Más almas deciden seguir a Cristo.

Tlalnepantla, Estado de México, (Berea Ciudad de México) — A las 16:00 horas, en la iglesia de la Constitución de 1917, dos almas echaron mano a la vida eterna, dejando así el mundo y sus halagos para seguir a Cristo.

Los dos aspirantes al bautismo respondieron con un “Amén” a cada cuestionamiento que el Enc. Mizar Carranza realizó, a fin de dar paso al acto de los bautismos, en el que creyendo en la Elección y renunciando al mundo, fueron sumergidos para perdón de sus pecados. Dicho acto sagrado estuvo a cargo del Diácono Jacob Gutiérrez.

En esta Nueva Era, la Iglesia de Cristo es partícipe de la promesa de crecimiento hecha por Dios al Apóstol del Señor; pues día a día, del oriente y occidente, Dios trae a su pueblo a los que han de ser salvos.

1 de abril de 2018