En Guadalajara, el Apóstol de Jesucristo despide a los colaboradores que le acompañan a la doceava etapa de su Gira Universal

(Coordinación de Crónica Apostólica) — El lunes 26 de febrero, cuando el reloj marcaba las 4:26 de la mañana, el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, dirigió sus pasos al templo de la colonia Hermosa Provincia, en Guadalajara.

Acompañado de algunos de sus colaboradores, el Apóstol Naasón Joaquín elevó su plegaria al Creador en el recinto sagrado. Acompañado del Coro local, quien entonó diversos cánticos espirituales, de un grupo de hermanos y de los ministros que esta mañana se dieron cita al templo, el Embajador de Cristo puso en las manos de Dios a su Pueblo, al Cuerpo Ministerial, a a las autoridades civiles, a la humanidad….

Al término de su plegaria, en la puerta de su casa, recordó cómo durante la pasada Santa Cena en Estados Unidos (14 de febrero de 2018), así como el día anterior durante la Escuela Dominical en Hermosa Provincia (Guadalajara), cientos de hermanos, que por diversas razones se habían apartado del Camino del Señor, regresaron de nuevo a la casa espiritual, que es la Iglesia.

El Apóstol de Jesucristo recordó que los días de la pasada Santa Cena, celebrada en San Bernardino, California, transcurrieron con celeridad: “Tanto que añorábamos la Santa Cena… fueron pocos días, pero se vivió muy hermoso!”. Resaltó que es la primera ocasión que los 50 estados de EE UU estuvieron presentes en el Sagrado Memorial.

Destacó que aún las autoridades y medios de comunicación locales, dieron testimonio que el cupo del auditorio Glen Helen Park fue rebasado con creces. Se calcula que asistieron más de cien mil hermanos, entre ellos un número importante de visitas.

Escuela Dominical para hermanos retirados: ejemplo a seguir en todas la iglesias.

En otro momento, el Apóstol del Señor destacó la Escuela Dominical especial que se llevó a cabo para hermanos apartados, que tuvo lugar el día anterior en Hermosa Provincia, en donde se registró la asistencia de centenares de invitados. Y destacó: “Qué hermoso que recordemos que la condición de hijos de Dios es hasta la venida de El Señor: La única regla es el corazón contrito y humillado”.

Tras ello, hizo referencia al texto bíblico del hijo pródigo y explicó que el padre y la madre, por muy malo que sea el hijo, siempre lo estima y lo busca, y si nosotros que somos malos, perdonamos. Mayor aún es nuestro Dios, quien tiene misericordia.

Y agregó: “No podemos ir delante de Dios con soberbia; debemos acudir a Él con humildad… y Él nos perdona”, recordó. En ese sentido, habló que el pecado influencia a la carne y pelea con el espíritu. Que son dos cosas: el arrepentimiento y dejar de hacer lo malo, los dos requisitos para el perdón de Dios porque nuestro Dios no es un Dios duro, es un Dios Justo.

El ancla de la fe es La Elección.

Antes de despedirse, recordó que un número grupo de invitados que acudieron el día 14 de febrero a la Santa Cena en Estados Unidos, eran hermanos retirados; sin embargo, aún conservan esa flamita encendida en su interior, porque reconocen la Elección.

Al término de la oración de cinco de la mañana, salió de su casa a despedir a sus ministros que lo acompañarán a la doceava su Gira Universal por la República Mexicana, que inicia el primero de marzo en Zacatecas.

El Siervo de Dios, quien había convocado a sus invitados a la Casa Apostólica, estuvo con ellos hasta que abordaron el autobús y se dirigieron a su primer destino: Zacatecas.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.