En histórico reencuentro, el Apóstol de Jesucristo se presenta en Phoenix, Arizona

“Todo lo que el Señor pone en la ciencia de Dios, lo utilizamos, si no estorba los principios y valores de la Iglesia.”

(Coordinación de Crónica Apostólica) — La Iglesia del estado de Arizona en los EE UU se llenó de gloria, el domingo 10 de junio, en la magna presentación apostólica tan esperada por los cientos de hermanos de las ciudades de Phoenix, Tucson, Avondele, Sunnyslope, Mesa, Show Low, Douglas, Lake Havason y Yuma, lugares en donde la Iglesia La Luz del Mundo tiene presencia y gran aceptación social y cuya grey vestida de fiesta se hizo presente en este connotado auditorio.

El evento se llevó a cabo en el Centro de Convenciones de Phoenix, recinto al que acudieron además numerosas visitas y desde luego los hijos de Dios, que arribaron desde temprana hora, felices de ir a percibir el grato olor de vida de la Palabra de Cristo en el Apóstol Naasón Joaquín, que anhelaban escuchar en su visita de cierre de la decimotercera etapa de la Gira Universal, que viene realizando para confirmar la fe de los hijos de Dios, invitarlos a unirse al proyecto de evangelización y brindarles dones que requieran para el engrandecimiento y gloria de la Iglesia, que con pleno reconocimiento a la Elección de Dios, a su vez preparó su corazón para recibir al Ungido de Jehová.

Así lo manifestaron en la ferviente consagración que presidió el P.E. Héctor Johnson, durante la cual destacó la previa preparación espiritual de la iglesia, por parte de los ministros que los han visitado, para contarles las maravillas de Dios, por la fe en la Elección y en su nombre invitarlos a este memorable evento a escuchar el mensaje apostólico que penetra los corazones, y que enfatizó el ministro: “Viene con Palabra de poder para fortalecer la fe de sus hijos de Arizona y a los esparcidos en más de 56 países y que este día escucharán la transmisión y también se vestirán de luz en esta fiesta espiritual.” Por ello invitó a los presentes a entonar el cántico “En un tiempo de aceptación, oh Apóstol de nuestro Dios”.

 

El padre de la fe ingresa al recinto

Después de la lectura del Salmo arribó al recinto el Embajador de Cristo. El Coro de Arizona, integrado por los orfeones de Phoenix, Avondele y Sunnyslope, dirigidos por el hermano Agustín Ayala, acompañaron a la iglesia a entonar el cántico de bienvenida “La voz del alma”, escrito por el ministro Oracio De la Paz. El hermano P.E. Uzziel Joaquín, a nombre de la iglesia y sus ministros, con gran reconocimiento a la Elección, dio la bienvenida al Apóstol del Señor refiriendo Proverbios 18:4 “Aguas profundas son las palabras de la boca del hombre, arroyo que fluye, la fuente de sabiduría”, a lo que el Apóstol respondió con sencillez: “Mas por Jehová, mas por Jesucristo, quien está con su Hermano, es el que me da la capacidad”. Por ello, expresó con júbilo: “¡No a nosotros, oh Jehová, sino a tu nombre sea la gloria desde ahora y para siempre!”, y ya de rodillas oró al Altísimo. Enseguida se dirigió a la Iglesia de Arizona “…de entrañables recuerdos, de fe inquebrantable, heme aquí honorable esposa de Jesucristo, sois como una joya digna de lucir en la corona de la Elección, porque soy testigo que llevas grabada la identidad espiritual como un sello en tu corazón…”. Cálida salutación que se debe a que esta fue la primera Iglesia que él pastoreó, 25 años atrás y en la que valoró el amor de la Iglesia y aprendió a servirla, mas ahora en el ministerio que Dios le ha puesto y en que también en un inicio dijo al Señor, como Jeremías (V. Cap 1:6) ‘y me dijo Jehová: No me digas soy un niño, porque a todo lo que te envié irás tú, y dirás todo lo que te mande’ (Jeremías 5:1-6).

