Primer Concilio Internacional de Pastores de la Iglesia La Luz del Mundo

Los días 10 y 11 de noviembre, tuvo lugar en la ciudad de Silao, Guanajuato, el Primer Concilio Internacional de Pastores de la Iglesia La Luz del Mundo, convocado por el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, con el propósito de dar a conocer la reciente restructuración administrativa de la Iglesia.

Con base en la promesa que Dios le hiciera el 8 de diciembre de 2014, respecto a la inmensa expansión que tendrá la Iglesia del Señor, el Apóstol Naasón Joaquín llevó a cabo la reestructuración administrativa de la Iglesia en sus jurisdicciones internacionales, nacionales, distritos y ministerios, como lo había adelantado en la reunión que sostuvo con los pastores y profesionistas de la Iglesia celebrada el pasado 17 de mayo en la Ciudad de México.

En este histórico primer Concilio en esta nueva era, se expusieron temas doctrinales relacionados con la labor pastoral de los ministros de la Iglesia y el Apóstol Naasón Joaquín dio a conocer personalmente los nuevos ministerios, direcciones y distritos que se añaden a la estructura eclesiástica. Después de ello, en un hecho significativo, firmó los nombramientos de los nuevos directores de ministerios y pastores jurisdiccionales, y los entregó personalmente a cada uno, instándolos a trabajar desde ese momento en sus nuevos cargos ministeriales y responsabilidades.

Al día siguiente –el 11 de noviembre–, concluyeron los trabajos de este Primer Concilio Internacional. Cabe destacar que mientras se desarrollaban los trabajos del Primer Concilio, durante las oraciones en la Torre de la Fe, como se denomina a la Casa de Oración de Silao, participaron los siguientes orfeones: el día 10, el de León, Guanajuato (5:00 am), el de Irapuato, Guanajuato (9:00 am), y el del estado de Querétaro (6:00 pm); el día 11, el del estado de Aguascalientes (5:00 am), el de San Luis Potosí (9:00 am) y por la tarde, durante un servicio especial de oración a Dios, el del Estado de México Zona A.

En la tarde del día 11, los pastores y la iglesia local se reunieron en un servicio de adoración a Dios, unidos a los coros. En este culto especial, algunos de los pastores y sus esposas cantaron himnos y dieron gracias por las bendiciones recibidas.

A las 6:16 de la tarde, ingresó el Apóstol de Jesucristo al majestuoso templo y dirigió un mensaje a los pastores, donde los invitó a trabajar con denuedo en sus responsabilidades en pro del crecimiento y proyección de la Iglesia del Señor.

El lema de este Concilio resume lo tratado en esta histórica reunión: “Proyectando el futuro con visión apostólica”.