naasón Joaquín García, “por su importante contribución al desarrollo y bienestar de nuestra comunidad”.

De este modo, la visita apostólica a Talca y Santiago (Chile), así como a Ciudad de Mendoza y Buenos Aires en Argentina, ha sido comentada en diversos medios de comunicación mexicanos, tales como El Occidental (Guadalajara), El Mexicano (Tijuana), La Crónica Jalisco y La Prensa Jalisco.

Los testimonios y manifestaciones de fe, amor, gratitud y reconocimiento a la Elección Apostólica de parte de la Iglesia, están grabados no sólo en tinta y papel sino, muy especialmente, en los corazones de los creyentes.

Lo que ayer fue noticia hoy es parte de la historia de la Restauración de la Primitiva Iglesia Cristiana.

02-03-2015_uca_medios2
02-03-2015_uca_medios1
01-29-2015_montevideo_uruguay6.jpg?fit=1024%2C683
enero 29, 2015

El pasado jueves 29 de enero, en el marco de su primera Gira Universal, el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García visitó la Iglesia de Montevideo, Uruguay. Es el tercer país recorrido en este periplo.

En Montevideo, una ciudad portuaria y turística ubicada a poco menos de 200 kilómetros de Buenos Aires –unida a ésta por el Río de la Plata–, se encuentran ubicadas dos casas de oración en los barrios Cerrito de la Victoria y la Valleja. (La Iglesia La Luz del Mundo, establecida en Uruguay desde 2005, cuenta con personalidad jurídica: Registro de Asociaciones Civiles y Fundaciones, inscripción CTE. 91/2011.)

Salutación apostólica

En su primera visita a la República de Uruguay, el Apóstol Naasón Joaquín fue recibido con singular regocijo por los hermanos de Montevideo. La promesa que Dios le hiciera –que Él haría la obra prefecta en los corazones y serían como un solo hombre– tuvo perfecto cumplimiento en esta nación, al igual que en las demás iglesias esparcidas por el mundo. Y es que esta es la obra de Dios: “Creer en el que Él ha enviado” (Juan 6:29).

“Cuánto deseo tenía de estar con ustedes y conocerles. Doy gracias al que me fortaleció, a Cristo Jesús, nuestro Señor, porque me tuvo por fiel poniéndome en el Ministerio. Gracias a esa fortaleza espiritual con la que me ha revestido, hoy me permite llegar hasta vosotros, para corroborar el trabajo que estáis desarrollando en este país”, fueron sus primeras palabras. En este anhelado encuentro, un sollozo de júbilo embargó los corazones de los hermanos, quienes experimentaron el privilegio de tener entre ellos al Enviado de Dios.

A nombre de la Iglesia de Uruguay, el hermano D.E. Reynaldo Rosales fue el encargado de dirigir las palabras de bienvenida: “Anhelábamos su presencia. En las grietas de la tierra árida ha comenzado a caer la lluvia, por su palabra bendita, Sea bienvenido, Apóstol del Señor”.

No estáis solos

Después de saludar a su amada Iglesia, el Apóstol Naasón Joaquín dirigió unas palabras a los hermanos Emilio García y Job Zúñiga, ministros de Montevideo: “Ustedes han trabajado en el servicio del Señor junto con la Iglesia. Dentro de la Gira Universal, he venido a animarles a seguir adelante en la misión espiritual e incitarles, a través del ejemplo, a que no desmayéis. A decirles que nadie, absolutamente nadie, trabaja en vano en el Señor”.

En este tenor, recordó el combate que libró el pueblo de Israel contra los filisteos, en donde Isaí, padre de David, ordenó a su hijo ir a ver a sus hermanos, quienes se encontraban en los campos de batalla, por si tenían alguna necesidad, angustia o falta de sustento, y les envió algunos alimentos.

“Llego hasta Montevideo –recordó– y he querido que me acompañe una parte del Coro de Estados Unidos para que, a semejanza del Rey David, traigamos a ustedes una provisión espiritual, un alimento que les dé fuerza y les permita seguir levantando la bandera de Cristo. Ustedes también tienen un Padre celestial que está en los cielos, sabe que están en un lugar muy lejano, y me ha dicho: ´Llévales un alimento y un cobijo espiritual, que sientan que no están solos´. Traigo en mis manos este alimento para vosotros. ¡Heme aquí hermanos de Uruguay y compañeros de la Obra del Señor!”. En ese momento, la algarabía espiritual se desbordó. Las lágrimas y los gritos de alegría estremecieron el recinto: las ovejas reconocían la voz de su pastor.

El manto de la Elección

Al igual que en las iglesias de Chile y Argentina, el Apóstol del Señor trajo a la memoria el momento glorioso de su manifestación apostólica: “Sin duda, también ustedes lloraron por la separación del Apóstol de Jesucristo Samuel Joaquín. Pero también sé que estaban esperando el día 14 –el día domingo–, en el cual Dios habría de manifestar –y manifestó–, en su Santa Iglesia, la Elección que Él tenía preparada. Por eso hoy pregunto a la Iglesia y a los ministros de Uruguay: ¿también el manto de la Elección ha tocado sus corazones? ¿Han visto y aceptado el ministerio que Dios me ha dado? Yo les digo que también a vosotros os dejo mi bendición”.

