Visita el Apóstol de Jesucristo a sus hijos de Fresnillo y Jerez, Zacatecas

(Coordinación de Crónica Apostólica) — El 2 de marzo, quinto día de la Duodécima Etapa de la Gira Universal del Apóstol Naasón Joaquín García, se vivió con el ímpetu espiritual y cuidado de la Iglesia que, desde la Primer Etapa hace más de tres años, ha distinguido el trabajo misionero del Siervo de Dios. El itinerario incluía la visita de dos iglesias: Fresnillo y Jerez en el Estado de Zacatecas. Acompañado de su esposa la hermana Alma Zamora, su madre la hermana Eva y dos de sus hermanos, los Pastores Uzziel y Benjamín Joaquín, el Siervo de Dios se encamino hacia esos lugares mientras los hermanos, ansiosos por la bendición que se aproximaba, preparaban todo para recibir al Apóstol de Cristo.

A las 11:30 de la mañana, el Apóstol Naasón arribo a la iglesia de Fresnillo, donde cerca de doscientos hermanos y visitas en el interior del templo, y la niñez de la iglesia en el exterior, le recibieron dando la gloria a Dios. La alegría y reconocimiento espiritual hacia el Elegido de Dios se hacían notar con lágrimas, las manos alzadas, y un pensamiento que abarcaba a todos los hijos de Dios allí presentes: «Bendito el que viene en el nombre del Señor». Por su parte, mientras el Apóstol de Cristo caminaba hacia el ministerio principal, el coro entonaba la alabanza número 529 de los himnarios actuales: Soy yo soldado de Jesús y Siervo del Señor.

Una vez en su ministerio, el Apóstol saludó a la iglesia resaltando el papel importante que los hermanos de Fresnillo han tenido en la labor evangelista de Zacatecas: «Fresnillo, que alegría estar entre vosotros, ver a la Iglesia que ha servido como columna en este Estado de Zacatecas, ya que sois vosotros los que sostenéis la obra del Señor en este lugar y que de aquí se han desprendido esas pequeñas obras que están por todo el Estado». Y es que, aunque Zacatecas conoció la doctrina de Cristo desde 1945 y recibió al Apóstol Aarón Joaquín en 1951, no fue sino hasta 1981 que la obra logró establecerse permanentemente en el municipio de Fresnillo. Aun así, el crecimiento numérico fue lento.

Sin embargo; este día marcó un gran precedente para la iglesia de este lugar; pues recordando la promesa que Dios le hizo el 8 de diciembre de 2014, que Dios daría grande crecimiento a su Iglesia, el Apóstol Naasón expresó: «Así es que yo vengo a verte y digo, es una iglesia hermosa, es una iglesia grande, con un hermoso templo, pero esto no es todo, esto apenas es el inicio de la grande abundancia que Dios ha de traer a esta hermosa ciudad. Tú dirás: hermano Naasón las gentes de aquí ya nos conocen bien, ya casi no nos hacen caso, no nos abren las puertas de sus casas, pero yo te digo como el Señor les dijo a sus discípulos: es verdad que ya te conocen los vecinos, pero vamos otra vez a tirar las redes, confía en mi palabra y verás que Dios seguirá trayendo más almas, porque, como lo dije el día de ayer; hoy lo vuelvo a repetir, ¡Zacatecas va a ser un estado muy bendecido por Dios! Pero es necesario que te unas a mí en esta batalla espiritual».

Como resultado de estas palabras, la Iglesia expreso una respuesta unánime: ¡Amen! enseguida, el Hombre de Dios profetizó el resultado de aquel “amen” de la Iglesia de Fresnillo y puntualizó que al partir él, esa afirmación se convertiría en obediencia, hechos y trabajo: «volveré y me alegraré porque sé que obedeceréis a mi palabra y al regresar sé que habrá más iglesias y habrá un grande pueblo que servirá y adorará al Señor». Fue así como el Apóstol de Cristo bendijo a todos los hermanos de Fresnillo en una hermosa oración que elevó a Dios junto con ellos y la Iglesia en correspondencia al sublime amor, prometió a Dios obedecer la palabra de su padre en la fe.

