Zacatecas, la minera y Centenaria, suma el amor del Apóstol de Jesucristo

Zacatecas, ZAC. (Berea Internacional) — El estado mexicano de Zacatecas ya había sido bendecido por Dios en lo material, con muchas y ricas minas de plata y oro que en la Conquista beneficiaron a España, y tras la Independencia, a México. Ahora, los habitantes de Zacatecas ya no dan: ya no aportan, reciben el amor del Excelentísimo Apóstol de Jesucristo Naasón Joaquin García. Tienen Su Evangelio, Su inagotable amor y algo más precioso que sus metales: la esperanza firme, sólida, de Vida Eterna.

Es la Décima Segunda Etapa de la Gira Universal del Apóstol de Dios, quien entre amor y alegría de los hermanos que aquí se congregan, inició hoy la Décima Segunda Etapa de su Gloriosa Gira Universal.

Al Embajador del Reino de los Cielos ya lo esperaban sus hijos de Zacatecas. Dicho por ellos, la actual visita Apostólica a esta entidad federativa ya hacía arder sus corazones y hoy se lo mostraron.

El Ungido de Dios permaneció este mediodía en la Casa de Oración de la Colonia Estrella de Oro en Zacatecas, y tras concluir la hora de tomar sus alimentos, donde mostró extensamente a sus Ministros la grandeza que por promesa de Dios acumulará este Pueblo, trabajó con algunos de sus colaboradores.

Esta ardua jornada Apostólica ya deja legados, enseñanzas y bendiciones por doquier.

En el comedor, el Apóstol del Señor, Naasón Joaquín mostró las joyas más hermosas de esta Iglesia: La Elección de Dios, Su Autoridad, la Revelación Divina, la Fe y el Amor.

Manifestó su alegría y entre muchos otros habló de estos puntos:

  • De los milagros, y explicó que estos no se hacen cada Domingo o cada presentación Apostólica, sino que ocurren todo el dia, las 24 horas. En la angustia, en la necesidad, en los problemas cotidianos, siempre existen los milagros.
  • El éxito de los batallones. Llegan los batallones a los lugares, ven cosas que nunca han visto y muchos les preguntan por sus actividades, a lo que ellos contestan: Es instrucción de un Apóstol de Jesucristo. Citó el ejemplo de la mujer que preparó la única torta con la harina que tenía para darle al profeta.
  • No hay otra alternativa u otra forma más. Aférrense a La Elección. Preguntó cómo veía la Iglesia al Hermano Aarón, otro Gran Siervo de Dios. Hermoso, grande…
  • Habló sobre una redada que quería hacer la policía de un país, y un mismo sheriff que no pertenecía a la iglesia, llamó a su supervisor para proteger a la iglesia.

Dió testimonio de un senador de la República que de nuevo, le repitió en lo personal que: “De verdad yo creo en ti”

En Zacatecas, el terreno donde fue la comida, está siendo adquirido por los batallones. El del templo, ya lo compraron.

En algunos batallones de Zacatecas, ya se está sembrando la semilla y las almas ya los están escuchando.

  • No hay trabajo grande ni pequeño. El crecimiento lo da Dios.
  • Quién no sabe hablar, debe de dar su testimonio en los batallones.
  • Los ministros deben estar expandiendo y alargar nuestras tiendas.
  • La palabra que les digo no se las digo porque no me crean, si no para que trabajen. Esas hojitas -de árbol espiritual- que están saliendo, están anunciando una prosperidad.
  • Creer es obedecer y poner por obra lo que se te está diciendo.
  • Zacatecas ya he llegado con alegría, con mucho gozo, pequeñito en membresia pero son nuestros hermanos e hijos de Dios.
  • Y mañana llegará el tiempo de bendición para Zacatecas.

Ese es el trabajo, el cuidado, la enseñanza, y el aliento del Excelentísimo Ápóstol de Jesucristo, Naasón Joaquín García.

¡Gloria a Jesucristo!

Album Not found