 

Iglesia de Arizona: ¡Yo te bendigo por representar la experiencia de mi principio!

Con esta honrosa distinción conferida por Dios y Jesucristo, el Apóstol del Señor se presentó ante la iglesia de Arizona, que bendijo “por representar la experiencia de mi principio en el Cuerpo ministerial, mi orgulloso presente y mi amado futuro, porque aquí aprendí a confiar en Dios y a reconocer que es mejor servir que ser servido, sois principio de mi vida y mi destino…”, encomienda que asumió el 8 de diciembre de 2014, y para reiterarse fiel servidor de Dios, los invitó a entonar el himno “Soy yo soldado de Jesús y siervo del Señor”, himno que define el perfil ministerial del Apóstol de la nueva era.

Antes de impartir el mensaje que Dios le inspiró dejarles, saludó a las visitas que habían acudido, les agradeció el haberse dado un espacio para acompañar a sus amigos y familiares a escucharle y le pidió a Dios que les diera un espíritu de prudencia para abrir el entendimiento que les permita discernir la palabra que ha venido exponiendo, acerca del impacto social de la Iglesia la Luz del Mundo en 57 países, porque ese día se celebrarían los primeros bautismos en Mozambique, una nueva nación que recibe el Evangelio, en cumplimiento a la promesa de expansión que Dios le hizo en su llamamiento. Envió un saludo al Hermano Ramón Roca y a la hermana María Mendoza, valiente misionera, a quien bendijo por su trabajo de evangelización en África y le aseguró que Dios tiene un lugar preparado para ella, allá en los cielos.

 

Una enseñanza para fortaleza y orgullo del evangelio que Dios nos ha brindado

Antes de abordar el tema del porqué el Evangelio del Señor es eterno, aclaró que su disertación de ese día también es para fortalecer la fe y el orgullo de ser la Iglesia La Luz del Mundo, cuyo impacto social, no obstante que está siendo reconocido y difundido con elementos de la modernidad y apoyo de la tecnología en las redes sociales, que dan a conocer tanto los elogios a la iglesia, como las críticas de las nuevas generaciones a la doctrina, prácticas y creencias, ante todo los jóvenes que la consideran anticuada y fuera de tiempo, argumentando que la fe no está de moda, que Dios y Jesucristo ya no son vigentes y otros calificativos por los que deciden no tener a Dios en su vida.

Ante estas críticas e indiferencia al Evangelio, el Apóstol de Jesucristo interrogó a la audiencia: “¿Se puede modernizar la doctrina y la enseñanza de Cristo?, ¿cambiarle o agregarle para atraer a estas nuevas generaciones?”, y respondió categórico que bíblicamente no es posible y para demostrarlo aportó el texto de Apocalipsis 16:19, en el que además hay sentencia para el osado que agregue o cambie las enseñanzas de Cristo; por lo que de nuevo interrogó a la iglesia: “¿Hemos de adaptarnos para estar a la moda?, ¿podremos cambiar la forma de adorar a Dios de rodillas?, ¿podremos ocultar las manifestaciones de su gran poder que nos hacen humillar la cérvix y postrarnos a los pies del Señor para adorarlo?, sólo porque actualmente a la gente no le gusta hincarse. ¿Se podrá quitar la oración de cinco de la mañana, porque es muy temprano para levantarse e ir a adorar a Dios?, ¿quitaremos nuestros cultos a Dios, para estar acordes con el mundo?, o el vestido y la forma de hablar los cambiaremos?, ¡No, de ninguna manera, porque son parte de la identidad de la iglesia y además Dios así lo ha revelado!”.

