El Apóstol de Jesucristo da la Bienvenida a las delegaciones procedentes de todo el mundo

Desde la explanada del majestuoso templo sede de la Iglesia la Luz del Mundo, el 9 de agosto de 2015, el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, dio la bienvenida a más de 500 mil cristianos, delegados procedentes de 53 naciones que se dieron cita en la septuagésima séptima Convocación anual, para participar de la Santa Cena instituida por Jesucristo.

Desde las primeras horas del día se vivió un ambiente de fiesta espiritual en las colonias Hermosa Provincia, Bethel y Maestro Aarón Joaquín, las tres principales subsedes de la Santa Convocación 2015. Los orfeones nacionales e internacionales entonaban alabanzas en más de siete idiomas, teniendo una participación ferviente y activa mediante sus cánticos de adoración a Dios y de reconocimiento a la Elección Apostólica, provocando el regocijo espiritual de los asistentes que colmaron las calles adyacentes a los templos situados en las subsedes en donde se congregan los invitados a la mesa del Señor.

Las autoridades civiles dan la bienvenida a la iglesia

La agenda de bienvenida dio inicio con la participación de las autoridades de los tres niveles de gobierno: federales, estatales y municipales, presentes en la colonia Hermosa Provincia; quienes con la autoridad de su investidura, llevaron a cabo un acto civil de bienvenida a los delegados procedentes de 53 países de los cinco continentes, África, América, Asia, Europa y Oceanía, donde la Iglesia La Luz del Mundo, gracias a la labor de evangelización que se realiza por todo el mundo, ha experimentado un importante crecimiento espiritual
El Lic. Ramiro Hernández García, presidente municipal de Guadalajara dijo a los asistentes a la Santa Convocación: “Guadalajara es reconocida como una de las ciudades que a nivel mundial se caracteriza por su hospitalidad y respeto a las libertades. Para los tapatíos, la visita de ustedes es una gran oportunidad para refrendar lo que se ha venido construyendo a lo largo de tantos años, por muchas generaciones: la hospitalidad, y la Iglesia La Luz del Mundo es ese ejemplo”. Por su parte, Humberto Villagrán Paz, director del Ministerio de Culto de la Secretaría de Gobernación, tras dar la bienvenida a los asistentes a nombre del presidente Enrique Peña Nieto, reconoció que la Iglesia La Luz del Mundo es una institución seria y con gran responsabilidad, la cual se encuentra debidamente constituida como Asociación Religiosa, que se desarrolla en el ámbito académico, cultural y religioso día a día, sean bienvenidos”, -concluyó. A su vez el Licenciado Jaime Rodríguez Calderón, gobernador electo del Estado de Nuevo León, también elogió a la iglesia en el comportamiento de los congregados, destacando: “cuando yo entré a su primera calle, me sentí feliz como la gente que está sentada y observando tranquila, con la paz y bondad de las personas generosas que necesita México para restablecer el tejido social…” El ingeniero Iván Urrutia, quien coordinaba el desarrollo del evento les agradeció sus palabras y asistencia, a nombre de la iglesia.

El apóstol de Jesucristo da la bienvenida a su iglesia

Enseguida el Apóstol Naasón Joaquín García, se presentó ante la multitud diciendo, “Honorable Iglesia de Jesucristo, Iglesia del Dios vivo, Columna y Apoyo de la Verdad, La Luz del Mundo, asistentes a la septuagésima séptima Convocación anual, permítanme dirigirme a las distinguidas personalidades que nos honran con su presencia, de los tres niveles del Estado mexicano.” Les gradeció como Apóstol y Presidente internacional de la Iglesia La Luz del Mundo, las facilidades otorgadas para la realización de la Santa Convocación, evento que les dijo, -se desarrolla en un clima de respeto y fraternidad, símbolos de la unidad inquebrantable en que vive la iglesia y de acuerdo a nuestros principios cristianos y en acatamiento al mandato bíblico de obedecer y orar por las autoridades que nos gobiernan, enunciado en la epístola a los Romanos 13:1, refrendo mi compromiso de seguir orando por las autoridades del gobierno de todos los 53 países en donde la Iglesia convive en un clima de respeto y armonía y que aún siendo miles, de diferentes razas y lenguas, conforman un cuerpo que se une en un mismo propósito, conmemorar la muerte del Señor Jesucristo. Reiteró que la iglesia seguirá orando por sus gobernantes, a fin que Dios les permita realizar con éxito, las responsabilidades a su cargo.

Posteriormente y con denuedo saludó a su iglesia amada: Que la paz y la gracia que es en Cristo Jesús, more en sus corazones, han sido casi ocho meses y quería verles, abrazarles, y decirles no estáis solos, no estáis desamparada, Cristo está con nosotros… Aquel 08 de diciembre quería decirles quédense, pero no podía, porque tenían que retornar a sus lugares, hoy te quiero decir Iglesia amada, Cristo siempre ha estado con nosotros. La iglesia respondió con júbilo y con la certeza que así. Lo ratificó el apóstol Naasón al decir que si está uno alegre, entone alabanzas a nuestro Dios todo poderoso. Para ello pidió a los congregados que con entusiasmo alabaran a Dios con el himno: “Bendito sea el Rey de Reyes”, alabanza en la que se da Gloria a Jesucristo, porque es digno de adoración, venimos a conmemorar su muerte, y nos permitió tener comunión con Dios.

