Concluye 11ª Etapa y el Apóstol de Dios paga sus votos — Berea Internacional

noviembre 8, 2017
bi-njg-finaliza11.jpg?fit=1080%2C720
A 7 de noviembre del 2017. Tepic, NAY. ¡Este es el día que hizo Jehová! La 11ª Etapa de la Gloriosa Gira Universal que el Gran Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García emprendió por Michoacán, Aguascalientes, Colima, Jalisco y Nayarit...

Concluye 11ª Etapa y el Apóstol de Dios, paga sus votos: define amistad y enseña obediencia.

(Berea Internacional). — ¡Este es el día que hizo Jehová! La 11ª Etapa de la Gloriosa Gira Universal que el Gran Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García emprendió por Michoacán, Aguascalientes, Colima, Jalisco y Nayarit, terminó hoy con dos Presentaciones del Ungido de Dios en Los Sauces. Primero, saludó a los hermanos reunidos en su Casa de Oración, los felicitó por haber construido tan monumental obra, desayunó y volvió, junto con sus ministros invitados, donde dejó muchos legados preciosos para la Iglesia ahí reunida, para los propios ministros a quienes llamó amigos, y para la humanidad misma. Enseñó a orar, a pagar votos, a llorarle a Dios, definió lo que es la amistad verdadera, y siendo vulnerables, estando todos

Sus Hijos en el hueco de la mano de Dios, a tener valor, a trabajar, a dar testimonio del gozo que hubo en la Gira.

Su bellísima oración, que inició seguida de cientos y cientos de hermanos ahí reunidos, de sus ministros, y con el coro cantando el himno Contigo Estoy, terminó orando Él solo, el coro cantando como ángeles, ministros glorificando a Dios, con los brazos en alto, y con los corazones de los hermanos de su Iglesia de Los Sauces saltando como becerros en manada.

Transcurrieron diez hermosos minutos en los que con Su oración, nos conmovió, nos enseñó a la perfección a agradecer a Dios, nos enseñó a la perfección cómo orar, nos enseñó perfectamente cómo llorar de gratitud, nos enseñó perfectamente cómo se sirve al Dios Vivo.

LA DESPEDIDA DE NAYARIT Y LA ACTITUD DEL CRISTIANO

En su segundo ingreso a la Casa de Oración de Los Sauces, el Apóstol de Jesucristo primero habló del sentimiento que en algunos hermanos imperaba, pero luego llamó a agradecer a Dios todo, hasta lo adverso, pero pidiendo su misericordia. “Sí hay un poco de tristeza hermanos, lo dije ahorita en el desayuno, las palabras que el hermano en forma de poesía habla, no para entristecer mi corazón sino para honrar el trabajo que Dios nos ha permitido hacer en conjunto por la edificación y crecimiento de la Iglesia, pues al final de cada trabajo, al final de cada trayecto, al final de cada tramo que Dios nos permite caminar en conjunto pues queda un poquito la nostalgia humana, y como les dije a ustedes hace un momento somos hombres que no solamente estamos enseñados a buscar a Dios en la enfermedad, en la angustia, en la necesidad. El hombre común, el que no tiene la fe de Dios espera a estar enfermo, espera a estar en necesidad, en angustia, desesperado, para acordarse de Dios”.

Recordó cuando abordó el pasaje del hombre que pedía a Dios con medida. Ni mucho como para que se olvidara de Él, ni poco, para no inconformarse. Y contrastó: “Decía aquel hombre de Dios: ¿en lo próspero le he de dar la Gloria a Dios y en la necesidad lo he de olvidar? ¡Jamás!”

Entonces explicó a los ministros y a los hermanos: “Un hombre verdadero de Dios no espera la abundancia para darle la Gloria a Dios. No espera la necesidad para acordarse de Dios.
“Un verdadero hombre de Dios en todo momento, en toda circunstancia, en toda ocasión busca la manera de agradecerle a Dios.
“¿Me diste enfermedad? Gracias Señor, por algo me la das, ¡pero espero en ti!
“¿Me diste pobreza? Señor bendito sea tu nombre. ¡Pero espero en ti!
“¿Me diste angustia? Señor ayúdame, ¡pero espero en ti!
“¿Me diste abundancia? Gracias Señor, ¡pero sigo esperando en ti!

“El verdadero hombre de Dios es aquel que aprende a vivir tanto en la necesidad como en la abundancia, y nunca reniega de lo que Dios le manda. Sea bendición, sea enfermedad, sea alegría, sea sufrimiento, sea salud, sea enfermedad, en ningún momento reniega de la voluntad de nuestro Dios, al contrario, el verdadero Hombre de Dios está enseñado a que en cualquier momento.

