Presentación Apostólica en la Iglesia de Tehuacán, colonia Flores Magón

 

(Coordinación de Crónica Apostólica).– El viernes 20 de mayo, el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, visitó la Casa de Oración ubicada en la calle Gabino Barrera n. 728, colonia Ricardo Flores Magón, en Tehuacán, Puebla.

Procedente de la Iglesia de la colonia México, ubicada también en dicho municipio –donde había estado 21 minutos atrás–, el Apóstol de Jesucristo ingresó al templo, que actualmente se encuentra en construcción. El hermano D.E. Santos Gutiérrez, encargado de esta Iglesia, invitó al Apóstol de Dios a pasar a la nave principal de la Casa de Oración, en donde personalmente supervisó el avance de la obra y se congratuló con el propósito de la Iglesia de remodelar y ampliar el recinto sagrado, que se ubica a ocho cuadras del palacio municipal y del centro histórico de Tehuacán. El reloj marcaba las 5:48 de la tarde.

Después de dar el recorrido a la obra negra del que será un majestuoso templo a la gloria de Dios, el Apóstol del Señor descendió a la planta baja del templo, en donde se llevan a cabo los cultos, la cual se encontraba pletórica de hermanos. A su ingreso, el Coro local, ataviado con un impecable uniforme blanco y azul rey, entonaba la alabanza “Eres como los cedros de Líbano”. En el interior del recinto, decenas de visitas esperaban al insigne visitante: el Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquín.

La fe del Centurión

En el área ministerial, el Siervo de Dios, antes de dirigir un breve mensaje y expresar un saludo, contempló por unos segundos a sus hijos en la fe. La algarabía espiritual por tener entre ellos a su maestro y padre en la fe era prácticamente incontenible. Las lágrimas de alegría y contentamiento brotaban de los ojos de los ancianos, adultos, jóvenes y niños. El Manto de la Elección rozaba los corazones y la virtud permeaba místicamente en el alma de los creyentes.

En su mensaje apostólico, expresó lo siguiente: “Cuando vengáis a darle la gloria a Dios, por medio de esta Casa de Oración que estáis edificando, alegraos. Su ministro me dijo que estaban en construcción y que él sabía que poniendo yo un pie en este lugar serían benditos. Sin embargo, no hay necesidad de que yo ponga el pie, porque mi oración ya está desde antes con vosotros. Pero el Señor que me inspira a venir con ustedes y yo les digo: ‘Tengan confianza porque muy pronto esta Casa de Oración será inaugurada, para que también en este lugar se dé testimonio de vuestra fe, amor y reconocimiento a la Elección Santa’.

“Quiero doblar mis rodillas y pedirle a Dios que te ayude, aumente tu fe y fortalezca esa obra que hay en tu corazón cada vez más y más. Que pronto llegue a mis oídos la noticia de que se ha terminado esta hermosa Casa de Oración. Oremos a Dios en el nombre de su hijo Jesucristo”.

Después de la oración que se elevó en el recinto sagrado, semejante al día del Pentecostés, el Apóstol Naasón Joaquín se despidió de sus amados hijos espirituales: “Hermano: te llevaré en mis oraciones para que Dios cumpla pronto ese hermoso propósito y Dios quiera y me permita, si Él así me lo inspira, venir a acompañarte también a la inauguración de esta hermosa Casa de Oración. Pero si Dios no lo permite por algún trabajo o situación, yo mandaré a alguien que en mi representación, con la autoridad que yo le dé para consagrar este lugar. Pero yo espero pronto volverlos a ver. Que Dios te bendiga y te prospere, y te siga ayudando a concretar esta hermosa construcción. Dios los bendiga”.

Con este mensaje, el Apóstol del Señor se despide de los hermanos de Tehuacán, Puebla. A su paso, saludó a las hermanas y los hermanos y expresó palabras de bendición a cada uno. Una valla de niñas y niñas no podían contener las lágrimas y lo saludaban con sus manos, mientras él puso su mano en la cabeza de algunos de ellos. Estas manifestaciones de amor, fe y reconocimiento solo pueden explicarse porque, como dijo el Señor Jesucristo, “esta es la obra de Dios, que creáis en el que él ha enviado” (Juan 6:29).

El reloj marcaba las 5:57 de la tarde cuando el Apóstol de Dios emprendió su camino al Eco Santuario de Amozoc. En esta tierra poblana, como él lo ha expresado en reiteradas presentaciones, la bendición apostólica no fue en particular a una sino a todas las iglesias del estado de Puebla. Entre tanto, las gracias y dones espirituales han adornado a sus hijos en la fe.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.

#BereaInternacional
#LLDM
Album Not found