Evangelizar: deber de todo cristiano

En relación con el combate de Israel contra los filisteos, el Apóstol resaltó de esa epopeya el valor de Jonatán, hijo del Rey Saúl, quien irrumpió en el campamento enemigo, acompañado únicamente por su paje de armas, mientras que muchos de los israelitas comenzaban a retirarse del campo de batalla con temor, al contemplar que el ejército filisteo era superior a ellos. Recordó que cuando el rey Saúl se enteró de que su hijo Jonatán estaba luchando solo con su paje, ordenó a todo el ejército de Israel que fuera contra los filisteos. Aquel pueblo que tenía miedo de enfrentarse a ellos, ahora, por mandamiento del Rey, se disponía a combatir con valor en aquella batalla.

“Hermanos de Uruguay y compañeros ministros: ustedes han demostrado una valentía y un esfuerzo al estar luchando aparentemente solos, pero saben que no están solos: hay un grande pueblo que ha estado y está con vosotros”, alentó el Apóstol de Jesucristo.

Tal y como ha venido sucediendo en su Gira Universal, el Apóstol del Señor invitó a la Iglesia de Uruguay, como lo hizo con los jóvenes en sus presentaciones anteriores, a sumarse al trabajo espiritual: “Para lograr y ser parte de esta grande promesa, tenemos que trabajar, unificarnos y fortalecernos. La batalla ha empezado: no se trata de una batalla material, donde vamos a usar espada y escudo materiales. No: es la batalla de la evangelización de la Restauración de la Primitiva Iglesia Cristiana, que es la Iglesia del Dios Vivo Columna y Apoyo de la Verdad, La Luz del Mundo”.

La buena hierba y la cizaña

El trabajo que debe llevar un jornalero para su final cosecha, fue un ejemplo que asoció con quienes trabajan en la obra espiritual. Recordó que para poder sembrar una semilla y tener fruto, el labrador tiene que trabajar primero la tierra: barbecharla, utilizar una yunta de bueyes para romper la tierra dura y dejarla suelta, sembrar la semilla, regarla con agua y abonarla para que dé más fuerza a aquella plantita y siga creciendo. Comentó que en cada una de estas etapas no crece la planta sin ningún problema: “Cuando el jornalero ve que nace la primera ramita, se llena de alegría. Y después de que aquellas ramas empiezan a crecer, sigue trabajando y la cuida, porque también ahí florece una rama que conocemos como la cizaña, que es una hierba mala, que crece al igual que el trigo, el sorgo, y la buena hierba.

El trabajo de aquella cizaña consiste en enredarse en la buena hierba para robarle el agua, ahogarla, impedirle crecer y finalmente matarla. Por ello, el jornalero tiene que estar constantemente limpiándola de la mala hierba para que no la ahogue. Hay un cuidado, una constancia y un trabajo. En el trabajo espiritual debemos de ser incansables, porque si nosotros dormimos, el sol la puede matar, así como el exceso de agua la llega a ahogar. Por ello, este trabajo (el cuidado de las almas) debe ser constante día y noche. Por eso dice la alabanza: “Llorando van los que llevan la semilla”, porque es trabajo, cansancio, agotamiento, cuidado… Pero al final regresarán los obreros alegres con sus gavillas.

“Ustedes, ministros de Uruguay, me han demostrado una valentía al luchar aparentemente solos. De esta lucha, hicieron también su lucha: y claramente puedo ver que no les arredra el enemigo. Que han creído en el que Dios ha enviado, que si la vida se pierde aquí, allá con Cristo la van a encontrar”.

Mi alma ha quedado ligada a ustedes

En sus palabras finales, el Apóstol de Jesucristo señaló: “Este día mi alma ha quedado ligada a la suya y la de vosotros a la mía, porque os amo en el entrañable amor de Cristo. Espero que este saludo les sirva para fortalecer su fe, que sigan adelante en su ánimo y que estéis seguros. Ha sido una inmensa alegría estar entre vosotros. Y si por alguna razón alguno se ha alejado, porque la cizaña, que es satanás, los ha envuelto, aquí está el cuchillo y la hoz espiritual que viene a quitar esa cizaña, porque sentía que algunos se estaban ahogando por esa mala hierba que les estaba quitando esa agua espiritual, pero les vengo a decir que no están solos”.

Al término de su presentación, saludó personalmente a los hermanos uruguayos mencionándolos por su nombre: “Os dejo mi bendición. He venido a consolar el corazón de ustedes. Dios les bendiga”. Por la noche, al invitar a una cena a los asistentes, entre los cuales estaba su familia, los ministros que le acompañan, el Coro de Estados Unidos y los creyentes de Uruguay, pudo convivir con todos.

El corazón de la Iglesia presente en Montevideo

Cabe destacar que en el marco de la presentación apostólica en Uruguay, una parte del Coro de la Iglesia de Estados Unidos participó en una jornada de evangelización a través de cánticos espirituales, en las Plaza Entreveros e Independencia, del Centro Histórico de Montevideo, así como en la Rambla principal de la zona portuaria. Los ministros, obreros y miembros de la Iglesia uruguaya, dieron testimonio de la fe cristiana y de la Elección de Dios contemporánea a los transeúntes y oyentes. A raíz de esta gira se derramaron lluvias de bendición en esta nación sudamericana.

