La Iglesia de Las Vegas despide a los ministros que acompañan al Apóstol de Jesucristo en su Gira Universal

(Coordinación de Crónica Apostólica) — Esta mañana, los ministros invitados a la decimotercera etapa de la gira apostólica partieron de la iglesia de Las Vegas, que después de la oración de nueve se reunió en la explanada del templo de la avenida Cedar, para despedirlos y desearles buen viaje a los mensajeros, en su mayoría colaboradores de más de cincuenta años en el trabajo espiritual, que durante su estancia en la ciudad estuvieron explicando en las oraciones y servicios, les dieron testimonio de la bendición que significa para ellos y para la Iglesia que pastorean, acompañar al Apóstol de Jesucristo en su gira, días en los que compartieron sus vivencias y las maravillas que Dios ha hecho con su poder e infinita misericordia en sus familias y en la iglesia.

Los Pastores Leandro Ramírez, Antonio Adán, Job Zamora, Arnulfo Meza, Ramiro Hernández y José Hernández, entre otros, agradecieron las atenciones que les prodigaron; y estaban emocionados por el reconocimiento de la iglesia de Las Vegas, a su trayectoria ministerial en tres administraciones apostólicas, a su vez sus respectivas compañeras y el resto del grupo, igualmente coordinado por el P.E. Eliezer Gutiérrez, no partieron sin antes dar las gracias a la iglesia y a todos los hermanos y hermanas que con tanta calidez los habían atendido, al encargado de esta grey, el D.E. Hernán Licea y a su esposa, la hermana Yadira, al oyente José Antonio Rodríguez, quien amablemente les compartió agua y bebidas hidratantes para mermar el calor que agobiaba a los hermanos y el Señor está cumpliendo en él su palabra, que «cualquiera que dé un vaso de agua a estos mis pequeñitos, no quedará sin recompensa», pues acudió a escuchar la Presentación apostólica y al ser entrevistado por LLDM NEWS y CCA expresó que “al escuchar al Apóstol Naasón todo tiene sentido, los cantos me parecen muy espirituales, sus palabras y la congruencia de ustedes con el mensaje del hermano Naasón, me hacen desear ser parte de su iglesia, concluyó aclarando que además del comportamiento y fe que admira en ellos, ese día valoró la persona del Apóstol, que con sus palabras acarició su corazón y el de la audiencia.

Se despidieron igualmente agradecidos con el hermano José Bermudez, el Chef que les preparó el menú , quien al ser entrevistado dijo: “Dios es el que me da la suficiencia para combinar los sabores y agradar el paladar de los comensales…”. Los vastos alimentos que la iglesia les compartió con gran liberalidad. También agradecieron la solicitud de la hermana Marta Coronado en la cocina y éxito en sus proyectos y competencias culinarias, a su pequeño hijo, el joven chef, David Coronado, cocinero de vocación, quien desde pequeño desea estudiar para prepararle los alimento al Apóstol de Jesucristo. “Dios les pague y bendiga a las hermanas que atendieron las mesas”, fueron las palabras de todo el grupo al salir del comedor que siempre estuvo decorado y ambientado para recibir al Siervo de Dios, quien los honró con su presencia y mensaje, en dos ocasiones.

Igualmente agradecieron al hermano Gesrael Quezada, encargado del equipo de conductores que proporcionaron sus vehículos y transportaron con paciencia y solicitud a los ministros y a su respectiva esposa, los llevaron a presidir sus oraciones, a conocer algunos lugares turísticos y museos de la ciudad, incluso durante esos días gestionaron permisos para no presentarse a sus labores, a fin de estar disponibles para trasladar a los ministros y hermanas que presidieron oraciones, tanto en Las Vegas, como en Henderson y en el templo de la avenida Martin Luther King, ¡Que el alto Dios los bendiga y pague su excelente atención a los mensajeros del Apóstol de Jesucristo!

Esta memorable visita y sobre todo la magna presentación apostólica en el Hotel París fue reseñada por algunos medios de la ciudad de Las Vegas, entre estos las estaciones de radio 92.7, La Suavecita y La Tricolor, el diario “El mundo”, Las Vegas Univisión, Berea Visión y desde luego Coordinación de Crónica Apostólica, cuya Cronista también agradece en este espacio, las finas atenciones de los hermano José y Elizabeth Calzado, quienes la hospedaron con toda amabilidad, ¡Dios les pague, bendiga y cumpla los deseos de su corazón!