El Ángel del Evangelio eterno reiteró enfático que ni Dios ni Jesucristo han pasado de moda, ni es anticuado el evangelio, “es más actual que todo lo que conocemos y es el mismo, ayer, hoy y siempre. ¡Su Palabra está más viva que nunca¡ y tampoco es obsoleta para traer salvación al alma…”, afirmación categórica que calzó con la lectura de la Epístola a los Hebreos 13:8, e insistió en que “la misión de Cristo no puede catalogare de anticuada ni que fue para otra época, porque su Evangelio salvó a nuestros hermanos de la iglesia primitiva y hoy te sigue salvando, salvó a la juventud de ayer y salva a la actual, ¡Cristo nos sigue dando redención, él es el poder de Dios y vino a traer luz en medio de las tinieblas, trajo la vida donde imperaba la muerte, en Cristo nada es obsoleto…”, lo cual puntualizó aludiendo 1a. Epístola a los corintios, Cap. 5:17 y Mateo 24:35, confirmando que Cristo siempre será actual, su doctrina siempre permanecerá y seguirá siendo vigente, novedosa y viva. Lo que en cada generación sí cambia son las modas, las costumbres y la música, no así el Evangelio, y agregó: “¡Cristo y su Palabra, que sigue produciendo en nosotros un efecto y cambiando nuestra vida, seguirán vigentes y no pueden las modas, la música y las marcas trasnacionales, decirme cómo debo vestir, cómo vivir y como ser; pero si nuestras raíces e identidad no son firmes, sí”, y más si se cree que en el mundo está lo mejor, los mejores científicos, los mejores escritores, los mejores artistas e inventores, a quienes les otorgan Premios Nobel y reconocimientos de los que días después ya nadie se acuerda. No así de los hombres que escribieron una obra de 66 libros que han trascendido, porque hace más de 2000 años los escribieron nuestros hermanos y se integraron a lo que hoy es La Biblia, que aún se sigue leyendo, sigue influyendo en la sociedad y ningún escritor del mundo lo ha superado, sigue siendo el libro más leído.

El Apóstol del Señor, visiblemente emocionado con el don de Dios y cumpliendo con su propósito de dejar asentados en la iglesia universal y en las visitas presentes, los argumentos por los que la palabra viva del Evangelio no podrá cambiar jamás, porque es atemporal y eterno el Evangelio de Cristo. Explicó además, que el maravilloso libro de la Biblia “fue escrito por hombres inspirados por Dios y en este compendio están los Salmos de David, recitados por miles de generaciones y hoy esos cantos y poemas nos siguen estremeciendo, mientras que las historias de los grandes conquistadores quedan en el olvido. En cambio yo conozco un hombre que hace casi 21 siglos viene conquistando los corazones con un evangelio hermoso del amor, porque no ha necesitado armas para ser el mayor conquistador, tú eres ejemplo de que Cristo sigue conquistando las almas…”, enunciado que confirmó informando a la iglesia de la nueva conquista del Señor en Mozambique, a donde ya el Señor con su evangelio está conquistando nuevas naciones.

 

Porque la palabra es viva y eficaz, penetra en el corazón y en la mente

Con estos argumentos demostró que los mejores hombres no están en el mundo, sino en el Pueblo de Dios, que se sustenta con la Palabra revelada, que es poder, es una enseñanza poderosa, es palabra viva que discierne los pensamientos y penetra y discierne la mente, como lo expresa la carta paulina a los Hebreos, capítulo 4:12: “Porque la palabra es viva y eficaz2… y hoy tú lo sigues diciendo y experimentando, que sigue transformando los corazones con el poder del evangelio dado al Apóstol Aarón, al Apóstol Samuel y actualmente a su Hermano Naasón, que con la Palabra te quita el fanatismo, porque escudriña las mentes y las hace discernir.” Por ello, puntualizó que la fe no se hereda de padres a hijos ni tampoco con sólo leer las Sagradas Escrituras, sino por oír la palabra apostólica viva y eficaz, que produce virtud en los que la reciben, porque es la que hace que cada hijo de Dios actúe.

