Inunda de luz la visita apostólica a la Iglesia en Santa Justina, Tlaxcala

(Coordinación de Crónica Apostólica).– La tercera Casa de Oración que el Apóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García, visitó la tarde del 4 de junio, fue Santa Justina Ecatepec, asentada en el municipio de Ixtacuixtla de Mariano Matamoros, adonde llegó cuando finalizaba el servicio de adoración. Lo recibió el hermano Abisaí Acero Jiménez, encargado de la Iglesia que se congrega en este pequeño templo, al que el Varón de Dios entró y fue recibido con júbilo por los hermanos, que en cánticos le daban la bienvenida reconociendo la bendición de tener entre ellos al padre de la fe.

Ya en su ministerio los saludó y al ver el reducido número de hermanos, que no era superior a 50, los comparó con el rey David, que aunque pequeño, venció al gigante Goliat, “así la iglesia de Santa Justina, aunque pequeña pero va a vencer al enorme fanatismo de la gente de esta región, de arraigadas raíces católicas…”.

Con la entereza y seguridad que lo caracteriza, el Apóstol los animó a seguir adelante predicando el evangelio en ese municipio, adonde llegó la predicación por medio de un familiar de la iglesia de Maravillas, en el Estado de México, en 1979. La hermana Ernestina Sánchez Tepepa fue la primera que, abandonando la idolatría en ese municipio, se convirtió al camino del Señor. Le siguieron algunos de sus familiares, quienes se reunían en su casa durante las oraciones y en las dominicales acudían al templo de Acuitlapilco, Tlaxcala. Cuando el grupo prosperó se adquirió el predio y se construyó la casita de oración que ese día se llenó de gloria con la grata presencia apostólica, al igual que los hermanos que desde el 2013, el Apóstol Samuel Joaquín les enviara un encargado que cuidó este rebaño espiritual, el hermano Jadaí Medina, hijo del pastor Felipe Medina.

El Apóstol del Señor les dijo que son unos valientes, por perseverar rodeados de tradiciones católicas y en medio de gente arraigada a las costumbres idolátricas, sin embargo, como hombre de Dios y visionario, contempló la futura prosperidad que Dios les va a conceder en ese lugar, lo cual los hermanos creyeron de corazón, porque el arca espiritual estuvo entre ellos y los bendijo.

Fuente: Coordinación de Crónica Apostólica.

Album Not found