01-25-2015_uca_buenos_aires_argentina2.jpg?fit=1024%2C684
enero 25, 2015

Primera visita apostólica a Argentina

El pasado domingo 25 de enero, el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García presidió, en el marco de su primera gira apostólica por Sudamérica, la Escuela Dominical en la Iglesia de Buenos Aires, Argentina.

El modesto templo, ubicado en la calle Castañares n. 3050, del Barrio Villa Lugano, que fue inaugurado en 2013 por un emisario del Apóstol de Jesucristo Samuel Joaquín, lucía pletórico. Además de los hermanos de Buenos Aires, la Iglesia de la colonia Rafael Castillo, del municipio de La Matanza y la obra de Salta, estuvieron presentes –ésta última viajó, en compañía de su encargado, 1,600 kilómetros para asistir a esta histórica reunión–. De entre las decenas de visitas que asistieron a este evento, algunas de ellas expresaron su deseo de bajar a las aguas del bautismo y, en consecuencia, ser miembros de la Iglesia La Luz del Mundo.

Cabe destacar que la Casa de Oración resultó insuficiente para albergar a los asistentes, entre ellos los que acompañan al Apóstol de Dios en su gira universal (su familia y el grupo de ministros que le han acompañado desde el inicio de la gira, a partir del pasado 15 de enero, en Talca, Chile). En esta veraniega mañana, el termómetro registró una temperatura de 35º C.

Salutación apostólica

El hermano P.E. José Hernández López, quien inició la consagración previa a la presentación apostólica, recordó a la Iglesia argentina –entre otros aspectos– la bienaventuranza de creer en un Enviado de Dios y el significado que representa esta bendición para los creyentes.

En la que fue la primera visita a Buenos Aires de un Apóstol de Jesucristo, la Iglesia y los ministros esperaban ansiosos al que viene en el nombre del Señor. El deseo de conocerle y escuchar una palabra de bendición de sus labios era palpable. Cuando el Siervo de Dios ingresó a la Casa de Oración, alrededor de la 11: 00 horas, los hermanos porteños levantaban sus manos, derramaban lágrimas –de reconocimiento y gozo espiritual–, y le aclamaban con particular júbilo.

Al llegar al área ministerial, el Apóstol Naasón Joaquín invitó a los presentes a elevar una oración a Dios, para darle gracias por sus bondades y misericordias: “Tenía mucho deseo de verles, de conocerles, de estar con ustedes. Ya estaban en mi corazón, como yo sé que yo ya estaba en el suyo”, recordó. La plegaria fue prolongada y ferviente.

Enseguida, el ministro de Buenos Aires, hermano Zimri Medina, dirigió un saludo y palabras de bienvenida, a nombre de la Iglesia, al Apóstol Naasón Joaquín: “Bienvenido sea a Argentina. No a nuestro corazón, porque a nuestro corazón usted ya ha sido bienvenido”.

Acto seguido, el Apóstol Naasón Joaquín inició su Escuela Dominical: “Hermanos de Argentina: sé que también vosotros sufristeis con dolor y tristeza la separación de nuestro padre en la fe Samuel Joaquín Flores; pero sé también, que al igual como lo vi en los hermanos de Talca y Santiago (Chile), y en los hermanos de Mendoza (Argentina), a vosotros el Señor los consoló aquel 14 de diciembre, cuando Dios manifestase su voluntad al elegir a su hermano para seguir dirigiendo a este hermoso Pueblo”.

Y añadió: “La vida del apóstol Samuel Joaquín en la tierra se terminó –más no su memoria, no su legado, no su recuerdo–, pero no así la Iglesia, que continúa en el mundo, sigue adelante y continuará avanzando, porque la promesa de Dios fue esta: ´Haré notorio tu nombre por todo el mundo´”.

El Apostolado: linaje de Cristo

En su exhortación apostólica, el Siervo de Dios fue categórico: “Entonamos una alabanza que dice que Dios ya tenía elegido a su Siervo… de un linaje que Él había prometido no faltaría en su Iglesia: ese linaje espiritual es la Elección santa de Dios. Y hablo de un linaje espiritual que viene del cielo, que Cristo ha establecido y que prometió, porque dijo que ´estaría con nosotros hasta el fin de este mundo´. Y mientras haya Iglesia en la tierra, habrá alguien muy especial sobre esta Iglesia, de un linaje que Él ha prometido no faltaría en su Iglesia´.

“Hermanos de Argentina: ¿Creéis que Dios me ha elegido? ¿Creéis que Él me ha levantado? El linaje mío no es el linaje Joaquín. No: el linaje que Dios me ha dado es el linaje de Cristo. Promesa que Él dio y que dijo no faltaría en su Iglesia. Dios les pague por recibirme y por decirme que entré en sus corazones”.

