Por el dispensador de la Gracia dan caudal de amor

LOS SAUCES, Nay., México. (Lldm News). – Este día (4 de marzo) ha quedado marcado en la historia cronológica de la Iglesia en la colonia los sauces, Tepic, Nayarit. A cargo del D.E. Abisaí Villatoro, pues se llevó a cabo un servicio especial de visitas donde 40 aproximadamente se hicieron presentes, palabras proféticas del gran Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín García, cuando los visitara el día 7 de noviembre del 2017, que esa casa de oración Él la veía insuficiente para la bendición que Dios les dará, hoy a casi 4 meses de la visita apostólica se empieza a vislumbrar el cumplimiento de esas palabras.

Antes de iniciar el servicio, el coro de esta colonia, por medio de alabanzas en los atrios del templo invitaba a las personas que transitaban por la avenida en que está ubicada la casa de oración, al igual el grupo de niños recibían a las visitas con una flor y los acompañaba hasta su lugar.
El reloj marcaba las 5:03 p.m. cuando diera inicio el servicio presidido por el Enc. Joab Israel Gómez, ministro de Ejido Mora, durante el servicio pasaron el grupo de niños en primer lugar, grupo a quien el Apóstol Naasón Joaquín los ha llamado Guerreros, pues no se avergüenzan de predicar el evangelio, los niños entonaban la alabanza “Yo adoro a un Dios omnipotente” y al despedirse, les decían a las visitas que esa era su manera de agradar a Dios y también los invitaron a seguir visitando a esta Iglesia.

El jóvenes y señoritas, quienes con la lectura de capítulo 53 del libro de Isaías acompañó la alabanza “La luz de la vida”, una alabanza que narra el amor de Cristo al sacrificarse por la humanidad y quien vive lleno de poder y majestad a la diestra de Dios, también en su despedida invitaron a las visitas a que no fuera la última vez que visitaran la iglesia.

El punto doctrinal lo presidio el E.E. Eleazar Romero, quien dio un mensaje de ánimo a las visitas y como lo dijera el Apóstol Naasón Joaquín García, no es casualidad que te hayan invitado a la iglesia, Dios ya te tenía preparada esa grande bendición.

Después del punto doctrinal, pasó al frente de la Iglesia el hermano Alonso Medrano, quien narró su propio testimonio de como Dios hizo la obra en su corazón, pues en su vida pasada negaba la existencia de Dios, de Cristo y de los apóstoles, pero un día a Dios le agradó traerlo a su pueblo y lo sacó de las tinieblas en que vivía, a lo que el hermano expresó su alegría de que Dios lo haya traído a su iglesia.
Al finalizar el servicio se oró especialmente por las almas que visitaron este día, para que Dios los bendiga y que haga esa obra perfecta en sus corazones.

Album Not found