«Por la defensa de nuestras libertades»: mensaje del Apóstol Naasón Joaquín a los empresarios y profesionistas de Iberoamérica

(Coordinación de Crónica Apostólica) — El domingo 13 de mayo, en el marco de la clausura de la Segunda Cumbre Interamericana de Empresarios y Profesionistas: «Laicidad: una conquista que jamás perderemos», el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, dirigió un mensaje ante los más de tres mil asistentes que se dieron cita en el Centro de Convenciones del World Trade Center, en la Ciudad de México.

Organizada por la Asociación de Profesionistas y Empresarios de México (APEM), la Segunda Cumbre Interamericana convocó, durante los días 12 y 13 de mayo, a delegados provenientes de Costa Rica, Colombia, Chile, Honduras, España y México, el país anfitrión.

El reloj marcaba las 20:27 horas cuando, al término de la cena de gala, el Apóstol de Jesucristo subió al podio y dirigió un histórico mensaje a los empresarios y profesionales. En primer lugar, mencionó el reconocimiento de la sociedad a la Iglesia La Luz del Mundo: «Este reconocimiento es una satisfacción muy grande para cada uno de nosotros, quienes no nos hemos olvidado de nuestras raíces ni olvidamos a nuestros abuelos», asentó.

 

La Época de la Restauración: los inicios

En este sentido, trajo a la memoria al Apóstol Aarón Joaquín, quien, a causa de su misión y su prédica, padeció insultos, exclusión, amenazas, acoso verbal, agresión física e, incluso, la cárcel. Destacó que en el inicio de la Época de la Restauración, la jerarquía católica ejerció una notoria influencia sobre las autoridades civiles, escenario que permitió innumerables actos de intolerancia y discriminación religiosa en perjuicio de los miembros de la Iglesia La Luz del Mundo —y de las minorías religiosas en México—, que quedaron en la impunidad.

Y agregó: «La lucha del Apóstol Aarón Joaquín, que inició en diciembre de 1926, no se redujo a la conquista espiritual de la Iglesia de Cristo; esa misma conquista nos fue abriendo oportunidades sociales y cívicas, de la cuales ahora somos parte. Posteriormente, continuó esta lucha el Apóstol Samuel Joaquín… ¡Y con qué orgullo y satisfacción vimos su labor!, ¡una vida de total entrega para darnos un lugar en la sociedad!».

En este tenor, resaltó que las batallas en defensa de las libertades, encabezadas por los Apóstoles de la Restauración, en ningún momento han llevado —ni llevarán— el propósito de imponer la doctrina de Jesucristo: «Como Iglesia de Dios, estamos enseñados a respetar el libre albedrío; como ciudadanos, tenemos el derecho a pedir respeto, aunque seamos miembros de una iglesia minoritaria.

«Para mí, es un orgullo estar con ustedes… ¡Ya no eres una luz pequeña!, ahora la sociedad te ve como una lumbrera y a través de ella proyectas tu trayectoria, historia y ejemplo… Hoy en día has sido testigo de cómo el mundo nos ha honrado y alabado. Por ello me siento muy orgulloso de cada uno de ustedes».

 

El amor de los Apóstoles de Jesucristo por su Pueblo: inconmensurable

Destacó que que durante la administración del Apóstol Samuel Joaquín (1964-2014), él buscó la prosperidad del Pueblo: «Si había alguien por el cual estábamos llevando un progreso, una bendición y una victoria, en aquella época, era por él, quien luchó y dio su vida por su Pueblo… y aunque no conocí a mi abuelo Aarón Joaquín, si conocí y fui testigo del trabajo de mi padre Samuel Joaquín».

En el contexto de la época electoral que tiene lugar en México (el primero de julio será la elección presidencial, así como la de senadores, diputados y algunas gubernaturas y alcaldías), en la que algunos miembros de la comunidad, en el ejercicio de sus derechos constitucionales participarán, les aconsejó: «Algunos, más que apasionarse en estas contiendas, en ocasiones van más allá: son más leales a personajes —que no digo que sea incorrecto—; pero sí te aseguro que nadie te amó más que tu padre Aarón; nadie te amo más que tu padre Samuel; y nadie te ha amado, y nadie te ama más, que tu Hermano Naasón.