“¡Qué forma tan moderna e integral, de adaptarse a las necesidades de cada persona¡, sencillamente porque es atemporal, es eterna y te es útil en tu matrimonio, en tu trabajo, en las aulas de tu universidad y en tu vida personal, sólo Dios pudo hacer la palabra intemporal, que da luz a la vida, que sigue alumbrando en los corazones; por ello decimos, ¡aún falta luz en el mundo, nosotros la traemos!”.

Virtud que aseguró, la gente ya reconoce, sabe lo que se predica en La Luz del Mundo y que es el pueblo de Dios; porque aún en las pruebas de fe, que Dios permite, se manifiesta el poder y gloria de Dios, por la fe e intervención de su Apóstol, cuyas enseñanzas son las de Cristo, quien expresó que algunas adversidades en sus discípulos, serán para su gloria y del Padre (v. Juan 16:33).

Pero en ellas, el Señor da paz y confianza que en el mundo no se puede encontrar, que eso anuncien los que han creído de verdad, que son luz del mundo y que un Apóstol los envía a anunciarles el Evangelio, el que lo reciba tendrá esa paz y esperanza que ya miles de hermanos experimentan día a día y aunque padezcan aflicciones confían en Cristo que los fortalece e instó a seguir el ejemplo de su maestro, aunque algunos digan que en La Luz del Mundo van contra la corriente y así es, porque los fieles están en el mundo; pero no son de él.

 

La envidia mueve a los opositores del Evangelio de Cristo

El Siervo del Servo exhortó a fijarse que así como en tiempo de la primitiva iglesia, hubo opositores a la predicación del evangelio de Cristo, los hay en estos tiempos y se caracterizan por oponerse sembrando el miedo al castigo y con violencia resistir a la verdad, que saben ellos no tienen y como les imprecó el Señor: “Ustedes son de su padre el diablo, porque si fuesen de Dios, las obras de Él harían y tratarían de convencer con razonamientos, a la luz del Evangelio puro y perfecto que nos dejó el Señor…”.

Evangelio del que exhortó a la Iglesia Universal, que gracias a la internet lo escucha, a no avergonzarse nunca, porque los tiempos han cambiado y la palabra permanece. Lamentó que en la época del Apóstol Aarón tuvieran que simular que estaban de día de campo en las reuniones y cultos, por la oposición de los cristeros y que su padre, el Apóstol Samuel, soportara con serenidad las difamaciones y descrédito, por la envidia de la iglesia mayoritaria; mas ahora se alegró que haya más respeto, más tolerancia, “más apertura en la gente y oportunidad de escuchar la palabra genuina, del auténtico Evangelio eterno, que no cambiará y la iglesia seguirá adelante adorando a Dios e impactando en la sociedad, y aún en las autoridades, que ven que no somos un peligro para la sociedad y nuestra misión es ofrecer la esperanza que Cristo brinda”.

 

Exhortó a los fieles no avergonzarse del evangelio, ni porque digan que eses anticuado

Por que cuando se cree, es menester confesarlo e impartir la Palabra a los vecinos, en las aulas, en las universidades, en las empresas, pero estar conscientes que no todos aceptarán, otros con sus comentarios tratarán de denostar el Evangelio y la Iglesia del Señor, “pero es ahí donde los fieles a la Elección y a Cristo, no deben avergonzarse, ni sucumbir a los caprichos de los que critican, antes con argumentos darles a conocer tu forma de vivir, la fe que te mueve a actuar y lo que crees, presentar defensa en sabia mansedumbre, aclarándoles que en La Luz del Mundo no somos anticuados, antes todo lo que Dios pone en la ciencia de Dios, en la iglesia lo utilizamos, si no estorba los principios y valores de la Iglesia.”