Ser Luz del Mundo: misión y deber del cristiano

Después de atestiguar la entrega y el reconocimiento a su Ministerio Apostólico de parte de la Iglesia de Argentina, tal y como el Señor Jesucristo se lo anunciara el 8 de diciembre de 2014 –“Haré la Obra Perfecta en ellos y serán un solo hombre…”–, el Apóstol Naasón Joaquín recordó: “Nosotros tenemos un nombre: La Luz del Mundo, que significa misión, trabajo y manifestación. La Luz del Mundo no solamente es un nombre que se ostenta en nuestras casas de oración y que puede ser colocado incluso con letreros de oro, de plata y de piedras preciosas. Significa tener una misión de parte de Dios. Es un encargo y una tarea encomendada. Es una comisión, algo que se debe realizar.

“Ser Luz del Mundo no es un título nada más, ni debemos de conformarnos con ser solo portadores de esas siglas (yo soy LLDM). Va más allá. Como dijera el señor Jesucristo: “Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder. Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa (Mateo 5:14-15).

“Hermano y hermana: al ser La Luz del Mundo, el Señor te compara con una ciudad que fue edificada sobre un monte, una ciudad que se ve de todos lados y que no puede esconderse: nos puso el Señor en un monte alto, a la vista de todos; nos hizo ser luz (que quiere decir un artefacto para dar claridad), y eso eres tú: un instrumento de Dios que sirves para quitar la oscuridad del mundo.

“Ante el mundo, cuando tú llegas a dar testimonio, tu luz se enciende y el velo de aquellos que no ven, les es quitado. Tú eres el medio que Dios usa para que los gentiles vean con claridad el camino de la verdad que hay aquí en la tierra. Tú eres esa antorcha, esa lámpara espiritual que va a alumbrar al gentil”.

Convocatoria a la Iglesia

“Hoy convoco a la Iglesia Universal, a la Iglesia de Argentina, para que seamos esa luz en nuestro hogar y nos compadezcamos de aquellas personas que, aunque les haya salido el sol, no lo saben porque están ciegos, y les demos nosotros esa luz radiante, que es el Evangelio de Cristo. Los convoco a que nuestras obras sean exactamente las mismas en nuestro hogar, en nuestra escuela, en nuestro trabajo… Obras dignas de un hijo de Dios, para que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro padre que está en los cielos.

“Alumbra, funge tu función, tu ministerio y tu misión para la que fuiste elegido. Si así lo haces verás que la prosperidad y la abundancia vendrán pronto a esta Iglesia de Argentina. Nos comprometemos a dar testimonio y a trabajar. Pondremos nuestra confianza en el Señor. Dios se encargará de lo demás y verás que Dios obrará maravillosamente y de una manera inesperada para nosotros, y nos alegraremos de ser instrumentos de su mano”.

Despedida

El reloj marcaba las 12: 14 horas, cuando el Apóstol de Jesucristo invitó a la Iglesia a entonar la alabanza número 270, “Iglesia Santa”, previo a la oración final de esta histórica reunión. “Dios los bendiga hermanos. Los llevo en mi corazón”, fueron las palabras de despedida del Apóstol Naasón Joaquín, mientras el Coro de Argentina, con singular fervor, entona el himno “Soy yo soldado de Jesús y siervo del Señor”, mientras levanta su brazo y cierra su puño. Al instante, la Iglesia se suma a este cántico, que se ha convertido a nivel mundial en una insignia del Ministerio Apostólico.

Al término de la Escuela Dominical, como una bendición que se ha convertido ya en un signo distintivo de esta gira, el Apóstol de Jesucristo externó su deseo de saludar a la Iglesia de Argentina y sus ministros, y que éstos pudieran saludarlo personalmente, lo cual provocó una hermosa reacción de parte de ellos, al recibir este gesto cariñosa y gozosamente.

A las 12:42 horas, la Iglesia pasó al saludo. Hubo lágrimas de alegría y gozo espiritual. A su paso, algunos hermanos se decían entre sí: “Es increíble, pero cierto: el Apóstol de Jesucristo se encuentra entre nosotros y nos ha traído, además de su palabra de fe y consolación, los dones y gracias espirituales necesarias para comenzar el trabajo espiritual al que nos ha invitado”.

Cabe destacar que al igual que en Talca y Santiago (Chile), así como en Ciudad de Mendoza (Argentina), durante los días previos y posteriores a la presentación Apostólica, tanto la familia del Apóstol Naasón Joaquín como el grupo de ministros que le acompañan, estuvieron presidiendo las oraciones de 9 de la mañana y 6 de la tarde, tanto en el templo de Villa Lugano como en el de Rafael Castillo. A través de la recordación de la Palabra de Dios y testimonios diversos, se animó a los hermanos argentinos a permanecer fieles a la enseñanza apostólica y a consolidar el compromiso hecho con Dios el día en que bajaron a las aguas del bautismo: dejar atrás la corriente del mundo y seguir con firmeza las pisadas de Cristo.

