La Iglesia de Sunnyslope, Arizona, recibe la visita del Apóstol de Jesucristo

(Coordinación de Crónica Apostólica) — La tarde de ayer, el Apóstol Naasón Joaquín llevó un mensaje de orgullo y satisfacción a la iglesia que se congrega en el 1107 E. Hatcher Rd. de Sunnyslope, Arizona, lugar cercano a Phoenix, una pequeña Casa de Oración, cuya fe y amor a la bendita Obra de Dios, les ha instado a trabajar arduamente por el engrandecimiento de la Iglesia, la samaritana que los cobijó y en esta nueva era, tocados por el Manto de su Elección, se han unido a los proyectos apostólicos con la certeza de que la Iglesia La Luz del Mundo crecerá de manera inimaginable, como se lo anunció Dios a su Elegido.

Por ello, el Ungido del Señor, visiblemente emocionado y con gran satisfacción, alabó el trabajo de fe que está realizando ese pequeño grupo que lo recibió con excelentes noticias, pues además de adornar su casita de oración, adquirieron un extenso predio de tres acres y medio, en una connotada avenida y en un espacio elevado de la ciudad, en donde tienen planeado construir un enorme templo con cupo para más de 500 personas.

Durante su breve estancia, el Apóstol de Jesucristo, desde su ministerio, además de alegrarse por los frutos de esa rama de Phoenix, que es la iglesia de Sunnyslope, les garantizó que: “… por su gran trabajo y esfuerzo superior al grupo que conforma esa grey, Dios que se alegra de las sinceras manifestaciones de amor a su obra y para crecimiento de su Iglesia, los va a seguir bendiciendo…”, y lleno de emoción espiritual, porque al árbol se le conoce por las obras y lo que veía le era grato, exclamó: “¡Realmente éstos son tus hijos!”, a quienes invitó a orar para agradecer al Señor los triunfos que les está dando y la fe, que aunque son pocos, les permite pensar en grande y para gloria de Dios.

Antes de retirarse les dijo que también los esperaba en su presentación del domingo 10 de junio, en donde les compartiría ampliamente lo que Dios le revelara para dejarles algún don espiritual. Se despidió de la iglesia y salió acompañado del hermano Rubén Ramírez, encargado de de esta congregación, quien le mostró el proyecto arquitectónico de la construcción del templo que planean erigir en lo alto de la ciudad, enorme predio que el Varón de Dios quiso ir a ver.

Así que para continuar su periplo de ese día, que estaba declinando, llegó al sitio y subió acompañado del Pastor Uzziel Joaquín, en donde le explicaron cómo sería el levantamiento topográfico de esa magna obra que esperan desarrollar, primero con la bendita ayuda del Señor, de los hermanos esforzados y del hermano Noé Ramírez, quien tiene vastos conocimientos en bienes y raíces y aseguró que en la zona del terreno adquirido, bastante transitado y ubicado en la Avenida Creek, la ciudad crecerá y el templo destacará como lo que es, La Luz del Mundo.