El Apóstol Naasón Joaquín presidirá reunión con la juventud de El Salvador

«Formación Internacional de Misioneros», el marco de la histórica reunión

(Coordinación de Crónica Apostólica) — La Iglesia de la República de El Salvador se encuentra de plácemes. Por segunda ocasión en su ministerio, el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, visita este país centroamericano —la primera visita lugar del 9 al 24 de octubre de 2015, en el marco de la cuarta etapa de su Gira Universal—.

El Apóstol de Jesucristo participará en el evento «Formación Internacional de Misioneros», de la Iglesia La Luz del Mundo, que tendrá lugar los días 8 y 9 de septiembre. A esta reunión ha sido convocada la juventud de la República de El Salvador, proveniente de los 14 departamentos y 39 distritos del país. El Ecosantuario, ubicado a 14 kilómetros de distancia del templo central —Quinta Avenida Norte y San Carlos—, será la sede de este histórico encuentro, que será transmitido simultáneamente, a través de internet, a la juventud de Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, Guatemala y Belice, que estará atenta al mensaje apostólico.

Cabe recordar que el pasado mes de agosto, el Apóstol de Jesucristo expresó el deseo de estar presente con la juventud de la Iglesia para invitarla a darse de alta en los batallones espiritules: de México (en Amozoc, Puebla), de Estados Unidos (Houston, Texas), de Colombia (Bello, Colombia), y de la República de El Salvador (Ecosantuario). Dios le inspiró que fuera este último país en donde iniciara sus presentaciones con la juventud.

Previamente, el Apóstol Naasón Joaquín se ha reunido con la juventud de la Iglesia en otros países: en Bello, Colombia (12 de febrero de 2015); en Silao, Guanajuato (del 6 al 10 de mayo de 2015); Amozoc, Puebla (12 y 13 de noviembre de 2016); Houston, Texas (26 de noviembre de 2016); San Pedro Sula, Honduras (5 de febrero de 2017); así como , desde inicio de su ministerio, en las caminatas juveniles en Guadalajara, Jalisco (Bethel, Hermosa Provincia, Glorieta La Minerva), donde, invariablemente, ha invitado a los jóvenes a formar parte de los batallones espirituales.

 

«Aún falta luz en el mundo: nosotros la llevaremos», divisa apostólica

El primer mensaje que el Apóstol del Señor dirigió a la juventud de la República de El Salvador, tuvo lugar el 9 de mayo de 2015, en el marco del 48 Congreso Misionero celebrado en Silao, Guanajuato. Desde esta ciudad, ubicada en la zona del bajío de México, el Embajador de Cristo dirigió sendos mensajes a la juventud reunida tanto en Houston (Texas), San Pedro Sula (Honduras), como en San Salvador (Ecosantuario).

En el mensaje a los jóvenes salvadoreños, el Apóstol de Jesucristo expresó: «Le doy gracias a Dios que me permite, por medio de la tecnología, poder ser parte de vuestro ánimo. Acabo de hablar con los hermanos de Houston (Estados Unidos) y de San Pedro Sula (Honduras), y he visto en sus rostros la misma expresión de alegría, coraje espiritual y valentía que estoy viendo en cada uno de ustedes.

«A semejanza de aquel joven llamado David, que iba a llevar el alimento a sus hermanos, y que escuchando la voz de aquel gigante, que retaba a Israel, y en su reto amedrentaba al mismo ejército, aquel joven sintió un grande celo contra aquel hombre… entró en él una plena confianza en Dios. Humanamente, era imposible que combatiera al gigante, pues era un joven mancebo. Sin embargo, en él había una plena confianza en su Dios, en quien tenía su seguridad, y al final lo venció.

 

«Sé parte de esta hermosa historia, que todavía no se termina de escribir», invitación apostólica a la juventud salvadoreña

«Mi alma se regocija de alegría al contemplar no a un David ni a dos… estoy viendo a miles de David entre vosotros, llenos de valentía, valor y decisión; pero sobre todo, llenos de la confianza que tuvo aquel mancebo contra el gigante… El Dios de él, es el mismo Dios que va a estar contigo, joven de El Salvador.