«El enemigo buscará la forma de dividirnos porque hoy, más que nunca —por los tiempos, las circunstancias y por las situaciones que atraviesa nuestro país—, Dios ha visto el momento propicio para darnos a conocer, ya no como una luz pequeña, sino como una hermosa lumbrera. Pero también hoy, cuando Dios nos ha mostrado ante el mundo con poder, gloria y alabanza, el enemigo también querrá destruirnos metiendo en los corazones y en las mentes pensamientos de división, creyendo que una persona con la cual trabajamos en lo humano va a llegar a amarnos más que la Elección: jamás, hermanos, créanmelo, porque la Elección no es un cariño humano que sale del órgano llamado corazón… la Elección es un sentimiento que viene de lo Alto, y lo que viene de arriba sobre todo es.

«Yo te amo entrañablemente en el amor de Cristo: yo busco tu prosperidad y tu beneficio; y aunque aparentemente el enemigo llegue a augurarte cosas malas, conmigo nunca van a perder… ¡Yo lucharé por ti!, por esa libertad que Aaron Joaquín y Samuel Joaquín lograron con todo su esmero y más allá de sus fuerzas… yo la voy a continuar».

 

La lucha por conservar las libertades continúa

Enseguida, afirmó categórico: «No lucho para lograr nuestra libertad, porque ya somos libres. La lucha de los Apóstoles hoy la vemos reflejada; más bien, hoy tenemos que luchar por mantenernos libres, sabiendo que el enemigo, con sus secuaces, siempre estará buscando retomar el poder para volver a imponer una doctrina que a base de cruzadas, inquisiciones e instrumentos de tortura se predicó por siglos… nada mas que con mentiras. Me refiero a un grupo religioso que, tomando la bandera de Cristo, impuso una doctrina que no tiene nada que ver con nuestro Señor Jesucristo.

«Es tu ejemplo, tu vida y tu conducta la que se está reflejando hacia afuera; la que está diciendo que realmente tú eres un cristiano y un hijo de Dios. ¿Porque lo dicen tus palabras?, no. Porque la doctrina que se te ha predicado ha sembrado en ti la formación de valores y principios espirituales, esos valores que solamente los hijos de Dios pueden tener, los que no se adquieren a través de la lectura de la Biblia o de algún libros de teología. Fe y conducta que solamente se adquiere y practica por medio del Espíritu de Dios, quien a través de su gracia nos compró y a través de su doctrina nos obliga y anima a seguir adelante».

 

A un paso de la unidad perfecta

En otro momento, expresó: «Hermanos: estamos a un paso de conquistar esta unidad. Porque aquí, verbalmente decimos: ‘Estamos unidos’, pero todavía nos falta anunciarlo al mundo. Yo creo que Dios nos está poniendo en esta última prueba para demostrarle al mundo que realmente este Pueblo vive y actúa como un solo hombre. Y aunque respeto la ideología de cada quien, en lo que se refiere a lo político, también tengo que seguir luchando por tu libertad, por la libertad de tus hijos… lucho más allá del presente, porque la Iglesia, en un futuro, siga teniendo esta libertad. Y a través de ella el mundo tenga conocimiento y tome la decisión, en el libro albedrío que Dios nos garantiza, de servir a Dios o no, por eso dije que estamos a un solo paso.

«No crean que otra gente les va hacer más leal. Esa gente lo que va a buscar es el pretexto para separarnos. Si hay algo que te va a dar la victoria es la unidad: la unidad que Dios, a través de la Elección, les garantiza… Yo también les prometo, en nombre de aquel que me envió, en el

 

Recordó el testimonio de una persona, quien le inquirió:

—Señor, ¿usted cree en el cambio de México?
—Sí, señor, yo creo en el cambio de México —respondió el Apóstol.
—Usted sueña mucho, cree en algo imposible.
—Tiene razón, yo creo en los imposibles, porque mi Dios es un Dios de retos y de situaciones cumplidas de lo imposible.

 

El Dios de promesas cumplidas

Antes de despedirse, expresó: «Hoy es el momento de que marchemos —a semejanza de lo acontecido en Jericó (v. Josué 6:1-25)—, y que aquello que es imposible para nosotros se transforme en lo posible. Dios no los dice: ‘Solamente camina alrededor de sus murallas y yo me encargaré de que caigan’. Y entonces tú verás cumplida la promesa de Dios que hoy, a través de tu Hermano Naasón, te está haciendo.