La iglesia se fortalecía en confianza, percibiendo la seguridad y verdad con que el Varón de Dios Naasón Joaquín afirmaba: “Cristo me ha elegido para que le represente y para que guíe a la iglesia, Dios siempre ha puesto en la Iglesia quien le represente, el dueño de esta Iglesia es Jesucristo, nosotros no vemos a un hombre, vemos al mismo Cristo… Dios me ha mandado en nombre de Cristo, te digo Iglesia del Dios Vivo, sigues unida fortalecida”

Con el ímpetu que da el hablar verdad, agregó que las últimas conquistas de la Iglesia, son el inicio del cumplimiento de la promesa de Dios, cuando aquel 8 de diciembre le auguró prosperidad y crecimiento, hoy se han conquistado tres naciones más para Cristo, Alemania, Bélgica y Suecia, bendito y alabado sea Dios, hoy en estas tres naciones se levanta el estandarte de Cristo.

Así mismo, expresó con evidente fervor: “El principal motivo por el cual tú y yo estamos en este momento, y en este lugar, es para venir a conmemorar su muerte, su muerte redentora, su muerte que nos abrió los caminos para la salvación, su muerte que rompió el velo y nos permitió tener comunión con nuestro Dios, hoy venimos a decirle al mundo entero que Cristo no murió y quedó clavado en una cruz, hoy en esta reunión venimos a anunciarle al mundo que Cristo vive y reina para siempre.” Sin embargo, aún en esta alegría recordó el dolor que hace un año, le produjo a la iglesia, el esfuerzo sobrehumano que hacía el apóstol Samuel Joaquín, por animarnos en sus últimos días, después el dolor de la iglesia por su partida y el consuelo de Dios con la ampliación de su periodo de dispensación y de gracia en una nueva era apostólica; momentos que fueron recogidos por el compositor Abisaí Ventura, a quien ese día dio libertad para entonar las estrofas alusivas.

Delegados de 53 países ingresan al interior del templo en Hermosa Provincia

Ya en el curso de la ceremonia de bienvenida, que da pauta al desarrollo de la máxima celebración del cristianismo, e invitados por el Pastor evangelista Daniel Núñez Ávalos, los delegados que portaban los lábaros de su país respetivo, desfilaron por la Calzada Samuel Joaquín Flores al ser nombrados por orden alfabético empezando por los hermanos de las naciones del extranjero, enseguida los representantes de las delegaciones nacionales fueron invitadas a pasar al interior del templo, por el Diácono José Saavedra y en unos minutos el santuario lucía pletórico, mientras afuera y en sus atrios, el resto de convidados veía el evento exhibido en gigantescas pantallas. Pese al sol del medio día, se vivían momentos de fiesta entre la feligresía que acudió a la ciudad de Guadalajara, invitados por el apóstol de Jesucristo para asistir a la fiesta religiosa más grande de toda la tierra, la Santa Cena del Señor, que se realiza por orden del Señor Jesús y en memoria del sacrificio redentor de Jesucristo.

Protocolo espiritual de bienvenida

Cuando todas las delegaciones asistentes ingresaron al interior del templo, el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García dijo a los miembros de la Iglesia del Señor tomando las palabras de Labán: “Con todo mi corazón os doy una paternal bienvenida, pasad benditos de Jehová a la casa de oración con alegría y gozo, que la fiesta ha dado inicio, pasad a vuestra fiesta”. Ese día también modificó el protocolo de los saludos de bienvenida a los asistentes y eligió abrazar a algunos hermanos y hermanas en representación de las 53 naciones; entre ellos al P.D. Antonio Adán en representación del Cuerpo Ministerial, al niño Juan David de Colombia en representación de los niños y jóvenes de las nuevas generaciones, a la hermana Blanca Rosa Renata Vargas en representación de la iglesia de Centro América, la hermana Andrea Coronado en representación de la iglesia antigua de México, al hermano Patrick Yovac García en representación de los hermanos silentes, al hermano Enoc Ruiz Pichinte en representación de la iglesia de Europa, el hermano Andrés Salazar en representación de Oceanía, la hermana Yijan Grajet en representación del Estado de Israel y al hermano Pelayo Engonga en representación de la iglesia del Continente Africano.

A la iglesia congregada en las calles de Hermosa Provincia y en todas las subsedes, el Varón de Dios invitó a las hermanas a abrazar y dar la bienvenida a varias hermanas que estuviesen cerca y de igual manera lo hicieron los varones con sus compañeros abrazándoles, dándoles el ósculo santo e invitándoles a agradecer la bondad de Dios.

Recomendaciones apostólicas

Con estas manifestaciones de fraternidad  selló el encuentro diciendo: Bienvenidos a la Santa Convocación 2015, entre tanto procuren consagrarse hasta esperar el día 14 de agosto, el día cumbre de nuestra fiesta, la celebración de la Santa Cena del Señor. El apóstol de Jesucristo se despidió y salió del sagrado recinto dando la bienvenida en un abrazo simbólico que cobijó el corazón de todos los invitados, quienes se retiraron a sus hogares y a sus albergues gozosos de encontrarse ya en la Sion espiritual, en cuyas calles y casas, se reunieron durante esos días de preparación entregados a una continua consagración.