Oración Apostólica en la Col. Maestro Aarón Joaquín

El martes 24 de noviembre, el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, asistió a la Casa de Oración ubicada en la colonia Maestro Aarón Joaquín, en Guadalajara; para elevar su oración matutina en favor de su pueblo.

A las 4:18 de la mañana salió de su casa ubicada en la colonia Bethel acompañado por un grupo de colaboradores con dirección a la referida colonia. Eran las 4:33 cuando el Varón de Dios ingresó al Templo en ese lugar; un pequeño grupo de hermanas que se encontraban en el templo a esa hora, fueron sorprendidas con la inesperada presencia del hombre de Dios, quienes al verle comenzaron a glorificar el nombre de Jesucristo con lágrimas de júbilo. El Apóstol de Jesucristo les saludó sonriente y enseguida se dirigió a su oratorio.

Cuando los Ministros que le acompañaban esa singular mañana terminaron de orar a Dios, empezaron a entonar el himno “Dulce oración” junto con los hermanos que ya se encontraban en ese sublime instante; entre tanto el Ungido del Señor continuaba su diálogo con el creador. “Dulce oración, dulce oración, al trono excelso de bondad…” refiere el himno que esa mañana cobró particular significado.

A las 4:43 salió de su oratorio y dirigió unas bellas palabras de vida a los hermanos presentes, quienes ante su presencia se desbordaban en bendiciones y expresiones de júbilo para él: “Dios les pague hermanos, Dios los bendiga, que alegría verlos en este lugar buscando al Señor a temprana hora, son los ángeles que esta mañana me acompañaron a orar a mi Padre por todo el pueblo. Dios les pague y siga poniendo en su corazón ese hermoso sentir para que busquen a temprana hora a nuestro Dios, Dios los bendiga y Dios los guarde” entre tanto ellos daban libertad a los sentimientos de su alma por esta sublime bendición.

Al salir de la Casa de Oración, hizo un pequeño recorrido en el sitio para dar instrucciones relacionadas con la proyección de la Iglesia del Señor en ese lugar. El D.E. Guillermo Granados  quien es el Ministro en turno, lo invitó a pasar a un espacio preparado para él, donde le mostró el proyecto del Nuevo Templo que se ha de erigir en esa colonia. Ahí el hombre de Dios dio indicaciones específicas sobre dicha construcción y conversó sobre las edificaciones de la Iglesia del Señor, las cuales deben ser funcionales y visibles –dijo, porque hay construcciones muy hermosas pero están escondidas; en virtud de ello se deben buscar las mejores áreas de proyección y hacer todos los trámites reglamentarios para los respectivos permisos de construcción por la vía formal, porque las autoridades no están obligadas a darnos un buen trato, sino un trato igualitario.

Al terminar su discurso agradeció a los hermanos las atenciones y el lugar que le tienen preparado y expresó: “Ahora tengo más pretextos para venir a este lugar” De esa manera se despidió, dejando en la percepción de todos ellos un muy grato olor de vida para vida.

Se escribe así una mañana más, en la vida del Ungido de Dios en esta Nueva Era.