«No te desesperes… Yo te lo digo abiertamente: no confíes en el hombre como hombre en sí, confía en el Hombre de Dios, quien te garantiza esta victoria (v. 2 Crónicas 20:20)… Confía en Dios y no seas como aquellos que, ante la presencia de los gigantes y de las murallas, quisieron amedrentarse. Sin embargo, aún de esos huesos secos, el Señor volvió a regenerarlos: salieron otra vez las venas, las coyunturas y volvió a fluir sangre. El hueso, que estaba inerte, volvió a tener vida.

«Hoy estamos viendo un hermoso comienzo de grandeza, prosperidad y respeto… El cambio realmente se dará en México y este saldrá de ustedes, de los verdaderos hijos de Dios… Yo no descanso, seguiré luchando por cada uno de ustedes y el mundo sabrá, por nuestras obras, hechos y buena conducta, ¡qué poderoso Pueblo es éste! ¡Muchas felicidades! ¡Sigamos adelante! Dios los siga bendiciendo y prosperando, conforme a las promesas que Él nos ha dado.

 

Entrega de reconocimientos y galardones

A las 19:53 horas, la Asociación de Profesionistas y Empresarios de México (APEM), conformada por los hermanos Rogelio Zamora Barradas, Silem García Peña, Ruben García Figueroa y Hamlet García Almaguer— entregó las preseas y reconocimientos a los profesionistas y empresarios que destacaron en distintas disciplinas, en el año 2017. Los galardonados fueron los siguientes:

  • Primera categoría en deporte. Alejandro Rumba, ciclista (Colombia).
  • Segunda categoría en emprendimiento. Expansión: Healty People (México).
  • Tercera categoría en emprendimiento. Pequeña y mediana empresa. Ana Fashion (Costa Rica).
  • Cuarta categoría en Ciencia. Eunice Matías, maestra en Ciencias del Cinvestav (México).
  • Quinta categoría en Arte y Cultura Nacional. Eunice Torres, soprano (México).
  • Sexta categoría en Arte y Cultura Modalidad Pintura. Jerónimo López, artista (México).
  • Séptima categoría en Tecnología. Asa Mata Guadarrama, director de la empresa Hackter.
  • Octava categoría en Derechos Humanos. Jazel Martínez, psicóloga quien representó a Mexico ante la ONU, quien presentó propuestas para la eliminación de la discriminación.
  • Novena categoría en Comunicación en Prensa Escrita. Armando Maya Castro, columnista de El Occidental y El Mexicano (México).
  • Décima categoría en Comunicación en Radio. Abel Ramirez Ramírez, periodista de Televisa Radio (México).
  • Décima primera categoría en Comunicación Internacional. APS (Estados Unidos).
  • Décima segunda categoría en Comités estatales destacados de APEM. Baja California, Nuevo León y Sinaloa.
  • Décima tercera categoría. Pastor destacado en su trabajo en APEM. P.E. Juan Peláez Espinoza.
  • Décimo cuarta categoría. Ministro destacado en superación académica en 2018. Acaba de concluir su doctorado. Víctor Hugo López (México)
  • Décimo quinta categoría. Ministro que ha impulsado eventos sobre Derechos Humanos y Estado laico. Enc. José Luis López.

 

Despedida

Al término de la entrega de las preseas, los empresarios y profesionales se unieron a la Orquesta Sinfónica, quien interpretó el canto «Contigo estoy tan feliz». El Apóstol Naasón Joaquín escuchó atento la melodía, acompañado de sus hijos en la fe. Este himno, que fue cantado por primera vez por los ministros que lo acompañaron en la undécima etapa de su Gira Universal, en Puerto Vallarta, Jalisco, expresa en su coro: «Contigo estoy tan feliz, oh Jesús mi Señor, que me has dado la vida, me has dado amor, me has dado paz, contigo estoy tan feliz oh Apóstol del Señor, a ti te doy mis fuerzas para el servicio del Señor».

El reloj marcaba las 20:54 horas, cuando el Excelentísimo Apóstol de Jesucristo se despidió de los empresarios y profesionales, sus hijos en la fe: «Dios les pague y les bendiga, hermanos».

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.