Buenos Aires (Argentina)
Buenos Aires (Argentina)
Buenos Aires (Argentina)
01-25-2015_uca_buenos_aires_argentina17
01-25-2015_uca_buenos_aires_argentina20
01-25-2015_uca_buenos_aires_argentina19
Buenos Aires (Argentina)
01-25-2015_uca_buenos_aires_argentina21
01-25-2015_uca_buenos_aires_argentina13
01-25-2015_uca_buenos_aires_argentina16
Buenos Aires (Argentina)
01-25-2015_uca_buenos_aires_argentina11
Buenos Aires (Argentina)
01-25-2015_uca_buenos_aires_argentina12
Buenos Aires (Argentina)
01-25-2015_uca_buenos_aires_argentina15
01-25-2015_uca_buenos_aires_argentina18
Buenos Aires (Argentina)
01-25-2015_uca_buenos_aires_argentina14
Buenos Aires (Argentina)
Buenos Aires (Argentina)
01-22-2015_uca_mendoza_argentina.jpg?fit=1024%2C683
enero 22, 2015

La Iglesia del Dios Vivo, Columna y Baluarte de la Verdad: La Luz del Mundo en Mendoza Argentina, recibió la visita del Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García como una región más visitada por el Ungido del Señor en su Gira Apostólica.

El P.E. Benjamín Joaquín, presidió el tiempo de consagración con los hermanos de esta ciudad, en tanto esperaban con alegría la llegada del Apóstol del Señor. A su llegada la iglesia le recibió con sus manos en alto en señal de bienvenida, todos vestían de blanco engalanando esta visita del enviado de Dios. La iglesia acompañó al Apóstol de Jesucristo en una oración y al término de ésta entonaron la alabanza  “En este grandioso día para la Iglesia del Señor…”, el Varón de Dios les decía, mientras cantaban: “Con alegría estoy entre vosotros”. Le acompañaban el P.E. Uzziel Joaquín, D.E. Atlaí Joaquín, P.E. José Hernández, P.E. José Moreno, la hermana Alma Zamora de Joaquín, D. Eva García de Joaquín, D.E. Daniel Estrada, Enc. Humberto García de la Mora, entre otros ministros y familia del Apóstol del Señor.

El Apóstol de Jesucristo se dirigió a la Iglesia de Mendoza y les expresó: “Yo veo ese gozo con que me recibís, eso no es de los hombres, es de Dios… esto solamente lo experimentan quienes son de Dios. Bienaventurado eres hermano de Argentina… esto lo puso directamente Dios en vuestros corazones.

Quiero dejarle un consejo a toda la Iglesia Universal. Recorría este territorio y veía que es una región muy hermosa que cuenta con canales de agua que riegan, con agua que baja de las cordilleras, las calles de esta ciudad y que permiten que se vea como un vergel […]

Esta ciudad es un destino turístico, así que es obligación de quien la visita venir a conocer esta región y como se encuentre a los pies de la cordillera de los Andes… y se le conoce como la ciudad Vergel. Un vergel es un huerto donde abunda la vegetación y los frutos, algo como esto invita a que vayamos a recrearnos”. El Apóstol del Señor explica que la razón de el verdor de las ciudades de Argentina es cómo se distribuye el agua que baja de las montañas y permite que siempre haya hierba fresca y frutos que le dan vida a esta región. Trasladó esta representación a lo espiritual, tal como lo hacía el Señor Jesucristo, comentó. Pide a la iglesia que lean San Juan 5:17 Mientras mi Padre trabaja, yo trabajo.Explica que como esos árboles que se muestran frondoso y con fruto, así está la iglesia del Señor, todos los días recibe el cuidado del hortelano y recibe palabra de Dios, la cual es transmitida por cada uno de los ministros. Cada uno de nosotros debe ser como esos árboles.

Lee una epístola del apóstol de Jesucristo Samuel Joaquín Flores donde menciona que le dolía en su corazón ver a los hermanos con bajos recursos económicos en la iglesia y que aún en esa situación salían a la obra a predicar. Comentó que los hermanos de la iglesia de Mendoza cuando salen a la obra van acompañados de su familia y dijo que en el futuro serán como esos árboles de la región, darán frutos a Dios.

Expresó que aunque Dios pueda hacer la obra por sí solo, Él quiere incluirnos en su plan espiritual de trabajo, y leyó Hebreos 6:7-8. Explicó que debemos ser parte de la iglesia en todo momento, trabajar por la iglesia, buscar a las almas y hablarles de esta obra divina; afirmó que las almas ya están dispuestas, sólo falta buscarlas.

El Apóstol de Jesucristo expresó que la iglesia será como los árboles frondosos que están cerca de las corrientes de agua, que prosperará, que dará frutos. Dijo: “El Señor me dado dos trabajos”. Y explicó, uno que es hacia el futuro; que dé fruto a su tiempo, buscar la prosperidad del pueblo de Dios; y el segundo, que es hacia el presente; que la fe del pueblo de Dios se fortalezca, que no se apague, que haya crecimiento y firmeza y dijo: “Que nadie nos robe nuestra fe”. Dijo que en esta gira ha olido el perfume que su padre dejó en estas tierras (refiriéndose al fruto espiritual), más, recalcó, el Señor ya adquirió otras tierras que por el momento son áridas y que hay que ir a regarlas.

Se despidió con el canto 174 “En el huerto de Jehová hay muchas plantas…” y le dijo a la iglesia de Mendoza, Argentina, que cuando él regrese a estas tierras verá el fruto que el Señor ha prometido.

