El Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín, se reúne con los jóvenes misioneros en Silao

El miércoles 6 de mayo, el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, salió de su casa –en la colonia Hermosa Provincia–, con dirección a Silao, Guanajuato, donde tendrá verificativo la Reunión Internacional de Jóvenes Misioneros 2015, a la que él ha convocado. El reloj marcaba las 11:20 a.m.

Antes de subir a su vehículo, el Coro de Hermosa Provincia y cientos de jóvenes –quienes minutos después emprenderían la misma ruta en decenas de autobuses– se acercaron a saludarlo. El Siervo de Dios se dirigió a ellos como el batallón espiritual que saldrá a los campos de batalla a conquistar, por medio del Evangelio, las almas para Cristo. Otro contingente de jóvenes y señoritas de la Zona Metropolitana de Guadalajara –Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá, El Salto y Tlajomulco–, hicieron lo propio en la colonia Bethel con el mismo destino.

A las dos de la tarde, el Apóstol de Jesucristo llegó acompañado de su familia a la Casa de Oración de la Iglesia de Silao, ubicada en el fraccionamiento El Olivar. En este lugar, los ministros pertenecientes al Distrito 6, conformado por los estados de Guanajuato, Querétaro y el Nororiente del Estado de México, le hicieron entrega al Siervo de Dios de una hermosa casa, a nombre de las Iglesias representadas.

Después de dirigir unas palabras de gratitud y bendición a los hermanos que ofrecieron esta residencia, el Apóstol Naasón Joaquín invitó a los ministros a que lo acompañaran a hacer un recorrido por el fraccionamiento El Olivar, donde se instalaron los albergues y comedores para los más de cinco mil jóvenes presentes en esta reunión misional, así como las calles recién pavimentadas, los módulos de salud, bienestar social, protección civil, comunicación social, entre otros. De manera personal, el Siervo de Dios supervisó que todo estuviera funcionando correctamente.

Entre tanto, durante el resto de la tarde los autobuses seguían haciendo su arribo a Silao, provenientes de los 32 estados de la República Mexicana. Los camiones se contaban por decenas. Muchos de los jóvenes asistentes no conocían el majestuoso templo denominado “La Torre de la Fe”. Por ello, al contemplarlo le daban la Gloria a Dios por la imponencia y belleza arquitectónica características de este recinto.

Durante la oración de seis de la tarde, presidida por el hermano P.E. Arnulfo Meza, el Apóstol de Jesucristo se reunió con los ministros del Distrito 6, a quienes les dijo que ahora entendía porque el Apóstol de Jesucristo Samuel Joaquín amaba tanto a la Iglesia, en referencia a las manifestaciones de amor y de fe mostradas. Y agregó: “Ya no les voy a nombrar a ustedes mi discípulos sino mis amigos”, e hizo una oración para que Dios les bendijera junto con las Iglesias representadas.

Al salir del templo, en dirección a su casa, el Coro del Estado de México lo esperaba en los atrios. Este orfeón, recordado por haber cantado por primera vez el himno “Soy yo soldado de Jesús” el 13 de diciembre de 2014 a las 10:49 p.m. –y que posteriormente se cantó por más de cuatro veces el 14 de diciembre, día de la manifestación apostólica– fue invitado por el Apóstol Naasón Joaquín a la “Reunión Internacional de Jóvenes Misioneros 2015”.

Al ver a los hermanos del Coro, el Siervo de Dios se detuvo por unos momentos y les dijo: “En aquel momento de tristeza y de angustia, con sus alabanzas hicieron sentir a la Iglesia que no estaba sola, que el Espíritu de Dios se paseaba entre ella, y en ese momento de angustia levantaban la esperanza, y el Coro decía: ´Dios ha de hablar y ha de manifestarse´. “Hoy, la situación es diferente: es de alegría, de triunfos. Yo me acordaba de ustedes y decía: ´Hay un coro que deseo venga a acompañarme´. Ahora yo les digo:´¿´Me animan a la juventud? Dios les de fuerza para esa batalla espiritual. Glorifiquemos al Señor y así nos iremos todos contentos de este lugar y nos iremos listos a la batalla. Dios les bendiga”, concluyó. En estos días de trabajo con los jóvenes misioneros, las bendiciones abundan y se respira paz doquier. La respuesta es clara: se encuentra entre nosotros se encuentra el Apóstol de Jesucristo.