Posteriormente, el Apóstol de Jesucristo salió de la hermosa Casa de oración y pasó a la acera de frente donde se encontraba el Templo antiguo que los hermanos de Fresnillo habían acondicionado como salón multiusos, y en esta ocasión serviría como comedor para ofrecer un refrigerio al Siervo de Dios. El D.E. Víctor Bautista, encargado actual, presentó una exposición fotográfica que relataba la historia de la iglesia en Fresnillo, desde el primer templo acondicionado en 1982 hasta la consagración del templo actual en el 2013. Así concluyó la visita del Apóstol Naasón en ese lugar. El Siervo de Dios expreso el deseo de estar más tiempo con sus hijos en Fresnillo, pero sabiendo que parte de su pueblo también lo esperaba en Jerez, se despidió de los hermanos impartiendo de su bendición, mientras toda la Iglesia también le despedía con cantos y glorias a Dios.

Album Not found

 

Continuando con su visita por Zacatecas, el Apóstol de Cristo se dirigió a Jerez después de bendecir a sus hijos en Fresnillo y arribo a las 2:30 p.m. La iglesia, aunque pequeña en membresía, no se quedó sin su bendición. Los 25 miembros de Jerez, todos de blanco, glorificaron al Dios del cielo, cuando vieron llegar al padre de la familia a quien ya esperaban en el exterior de la Casa de oración, pues con grande sacrificio habían construido su templo y ahora lo presentaban al Enviado de Dios para que haciendo uso de la autoridad que Dios le ha conferido, lo consagrara a la gloria de Dios.

Ya en el ministerio principal, el Apóstol de Dios expresó: «Qué alegría conocer vuestros rostros, hermosos para su hermano Naasón, porque sois de un hermoso valor. Me decían son poquitos hermanos, pero yo digo, son mis hijos en la fe y vengo a decirles que no estáis solos, que sois muy amados de parte de Cristo y de su hermano. He oído los testimonios, como la gente ha querido burlarse de ustedes porque son un grupo pequeño, pero hoy habrá un hermoso cambio: Hoy te veo como un sembradío espiritual. Cuando el sembrador siembra la semilla, en ese instante no sale la hierba, sino que tiene que esperar las lluvias y detrás de las lluvias empieza a salir las primeras ramitas, cuando el sembrador ve que empieza a salir la primera ramita, se llena de alegría porque sabe que la cosecha se va a dar. Así también su hermano viene a este lugar con alegría, veo esta ciudad hermosa, pueblo mágico… pero yo veo un campo muy hermoso y en ustedes, estoy viendo esas ramitas que están brotando y mi corazón se alegra porque vosotros me estáis anunciando que la siega se va a venir en grande manera… ¡Jerez, Zacatecas Dios te bendiga!”

Al igual que en Fresnillo, los 25 hermanos de Jerez, manifestaron su amor y reconocimiento a la Elección de Dios, recibiendo la palabra del Siervo de Dios y prometiendo obedecer su mandato de seguir trabajando en la viña del Señor. Al terminar sus palabras de edificación, el Apóstol de Cristo pasó a la parte trasera de la propiedad donde se encuentra la casa pastoral; allí, el encargado Giezi Medina López le platicó acerca de la construcción del templo que, aunque pequeño, lucia hermoso; en respuesta, el Varón de Dios expresó unas palabras de satisfacción al hermano Giezi, incitándolo a trabajar siempre con ese ánimo y bendiciéndolo por su esfuerzo.

Al mismo tiempo el hermano Giezi informó al Apóstol de Dios, acerca de una propiedad de cuatrocientos metros cuadrados que estaba a la venta y que se encuentra ubicada en un lugar más céntrico. El Siervo de Dios deseo ir a ver la propiedad en venta, y al cerciorarse de su excelente ubicación le indico al P.E. Jonathan Mendoza que ese mismo día hablaran con el dueño para adquirirla. Sin embargo; la sorpresa fue doble, pues al partir de ese lugar, el Apóstol de Cristo se dirigió con el hermano Giezi diciéndole: «Dile a los hermanos que yo la compraré y les daré la propiedad para que ustedes construyan un templo que vaya de acuerdo a la arquitectura de esta ciudad y les ayude en el trabajo espiritual».

Así, habiendo impartido enseñanzas, bendiciones y ánimo a las iglesias de Fresnillo y Jerez, el Apóstol de Jesucristo concluyó su visita por este estado, preparándose para salir el día próximo 3 de Marzo a San Luis Potosí.

Album Not found