“Salir de los templos y alumbrar al mundo”: estrategia de evangelización para la Iglesia Universal

(Coordinación de Crónica Apostólica) — “Hoy comienza una nueva etapa para la Iglesia La Luz del Mundo: llevar el evangelio a otras esferas, salir de los templos y alumbrar al mundo. Esta ciudad está acostumbrada a ver espectáculos mundanos, pero el Evangelio es un alimento para el alma”, dijo el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, durante la comida que le ofrecieron los hermanos del estado de Nevada, después de su magna presentación apostólica.

Y añadió: “No es una vanidad traer la Escuela Dominical a un auditorio en el centro de La Vegas: es una estrategia para anunciarles un camino de paz y trascendencia, alumbrar en las azoteas y en las plazas, porque el Evangelio no se debe esconder, nuestro deber es hacer que brille…”.

Mencionó que un numeroso grupo de personas preguntó de qué se trataba el evento que se celebraba en Concorde Ballroon París, de Las Vegas, Blvd. Por su parte, quienes asistieron “no vieron milagros de sanidades, pero fue evidente que sintieron paz y alegría en su alma, Dios va a hacer la obra en muchos de ellos.” Aquí se refirió a una mujer, que conmovida en su espíritu, temblando de emoción se acercó a saludarle cuando salía del recinto.

Insistió en que más de alguno dirá, ¿por qué aquí en esta ciudad y en este lugar se presentó el Director Internacional de la Iglesia La Luz del Mundo?, refirió que aún en esto se está cumpliendo mandamiento del Señor:”Publicar el Evangelio, porque justamente una luz se coloca en la obscuridad, en medio de ella y en alto para que alumbre.” Así lo enunció el Señor en una parábola, (V. Mateo 5:14), aconsejando a los ministros a salir de los templos para alumbrar al mundo con reuniones como la de ese día, en que se llevó la Palabra, que para los fraternos ya es común, pero para el extraño fue algo grandioso y así lo expresaron algunas visitas. A propósito, refirió que Cristo no vino a los sanos, sino a los enfermos y por ello aceptaba invitaciones de pecadores y comía con los que aparentemente tenían todo, pero les faltaba la salvación. Citó el testimonio de Zaqueo.

El hermano Hernán Licea, encargado de la iglesia de Las Vegas, le informó que tanto la invitación como la noticia de la presentación apostólica se habían publicado en el periódico de la ciudad y en la radio, lo cual alegró al Siervo de Dios, y aprovechó para invitar a los ministros a observar el impacto social que la iglesia está teniendo y el excelente resultado que está dando exponer la palabra fuera de los templos, porque mientras más grandes sean las reuniones podrán conocer el testimonio de vida, en el saludo, en el vestido, en la forma de hablar de los hermanos y en su conducta, que está siendo conocida de la gente; primero, porque impacta en la sociedad por su orden, disciplina, por su cuidado del medio ambiente, por todo lo que emprenden y porque Cristo así lo ordena: “dar testimonio y aprovechar todos los recursos tecnológicos para proclamar el evangelio, como el Apóstol Pablo que predicó a Festo y a Agripa”.

Agregó que quizás algunos se burlen, pero que los que importan son los que abren su corazón y después de escucharle, considera que ya se fueron con la curiosidad, ya escucharon el nombre de la Iglesia y en la necesidad de su alma, la buscarán en la página, otros acudirán y tal vez sean abarcados en la salvación.

Otro rasgo que impacta en la sociedad es el pacifismo de la iglesia, saber que somos personas tranquilas, trabajadoras y progresistas, que su mayor éxito es vivir felices y en paz con su familia y su comunidad.

En la enseñanza espiritual, “esta es congruente con la forma de conducta de la iglesia, que no hace aquello que no aprobaría Cristo ni su Siervo y si lo hiciese sabe que le causará una gran tristeza y no serán capaces de cometer alguna maldad, porque saben que deben imitar la integridad del Apóstol y del Señor, que fue humilde de corazón y así como él, que se humilló al Padre, nos debemos acordar que fuimos tomados del polvo” -expresó en tono paternal y amoroso, el Padre de la fe-.

 

“Creí, por lo cual hablé”: enseñanza apostólica

Otro rasgo que impacta es que el hermano que se convierte porque realmente comprende el Evangelio, lo anuncia, acto que alabó y bendijo a los que llevaron visitas, a los que no lo han hecho, los exhortó a echar las redes de nuevo, a decir que un Siervo de Dios los manda. Respecto a esta encomienda, citó Lucas 18:24, “Pero, si tú lo mandas, voy a echar las redes”, les aseguró que la pesca espiritual será abundante.

Se alegró en gran manea con el comportamiento de la iglesia, que avivada en el espíritu, se ha unido a sus proyectos de evangelización, de autoconsumo, de preparación de consagración y de servicio e insistió que en la labor de evangelización, no se promueva como medular el milagro o la sanidad del cuerpo, como lo hacen las iglesias pseudo cristianas, pero expliquen que si Dios lo permite y es su voluntad, lo dará por añadidura.

Ya para retirarse de la mesa en la que compartió los alimentos con todos los ministros que lo acompañan a esta décima tercera etapa de la gira universal, con su familia, la hermana Alma Zamora, su esposa y la hermana Eva García, se despidió asegurándoles que ” el aprisco se halla seguro, pero si alguien pretendiera hacerle daño, esto no prosperará, porque no está en la capacidad de los hombres destruir la iglesia, que con la ayuda y fortaleza de Dios seguirá creciendo”.

Durante el Servicio de alabanzas el Apóstol de Jesucristo acompañó a la iglesia que se congregó en el templo de la avenida Martin Luther King, encomendó el Servicio completo al P.E. Efraín Alvarado y el punto de doctrina al P.E. José Hernández, en cuya administración se adquirió y construyó esta enorme Casa de Oración en la que se congrega la iglesia de Nevada, durante las dominicales, Servicios y transmisiones de las presentaciones apostólicas. Por indicaciones del Siervo de Dios los Pastores Leandro Ramírez y Ramiro Hernández ofrecieron testimonios y predicación, a la manera en que antiguamente se desarrollaba el orden del Servicio.