A los jóvenes y a los niños les exhortó a decir ¡no a las drogas!, porque son hijos de Dios, a que practiquen el Evangelio de Cristo, a que lo demuestren con su conducta sobria, pero alegre, disfrutando de todo lo que Dios ha permitido que se invente y de todo lo creado, que no sea producto de la maldad del hombre y que son sustancias nocivas para el cuerpo, e insistió para anclar el mensaje en los fieles presentes, que la Iglesia vive en el mundo pero no es del mundo; por tanto, el Apóstol de Jesucristo los exhortó a decir con orgullo: “Yo elijo servir a Dios y vivo en esta sociedad, en la que debo alumbrar, como lo que soy, La Luz del Mundo.”

Respecto a cómo hacer para iluminar en las tinieblas, enfatizó el hombre de Dios, que primero recordando siempre que el Evangelio es eterno y no se puede cambiar, pero respetar las opiniones de los demás, ser ejemplo, apoyar al prójimo, ser responsables en su trabajo o escuela y santificando en todo a Dios, consejos que ya están en las Escrituras (V. 1a. de Pedro 3:15). Reiteró que eso es ser luz del mundo y así den cuenta de ello, explicando: “Soy luz del mundo porque discerní y comprendí que el Evangelio que me predica un Apóstol de Jesucristo, es Dios quien se lo ha dado y lo demuestro siendo honesto, respetuoso, consagrado. Los adultos confirmando: soy un valiente del Señor y mi responsabilidad es confiar en el evangelio perfecto. A las casadas aconsejó instruir con ejemplo y paciencia a sus hijos”.

 

Consejo apostólico para los Ministros de la iglesia

A los ministros de la iglesia que lo acompañaron a esta decimotercera etapa de su gira y a los que están al frente de la Iglesia Universal, el Apóstol del Señor los conminó a seguir siendo un referente en la sociedad, con su palabra y ejemplo, y los instó a superarse cada día: “Hermano ministro, no te avergüences de predicar la prosperidad, porque Dios te escogió para apoyar el crecimiento y participar con la iglesia…” Aclaró que vergüenza es permitir que haya mendigos en los atrios de sus iglesias y no hacer nada porque se superen.

Para ejemplo del orgullo que le dan los ministros que se esfuerzan y se superan aún académicamente, dio testimonio de hermano P.E. Miguel González Herrera, quien es ministro de la iglesia del Señor, y a sus 65 años de edad acaba de graduarse de abogado, con honores: “Como él, esfuércense para servir y atender mejor a la Esposa del Cordero, si por ello lo hacen, la superación está garantizada, ¡no se avergüencen, la iglesia seguirá triunfando!, ¡crean y tengan la confianza en aquel que me dijo, Yo estaré contigo! y a todos los comprometo a demostrar a la gente, con nuestra buena conducta, que somos La Luz del Mundo”.

Antes de concluir su mensaje y sus presentaciones de la citada gira, invitó a la Iglesia de Arizona a seguir siendo hijos de Dios en conducta y fidelidad a la Elección. Agradeció la atención de las visitas que acudieron, les reiteró que la Palabra de Cristo es y será siempre porque es eterna y les aconsejó escudriñarla. Para ir a la oración, pidió a la Iglesia que se solidarizara con los damnificados por la erupción del volcán en Guatemala, deber que ya estaban cumpliendo los hermanos de ese país, quienes gracias al Señor estaban bien, aunque algunos habían perdido sus casas.

El Embajador de Cristo se despidió de la iglesia del estado de Arizona, a quien para finalizar dijo: “Sois de un grato recuerdo para mí”. Salió del recinto dejando una estela de bendición en los presentes, incluso en las autoridades que acudieron a la invitación; entre ellos el Cónsul de la República de Chile, el Concejal de la ciudad, Michael Novakowski, quienes lo saludaron con gran deferencia y la representante de la alcaldesa de Phoenix, Thelma Wiilliams, quien a su nombre le hizo entrega de una proclama en la que reconoce la importante labor que ha hecho la iglesia y el Apóstol de Jesucristo enseñando a la gente de la ciudad a ser un gran ejemplo de cómo sitios marginales se pueden convertir en barrios y colonias honorables.