«Cuando te envíe a los campos de batalla y te enfrentes al mundo que, cual gigante nos hace el reto, yo te pregunto a ti, joven de El Salvador: ‘¿Aceptas el reto?, ¿te amedrenta su grandeza o capacidad? Y yo te digo: ten la plena confianza que tuvo David; a semejanza de él, tenemos una sola arma: nuestro Dios, que es el mismo Dios que estuvo con los Apóstoles Aarón Joaquín y Samuel Joaquín, y que es el mismo que hoy está con su Hermano Naasón Joaquín. Y agrego: ¡Tened plena seguridad que aquel Dios que abrió el mar por medio de Moisés; el que le dio la victoria a Josué en Jericó; el que estuvo con el Apóstol Aarón para conquistar la ciudad de Guadalajara —siendo el centro de fanatismo de todo America Latina—; el que estuvo con el Apóstol Samuel Joaquín para llegar a cincuenta naciones… es el mismo que está con su Hermano Naasón Joaquín. Es el mismo Dios que me ha levantado y me ha dicho que yo veré un grande Pueblo, multiplicado en grande manera, y yo quiero ahora incluirte a ti, joven de El Salvador, en esta batalla espiritual. ¿Tienes miedo?, ¿te acobardas?… No hermano, al contrario, sé parte de esta hermosa historia que todavía no se acaba de escribir; una historia que apenas comienza: la historia de Naasón Joaquín, pero también tu historia, tu legado… también el compromiso que hoy harás con Dios y que dejarás escrito tu nombre en la historia de Cristo, en la historia de los Hechos de los Apóstoles.

 

Estar atento y poner por obra el consejo de Dios, uno de los deberes del joven misionero

«Esta no es una reunión de jóvenes más, ni una reunión de estudios bíblicos más. Este es un enlistamiento al ejército espiritual de la Iglesia del Señor. Por eso, escucha, aprende, pon atención a estos consejos, los cuales serán tu arma, tu escudo, tu espada, para que cuando se llegue el momento —en agosto de 2015—, de entre el Primer Batallón que salga a la batalla espiritual, muchos de ustedes se contaran en él; otros jóvenes se preparan en el estudio de los idiomas, porque también iremos a otros países: la promesa de Dios es que a toda tribu, pueblo y lengua llegará la Palabra de Dios.

«Mientras, el enemigo ve en vuestros rostros ese coraje espiritual y tu confianza plena en Dios… verá que llegaremos hasta el último rincón para cumplir con la promesa de Dios. ¡No tenemos miedo ni temor; todo lo contrario: nuestra confianza está puesta en Dios. ¡La batalla ha comenzado! ¡Es nuestra batalla y nuestra historia! En esta batalla irán solo los valientes, no irán quienes piensen que la Obra es algo fácil. Yo quiero jóvenes decisivos.

«Joven de El Salvado: Dios te bendiga. A donde quiera que vayas, ve con la confianza en Dios. En ese coraje de conquistar almas. Le envío un saludo muy afectuoso al Cuerpo Ministerial de El Salvador, que me está apoyando en estos momentos aconsejando a la juventud. Que Dios le siga dando virtud en sus labios para que sigan preparándose en transmitir esa fe, confianza y amor por las almas en la juventud de la Iglesia de Dios, para que yo siga alegrándome en sus reuniones, juntamente con ustedes. Dios los bendiga».

 

Primer fruto de la juventud salvadoreña: el envío de los batallones espirituales a diversos países

Cinco meses después del citado mensaje apostólico, el Siervo de Dios visitó la República de El Salvador, en el marco de la cuarta etapa de su Gira Universal (9 al 24 de octubre de 2015). En su presentación en San Miguel, el 16 octubre de 2015, habló el tema «Hijos valientes de padres valientes», en donde, luego de su presentación, envío a los primeros obreros salvadoreños a distintos destinos, quienes se anotaron el 9 de mayo de 2015. Entre los países a los que los jóvenes han sido enviados se encuentran: Haití, Francia, Brasil, Ecuador, Bélgica, Suiza, Venezuela, Uruguay y Bolivia.

Antes de despedir a estos jóvenes, el Mensajero del Evangelio eterno expresó: «Debemos reconocer que de un hijo valiente, esforzado y entregado al Señor, existen unos padres amorosos, fieles, que honran a Dios y a la Iglesia, inculcando valores y principios en el corazón de sus hijos.

«De este lugar saldrá el segundo batallón de jóvenes… Madre y padre de familia, yo dije que mi tiempo ha llegado y, hoy también, el tiempo de tus hijos ha llegado. Me queda un pendiente únicamente, pues he visto una infinidad de jóvenes de los 14 a los 17 años que, con nostalgia en su corazón, dicen: ‘Yo esperaba también ser enviado a la Obra por el Apóstol Naasón’, pero entendemos que hay impedimentos a causa de la minoría de edad. No obstante, deberán continuar con su preparación y estarán bajo el cuidado e impulso de sus padres, y también de sus encargados».

A esta nueva generación de jóvenes se dirigirá el Mensajero del Evangelio eterno en su segunda visita a la República de El Salvador. La divisa es invariable: «Aún falta luz en el mundo: nosotros la llevaremos».