Michoacán se alista en vísperas del Enviado de Cristo

(Coordinación de Crónica Apostólica) — Ante el inminente arribo del Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García al Estado de Michoacán, quien se presentará el próximo domingo 8 de octubre en el Palacio del Arte de Morelia a las diez horas; las iglesias de la localidad se alistan de manera integral y dan la bienvenida al grupo de ministros de avanzada, coordinados por el P.E. José Hernández.

El Estado de Michoacán recibió el Evangelio de Cristo en el año de 1954, siendo Apatzingán la primera iglesia en este Estado, según comunicó a la prensa, el vocero de la Iglesia La Luz del Mundo en Michoacán, D.E. Adrián Calvillo Delgado. En testimonio del P.E. José Hernández, fue también el primer Estado visitado por el Apóstol Samuel Joaquín en septiembre de 1964 volviendo al año siguiente. En ese entonces el autobús en el que se trasladaba él y sus jóvenes colaboradores llegaba solo hasta Parácuaro y de allí tenían que trasladarse en caballo o a pie hasta la Estancia, Michoacán, iglesia por demás bendecida con la presencia constante del Varón de Dios, y en su momento visitó también las iglesias de Apatzingán colonia Los Arquitos, Uruapan y Buenos Aires, todas ellas en el Estado.

Actualmente, dicho Estado cuenta con cuarenta Iglesias establecidas y otro tanto en misiones, entre ellas ocho batallones enviados por el Apóstol Naasón en noviembre del año pasado; los cuales, a decir del Ministro Local D.E. Rubén Estrada, quien en el mes de agosto pasado fue asignado a esta iglesia, están dando buenos resultados en la conversión de almas, gracias a la visión futurista de quien los envió.

Sin embargo, la ciudad de Morelia no había recibido hasta hoy la visita de un verdadero Apóstol de Jesucristo; es por ello, que los hermanos rebosan de júbilo, testifica el hermano Jacob Benites Abarca: “Desde que se nos dio la noticia, que el Siervo de Dios visitaría esta Iglesia, nos parecía un sueño y aunque veíamos a los hermanos y hermanas trabajando día y noche en las mejoras materiales de este lugar, nos seguía pareciendo como que soñábamos, pero hoy vimos un autobús llegar con los ministros que enviaba el Apóstol del Señor y sentimos que él ya está con nosotros, ahora nuestro sueño se vuelve realidad”.

A esta 11ª etapa de su Gira Universal, el Enviado de Dios invitó a los siguientes ministros con sus esposas: De Estados Unidos, al P.E. José Hernández, D.E. Benjamín Aguilar, obreros Edrei Alas Ordoñez, Eliasib Padilla Armendáriz, Joab Osorno Arguello, Saúl Ocaña Perea y Zimram López López; de Sudamérica a los pastores Filomeno Almonte Luna, José Ignacio Álvarez Gómez, diáconos, Luis Helmer Patiño Tovar y Reynaldo Rosales Rivera; de Europa invitó a los diáconos José Luis Prats Gallego y Juan Francisco Aguilera Pérez; de Centroamérica a los pastores Julián de Jesús Acevedo López, Ramón Cayunao Tralma, Víctor Gerardo Alvarado y los diáconos Álvaro Ruiz Umaña, Enrique Molina Díaz, Francisco Edgardo Portillo Pacheco, José Neftalí Cisneros Pereira y de México al D.E. Rafael Lechuga López y al O.E. Efraín Méndez Varela.

Al término de la recepción que los hermanos de la colonia Hermosa Provincia en Morelia, dieron a los enviados apostólicos, el Pastor José Hernández los invitó al interior de la Casa de Oración para dar lectura a la relación de su participación en cada una de las iglesias locales durante el servicio de esa tarde y así mismo transmitirles las indicaciones que a través de él, les había girado el Siervo de Dios esa mañana antes de salir de la ciudad de Guadalajara:

“El propósito de la misión es manifestar el cuidado del Apóstol del Señor en su preocupación por los hermanos de la Iglesia, como de los ministros en este Estado, considerando que son regiones peligrosas donde -dijo el Apóstol del Señor: ´Manifiesten a los hermanos el cuidado que deben tener todos ustedes de no hacer mención en ninguna forma acerca de los grupos que existen en estas regiones, concrétense solamente a lo que son enviados, que es la preparación de las iglesias para nuestra próxima reunión y los beneficios de la enseñanza apostólica, los logros que obtienen los miembros de la Iglesia del Señor con dicha enseñanza; pues no solo los hace buenos cristianos para Dios, sino que también forma mejores ciudadanos para el mundo y todo, gracias al Evangelio de Cristo el cual se predica a todos por igual sin hacer distinción de personas -y recalcó: Tener ese cuidado para que no se vaya a provocar a nadie ni se vaya a exponer a ningún tipo de peligro”.

Después de dar las indicaciones que envió el Apóstol del Señor en su cuidado paternal por sus hijos que radican en este Estado y por sus ministros, el hermano José pidió al hermano Benjamín Aguilar dar lectura al orden programado para ese día, a fin de que, dependiendo de la distancia, cada uno tomara el tiempo pertinente para llegar a su destino. De esa manera los invitó a orar poniendo en las manos de Dios las actividades que emprenderían a partir de ese momento. La oración fue ferviente y con la sensación de espiritualidad que viven los invitados de un Hombre de Dios a una Gira apostólica.

Por la tarde, todas las Iglesias donde fueron los enviados del Siervo de Dios, gozaron de la palabra que el Padre de la Fe les envió y disfrutaron el ambiente que se vive en vísperas de tan insigne visita. Los hermanos de la colonia Hermosa Provincia, en Morelia después de haber escuchado al P.E. José Hernández, enviaron un saludo al Apóstol del Señor y en su oración final pasaron al Altar para pedir a Dios a través del himno: Una Oración, que en sus palabras refiere:

Inclina Oh Dios tu oído a mí y escúchame; Es por la lámpara que alumbra a Israel: Ruego Señor tu bendición, derrama siempre sobre él, que solo amor, salud y paz abunden siempre en su hogar, que tu mirar, sea su luz al caminar…
La oración de petición se convirtió en un hermoso avivamiento espiritual no solo en esta iglesia, sino en todas las iglesias del Estado, según refieren los ministros enviados; al culminar sus peticiones, elevaron la Oración de Adoración exclusiva a Dios.

Así viven y experimentan los hermanos de Michoacán esta parte de la historia de la Iglesia del Señor en esta Nueva Era.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.