“Por eso dije ayer. No esperamos un día del calendario para alabar a Dios. No. Todos los días el hombre de Dios viene a este lugar dobla sus rodillas y le da la Gloria a Dios”.

Luego, el Embajador del Reino de los Cielos relató un momento de la gira en el que “Dios me hizo ver. Hoy eres y en un momento dejas de ser. Por eso Dios, hermanos, que me cuidó en aquel momento hoy vengo a decirle, ¡Sí Señor, no me olvido de que soy hombre, de que voy en el hueco de tu mano, y de que en el momento en que yo me olvide de ti tú te olvidarás de mí!, por eso hoy vengo, que me has dado paz, me has dado salud, que me has dado protección, que me has dado alegría, me has dado esta victoria en esta hermosa Gira, vengo a decirte: No a nosotros oh Jehová no a nosotros sino a tu nombre sea la gloria desde ahora y para siempre”.

AGRADECE A SUS MINISTROS

Enseguida volteó con el cuerpo ministerial que le acompañaba: “Compañeros Dios les pague.
“Como verdaderos amigos os habéis comportado, un amigo no es el que elogia, un amigo no es el que llena de palabras bonitas para elogiar a la persona, no. Un amigo es el que está en todo momento, en toda circunstancia.

“Anduvimos caminando en valles de sombra y de muerte porque también a vosotros os pasaron algunas circunstancias, ¡ay hermano!, por allá nos pararon. Nos querían quitar el dinero.

“Otros hermanos: ahí va el muchachito de 16 años con una metralleta, ¡ay! que este niño no se le vaya a soltar una bala. Estuvisteis conmigo, pero ¿nuestra astucia hizo que burláramos a estos hombres?, pero ¿nuestra destreza en el manejo hizo que nos escapáramos de ellos? ¡No! Fuiste tú -señaló al cielo-, el que desde el primer momento hasta el día de hoy has estado con nosotros.

“Podemos entonces decir como dice el coro, contigo soy muy feliz porque me has dado la vida, me has dado paz y aunque vivimos en un mundo lleno de inseguridad mira hermanos, aquí estamos, con vida, aquí estamos alegres ¿quieres entonces acompañarme a pagar mis votos a Jehová?

“¿Y cómo lo vamos a hacer compañeros? Como hemos sido enseñados, adorando el nombre de nuestro Dios, dándole gloria y reconociendo que todo, todo, hermanos, lo que hemos vivido en este hermoso mes y una semana, todo ha sido por su Gracia y por su amor.

“Mañana, si Él quiere nos puede dar una tristeza, mañana si Él quiere nos puede dar una enfermedad, alguna angustia, tribulación o persecución.

“¡No importa! ¡Señor!, Perfecciona mi corazón para que mi alma, mi voz te alaben en todo momento, en cualquier circunstancia, así es que yo quiero invitar al coro y mientras ellos entonan esta hermosa alabanza, Contigo soy feliz, mi señor mi Jesús porque me has dado la vida, porque me has cuidado, tú y Yo hermanos le agradeceremos a Dios”.

LES DEJA TRABAJO A LOS MINISTROS

Finalmente, nuestro Padre en la fe, el hermoso escondedero en nuestras luchas, el que guía a millones y millones de almas a la Vida Eterna, dejó tareas a sus ministros: “Volvamos a nuestros hogares felices, con nuestros cofres llenos de tesoros, para seguir edificando a la iglesia, y a los distritos, en que estamos al frente de ellos, pero antes tenemos que adorar a nuestro Dios reconociendo que todo lo hemos recibido por Él, a Él sea la gloria, desde ahora y para siempre.

“Oremos compañeros, y que el coro nos acompañe, y nos despida desde este lugar, con esta hermosa alabanza en el nombre de Cristo”.

Una vez que concluyó su valiosa oración se despidió: “Dios les pague. Nos volveremos a ver, todavía nos faltan muchas naciones, ¿me acompañan?, ¿están conmigo?, ¿tenemos temor?, Dios me ha dado verdaderos amigos que han demostrado su amistad, siempre fieles al Señor, lo que vuestros ojos vieron y fueron testigo de ellos, para que la iglesia se goce como nosotros nos hemos gozado”.

¡Gloria a Jesucristo! Llevó al Gran Apóstol Naasón Joaquín de triunfo en triunfo, centímetro a centímetro carretero; segundo a segundo, ciudad por ciudad, colonia por colonia, rancherías, poblados, ejidos.

Y nosotros podremos reflexionar: Si Dios es con el más hermoso de los Hijos de los Hombres, Naasón Joaquín, y si su Ungido Naasón Joaquín nos ama, ¿Quién contra nosotros?