Una verdadera fiesta espiritual.

Col. Benito Juárez, Naucalpan, Estado de México, (Berea Internacional).— La Iglesia de esta localidad vivió una verdadera fiesta espiritual ya que ocho almas escribieron sus nombres en el libro de la Vida Eterna al bajar a las aguas del bautismo.

Después de que se ofreció un servicio de alabanzas al Creador, el Ministro Juan Alvarado realizó la protesta a los valientes que pasaron frente a la Esposa del Cordero a manifestar su decisión. Momentos después, el D.E. David Pérez invocó el glorioso nombre de Jesucristo sobre cada uno de ellos y así consumó tan sagrado acto. La felicidad de las nuevas almas en Cristo se reflejó en sus rostros al momento en que la Iglesia les dio la más cordial bienvenida al entonar el canto alusivo.

Sin duda en todo lugar se cumplen día a día las múltiples promesas de parte de Dios dadas a su Apóstol, Naasón Joaquín García, lo cual también se puede constatar en el muy bendecido Estado de México.

10 de Junio de 2018.