Presentación Apostólica Mendoza
01-18-2015_quinta_normal_chile1.jpg?fit=1024%2C683
enero 18, 2015

La Iglesia del Dios Vivo, Columna y Baluarte de la Verdad: La Luz del Mundo en Chile, recibió en este día domingo, al Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García. Los hermanos de diferentes iglesias se reunieron en la casa de oración que se ubica en Quinta Normal para ser partícipes de esta grande bendición. Toda la iglesia vestida de blanco y palmas en sus manos, esperaban desde temprana hora la llegada del Ungido del Señor. El P.E. Uzziel Joaquín García presidió la consagración de la escuela dominical; después de la oración de reconciliación, invitó a la iglesia a cantar la alabanza “Al Rey de los Reyes” y dice: “Hay gozo y paz en la Iglesia del Señor… esa gracia se llama Naasón Joaquín García…” Enseguida dio lectura al Salmo 103 para luego, orar por el Apóstol del Señor. Después de la oración le pide a la iglesia que entonen la alabanza “La Esposa se viste de Gala”.

Llega el Apóstol de Jesucristo y se encamina a su ministerio, en tanto que los hermanos le saludan y le expresan bendiciones. Se hace acompañar por el P.E. Benjamín Joaquín García, D.E. Atlaí Joaquín García, P.E. José Hernández, P.E. José Moreno, entre otros ministros de la iglesia, miembros de su familia y también le acompaña su esposa la hermana Alma Zamora de Joaquín y la D.E. Eva García de Joaquín.

Los hermanos reciben al Apóstol de Jesucristo con una alabanza especial que decía en una de sus estrofas: “Naasón Joaquín es su nombre, Siervo Santo y Apóstol del Señor; por su elección, tenemos vida. ¡Bienvenido, bienvenido con amor! El Varón de Dios invita a la iglesia a hacer una oración y después el P.E. Samuel Díaz le dirige unas palabras de bienvenida a nombre de todos los ministros y la iglesia de estas regiones, el hermano Díaz recuerda cuando el apóstol de Jesucristo Samuel Joaquín Flores le envió siendo joven a este país para que llevara un mensaje de amor y le dijo: “Ahora lo manda Cristo a traernos un hermoso mensaje…”

El Apóstol de Jesucristo agradece las palabras del ministro y se dirige a la iglesia ahí reunida, expresándoles: “¡Heme aquí, aquí estoy, a vuestras órdenes! ¿En qué puedo serviros?[…] ¡Qué la paz y la bendición de Dios sea con toda la iglesia!… ¡Cuán hermosas son tus tiendas, oh Jacob, tus habitaciones, oh Israel!

Dios me permitió estar con los hermanos de Talca y confirmé lo que el Señor me había prometido; puedo decirle a Dios: has cumplido tu promesa, la Iglesia me ha recibido como Apóstol de Jesucristo… He visto cómo el Señor ha tocado vuestros corazones… y diré como el profeta Elías: ¿Qué he hecho yo?”

Pide a la Iglesia que lean 1 Reyes 19:19-21 y explica: “La capa del profeta únicamente tocó a Eliseo, no hubo ninguna explicación, tan sólo el manto rozó para que Eliseo sintiera el llamado de Dios… no hubo textos… Eliseo se sujetó al llamamiento de Dios no al de los hombres… Dios le habló a Abraham, a Moisés, a Josué de una manera, más el llamamiento de Eliseo fue diferente… Elías se extraña cuando Eliseo le pide permiso de ir a despedirse de sus familiares… Ya Dios había tocado el corazón de Eliseo y había disposición en él para todo. El manto de la elección le había tocado.

Al llegar a vosotros admiro la forma en cómo me reciben, no me extrañan esas reacciones, entiendo que el manto espiritual de la elección les ha tocado a cada uno de vosotros… Hoy Dios me está demostrando que su obra va más allá de sus pensamientos; porque mientras yo pensaba venir a confirmar mi elección en sus corazones, ya Dios había hecho y confirmado esa obra. Yo he visto a Cristo formado en cada uno de vosotros.

Hoy vengo a invitarles a una lucha espiritual, extendamos al mundo el reino de Dios. Mi bendición para la iglesia de Chile es: Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas… (Isaías 54:2-3)… El hermano Aarón deja una iglesia establecida, el hermano Samuel alarga las estacas, su tiempo se acabó, más la iglesia continúa; la iglesia de Dios sigue teniendo un Siervo de Dios y eso, es garantía de crecimiento. No tengas miedo, recuerda cuando el Señor les dijo a sus discípulos que arrojaran la red (Juan 21:5-6); hoy ha llegado el tiempo de la abundancia, arrojen sus redes, Dios tiene preparadas grandes bendiciones en la promesa que Él me ha dado”.

