En Torreón ¡Los ciegos ya ven…! y a los pobres ¡es anunciado el Evangelio!

Zaragoza, Torreón, (Berea Internacional) — En Coahuila las misericordias del Dios Alto en la palabra, en la sonrisa, en los ojos y en el corazón del Excelentísimo Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, se extienden abundantemente.

Las visitas lloran, oran, y a su paso, le agradecen; los hermanos se cubren de amor y los predestinados hallarán camino y puertas abiertas.

Hoy lunes, después de su gloriosa Presentación ayer en el Coliseo Centenario, y hoy de su visita a hermanos en sus propias comunidades, el Gran Apóstol de Jesucristo trajo a esta entidad más mensaje de Salvación y Vida Eterna.

Aquí en la Casa de Oración de Zaragoza Sur, estuvieron hermanos de Santiago Ramírez, de Valle Margaritas y Lázaro Cárdenas.

Junto a ellos, muchas visitas que sintieron las bendiciones que experimentan las ovejas cuando oyen la voz del Pastor y la siguen.

El Enviado de Dios, Naasón Joaquín les dijo: Quiero dejar en vosotros una palabra de responsabilidad que os lleve a vosotros a seguir llevando este evangelio.

Y les recordó que una ocasión llegaron los discípulos de Juan el Bautista y le dijeron: hay un hombre que hace milagros y le preguntaban si era el que tanto había anunciado. Juan les dijo: vayan y pregúntenle a Él.

Estos, así lo hicieron, pero El Señor no les contestó con palabras sino que les dijo: Vengan y síganme.

Los discípulos de Juan entonces, atestiguaron cómo los ciegos veían, los cojos andaban, los leprosos eran limpiados, y los muertos eran resucitados.

Y el Enviado de Dios les preguntó a los hermanos que lo escuchaban, que si de verdad habían creído en Su Elección. Los hermanos gritaron que sí con sus labios, brazos y almas y les recordó que todavía hace falta luz en el mundo, exhortándolos a que le ayuden a predicar.

Entonces, anticipó, ellos y quienes hoy nos visitan gritarán a sus familiares, a sus vecinos, “¡vengan! ¡vengan a escuchar esta palabra donde los ciegos ven, los leprosos son limpiados! ¡los muertos resucitan y a los pobres es anunciado el Evangelio de Dios!

Los hermanos de la colonia Zaragoza, Santiago Ramírez, de Valle Margaritas y Lázaro Cárdenas de esta ciudad, no caben de gozo. Un Gran Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García vino hasta ellos y los amó.

¡Gloria al Señor!

Album Not found