El Apóstol de Jesucristo se despide de la Iglesia de Guadalajara: Inicia la sexta etapa de su gira universal

(Coordinación de Crónica Apostólica). – El viernes 18 de marzo, a las 9:30 a.m., el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, partió de la colonia Hermosa Provincia, en Guadalajara, Jalisco, a la que será la sexta etapa de su Gira Universal.

Por la mañana de ese día, durante las enseñanzas que imparte día tras día a los ministros que le acompañan en su oración matinal de intercesión por el Pueblo de Dios, el Apóstol del Señor anunció su partida, comunicada el domingo anterior a toda la Iglesia: “En unos momentos más partiré a la sexta etapa de mi gira que será por Estados Unidos, pues no he realizado una gira formal en aquel país y la Obra del Señor ha crecido mucho en ese lugar…”.

Aún durante su tiempo restante estuvo atendiendo audiencias de trabajo desde las seis de la mañana y posteriormente desayunó con un grupo de ministros a quienes, entre otros aspectos, hizo portadores de un saludo para las iglesias y les dio indicaciones de atención a las mismas.

Alrededor de las nueve de la mañana, el coro de Hermosa Provincia, de quienes se había despedido horas antes cuando lo acompañaron en su oración matutina, volvió a reunirse en la escalinata principal de los atrios del Templo Sede Internacional para verle partir como ellos lo saben hacer: cantando. Las alabanzas previas fueron todos himnos marciales: “Soy yo soldado de Jesús”, himno emblemático que marcó la misión apostólica de esta Nueva Era y ahora se ha convertido en canto insigne del Pueblo de Dios, siempre que éste emprende cada una de sus conquistas comandadas por su Guía espiritual; “La Iglesia del Dios Vivo marcha”, “A luchar somos huestes de la fe”, “Ya sea en el valle”, fueron otros de los himnos entonados.

En la puerta de la Casa Grande, un pequeño grupo de ministros aguardaba la salida del Apóstol de Jesucristo. Hizo lo propio un numeroso grupo de hermanos de todas las edades, incluyendo jóvenes y niños, que se allegó en los alrededores para verle partir y despedirse de él.

A las 9:30 de la mañana, el Apóstol de Jesucristo salió por la puerta lateral de su casa –que se encuentra en la calzada Dr. Samuel Joaquín Flores–, y antes de subir a su vehículo, que ya estaba preparado para llevarle al Aeropuerto Internacional Miguel Hidalgo de Guadalajara, se despidió de los hermanos que le esperaban afuera de su hogar: “Dios les bendiga. Dios les pague, cuiden de la Iglesia”, les dijo.

Enseguida, subió al estribo de su camioneta y desde ahí alzo su mano derecha para saludar a los integrantes del Coro local y a todos los hermanos que para esa hora ya encontraban en los alrededores de la colonia: ¡Dios les pague, hermanos! ¡Dios sea con ustedes! ¡Los llevo en mi corazón y sé que me quedo en el de ustedes! ¡Dios les bendiga y les guarde!… Mientras, la multitud le expresaba no solo parabienes de reconocimiento a su Elección, sino también a sus logros: “Dios lo bendiga Varón de Dios, le amamos”, se escuchaba entre la algarabía espiritual de las multitudes que de manera copiosa alzaban sus manos para despedirse de su padre en la fe.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.

Album Not found