Invita a la iglesia a leer Mateo 16:18 y le dice a la iglesia que tratará dos puntos, primero: Cristo estará con su Iglesia hasta el fin del mundo. Después de la lectura les explicó: “Vino Cristo a edificar su iglesia, puso apóstoles sobre la piedra que era Cristo… El Señor acerca su reino a los hombres (Mateo 4:7). Mientras la iglesia de Cristo esté en la Tierra, el reino de los cielos está cercano (Lucas 17:21). Entre vosotros está. El Señor prometió que estaría con su iglesia hasta el fin del mundo (Mateo 28:20). Si hay Apóstol en este día es porque el Señor lo prometió… La elección representa la salvación de Dios en la tierra… Nuestro Dios nos sigue ayudando, se sigue manifestando…”

Enseguida menciona el segundo punto: El triunfo de la Iglesia está asegurado por sobre la maldad. Y explicó: “ Estando la elección de Dios sobre la tierra, la victoria está asegurada de parte de Cristo… ¿Por qué no pueden vencer los falsos? Porque Dios no está con ellos… la iglesia siempre va de triunfo en triunfo. Estando un embajador de Cristo en la tierra, Satanás puede intentar dañar, más por su elegido, las puertas del Hades no prevalecerán. El apóstol Pablo mencionaba esto (2 Tesalonicenses 2:5-9) y la iglesia pasó por ese tiempo; hoy está la Iglesia del Señor sobre la Tierra, hay Apóstol del Señor… preguntó a la Iglesia Universal: ¿Te sientes sola? ¿Crees que Dios me ha puesto para defensa del evangelio? ¿Aceptas el reto para luchar contra las intenciones de Satanás?… Pasó Cristo junto a ti y te rozó con su manto…”

Antes de despedirse de los hermanos les menciona lo que dice la tercera estrofa de su Himno Nacional: Vuestros nombres, valientes soldados, que habéis sido de Chile el sostén,… y les dice: “No seremos de ese opresor, no seremos de ese engañador, seremos una iglesia libre, seremos una iglesia valiente; empuñaremos nuestra espada y haremos temblar a ese enemigo y le diremos: ¡Chile es para Cristo! Espero que vuestro corazón se una al mío, espero que vuestras bocas se abran para dar testimonio de este hermoso evangelio. Espero que te extiendas a la derecha y a la izquierda, espero que vuestros hijos e hijas se alisten a este ejército de Dios. Espero que os multipliquéis y crezcáis grandemente. Espero que Dios les bendiga en esta nueva era; y sobre todo, hermanos de Chile, espero verlos muy pronto para alegrarme en el cumplimiento que Dios nos ha de dar”. Invita a la iglesia a poner en las manos de Dios este consejo y dice: “Espero que lo tatúes en tu corazón, en tu mente, y desde el día de hoy empecemos a darle cumplimiento”. Al término de la oración le pide a la iglesia que aliste a los jóvenes, a los niños, porque la abundancia se acerca y Dios dará cumplimiento a su promesa. “Iglesia de Chile, que Dios te acompañe y te bendiga en tu trabajo y en tu lucha espiritual, ¡Dios les bendiga! Se quedan en mi corazón y yo me quedaré en vosotros,… les doy un abrazo espiritual y un ósculo de amor… les dejo mi corazón hasta que los vuelva a ver…”

01-18-2015_quinta_normal_chile1
01-18-2015_quinta_normal_chile2
01-15-2015_uca_talca_chile2.jpg?fit=1024%2C683
enero 15, 2015

La ciudad de Talca, Chile, fue bendecida este día con la presentación del Excelentísimo Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García en el la casa de oración de este lugar. Los hermanos estuvieron reunidos desde temprana hora, con vestiduras blancas y grande regocijo en sus corazones por ser testigos del cumplimiento de las palabras apostólicas, que serían la primer ciudad que llegaría el Ungido de Dios en el inicio de su Gira Apostólica.

El P.E. Abner Pardo estuvo presidiendo la consagración y la explicación del consejo de Dios con toda la iglesia, en sus palabras enfatizaba la seguridad de la obra de Dios en los corazones de todos los hermanos y su alegría de recibir y reconocer al enviado del Señor.

A su llegada, el Apóstol de Jesucristo, saludó a todos los hermanos y les expresó palabras de bendición, se encaminó hacia su ministerio e invitó a toda la iglesia a que dieran gracias a Dios por las bendiciones recibidas. Le acompañaban ministros de la iglesia, entre ellos el P.E. Benjamín Joaquín, P.E. Uzziel Joaquín, D.E. Atlaí Joaquín, P.E. José Hernández, P.E. José Moreno, D.E. Daniel Estrada, D.E. Iván Urrutia, Enc. Humberto García de la Mora, entre otros.

Enseguida el P.E. Víctor Reséndiz le dirige unas palabras de bienvenida en representación de los ministros y la iglesia de este lugar. El Apóstol de Jesucristo recibió con alegría el mensaje de amor y reconocimiento de los hermanos de este país y expresó: “¡Qué la paz de Dios y la gracia que es en su amado hijo Jesucristo more en vuestros corazones! El Señor me ha traído a estas regiones para confirmar que la paz de Dios está en sus corazones y la gracia de Cristo sigue derramándose en vosotros, porque vuestras oraciones me han traído a este lugar. Iglesia de Chile, heme aquí”.

El Varón de Dios pregunta a la iglesia de Chile: “Porque Dios me ha inspirado a iniciar esta gira apostólica universal a fin de confirmar y fortalecer vuestra fe, por la inspiración de Dios y en el nombre del Señor Jesucristo, les pregunto: ¿Cómo están iglesia de Chile? ¿Cómo se encuentra vuestra fe? Yo quería ver vuestro rostro… He visto el testimonio de cada uno de vosotros… cuando llego con ustedes veo que ya alguien había confirmado vuestra fe… Aquí estoy, he venido a fortalecer vuestra fe y confirmarlos en el evangelio; abrazarles y darles un ósculo de amor y dejar dones espirituales”. Invita a la iglesia a hacer una oración recordando las palabras de Cantares 2:10-14. Después de la oración, la iglesia entona el canto “Bienvenido, bienvenido”.

El Apóstol del Señor les dice: “¡Hermoso recibimiento que he recibido de ustedes! Esta obra la ha hecho Dios… Ya me habíais recibido, ya me habías aceptado; vosotros ya anhelabais este encuentro. Yo quiero dejaros un hermoso consejo porque Dios me ha puesto para fortalecer la fe de cada uno de vosotros. Estar aquí en este país que representa la parte más austral de América, me hace reflexionar en el inmenso trabajo que por más de cincuenta años realizara un gran apóstol, nuestro hermano Samuel Joaquín Flores[…] Cuánto trabajo realizado para que germinara esta hermosa obra, de manera que puedo decir: Iglesia de Chile, eres un hermoso jardín, eres un plantío de Dios, huerto santo que exhala olores de santidad y de vida eterna; trabajo y labranza del Excelso apóstol de Jesucristo Samuel Joaquín Flores…”

Invita a la iglesia a reflexionar en la palabra de Dios y dice: “Donde hay palabra de Dios, hay fe; y donde hay fe, hay obras; y donde hay obras, hay crecimiento y prosperidad. Invita a la iglesia a leer Colosenses 1:29 y 2:1-7 y expresa: “La palabra de Dios solamente es repetida por aquellos a quien Dios inspira y revela… y los ministros son retenedores de esta hermosa palabra”. Después de la lectura, recuerda la lucha que vivió toda la iglesia después de que durmiera el apóstol de Jesucristo y en especial la lucha que él vivió en el momento en que el Señor le declaró su llamamiento. Mencionó que esa lucha la ganó el Señor para su servicio. El Apóstol del Señor expresó: “Hoy puedo decir que el Señor me enamoró, que el Señor me venció y no me avergüenza que en esa lucha, el Señor me haya vencido; sino que puedo exclamar con toda libertad: Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos y es hermosa la heredad que me ha tocado. ¡Bendita lucha! Con la cual el Señor me sedujo y me atrajo para servir a esta hermosa señora que sois vosotros… Hoy puedo decir con libertad: Naasón Joaquín esclavo de la iglesia del Señor para servir a mi Dios y conducir las almas a la vida eterna[…]

Hablo del trabajo que Dios me ha entregado, pues en su promesa Él me dijo: Si ves hoy, a este grande pueblo, Yo lo engrandeceré aún más… Entonces ¿hay que dejar que Dios se encargue de ese crecimiento y cruzarnos de brazos? No”. Invita a la iglesia a leer el pasaje de las sagradas escrituras Josué 6:3-7, 16 y 20. “Dios desea incluirnos, aunque Dios lo puede hacer solo, más Él quiere incluir a su iglesia; esto hace que cada uno de nosotros reconozcamos su gloria y su inmenso poder… El Pueblo de Israel esta amedrentado, no quería ir a la batalla, creyendo que lo iba a hacer por sus propias fuerzas… Dios nos incluye en su bendito trabajo no porque nos necesite sino para darnos gloria, para que el mundo vea que de estos pequeños, Él funda su fortaleza… Yo le dije al Señor, sé que conmigo o sin mí, Tú vas a engrandecer y a multiplicar a este pueblo, más yo quiero que mi nombre quede grabado en la historia; y yo le agradezco a mi Dios que me incluya en esta victoria y en este triunfo… ¿Quieres ser parte de este crecimiento?… La victoria ya es de Cristo, Él quiere darnos esa gloria… y la gente dirá: poderoso es este pueblo, grandiosa es esta iglesia, pero nosotros vendremos a la casa de oración y le daremos la gloria a Él… Ya no hay gira de confirmación, ahora se convierte en gira de incitación. La guerra ha empezado, la batalla ha dado inicio; empecemos a marchar por estas ciudades y veamos como se rendirán ante los pies de Jesucristo. ¡Bienvenido a esta lucha, que es de mi Señor Jesucristo!

Iglesia de Chile trabaja sin temor, ve a la obra sin miedo, da testimonio que en la tierra sigue habiendo un Siervo de Dios y tus ojos verán grandes maravillas… Invita a la iglesia a entonar la alabanza “Firmes y adelante”. Invita a la iglesia a despedirse en una oración, después los hermanos entonan la alabanza “Soy yo soldado de Jesús” y el Apóstol de Jesucristo se despide entre palabras de alegría y bendición.

01-15-2015_uca_talca_chile1
01-15-2015_uca_talca_chile2